Susan G Komen  
I've Been Diagnosed With Breast Cancer Someone I Know Was Diagnosed Share Your Story Join Us And Stay Informed Donate To End Breast Cancer
Home > Espanol > Terapias Complementarias > Yoga

  


Yoga

 

Natural Standard Monograph, Copyright © 2013 (www.naturalstandard.com). La información en esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, y está diseñada para ayudar a los usuarios a aclarar sus inquietudes de salud. La información está basada en la revisión de datos de investigación científica, patrones históricos de práctica y experiencia clínica. Esta información no se debe interpretar como un consejo médico especifico. Los usuarios deben consultar con un proveedor médico calificado para preguntas específicas respecto a terapias, diagnósticos y/o enfermedades, antes de tomar decisiones acerca de una terapia.

Términos Relacionados

  • Asana, yoga ashtanga, medicina ayurvédica, bandhas, yoga bhakti, Bhastika, Bhastrika, yoga Bhavan, yoga Bikram, cánticos, técnicas de limpieza, meditación cíclica, dharana (concentración), dhyana, yoga dru, yoga suave, imaginería guiada, hatha yoga, hot yoga, pararse de cabeza, yoga iyengar, yoga integral, jalandara bandha, yoga jivamukti, kapalabhati, respiración kapalabhati, yoga karma, kirtan, kriya, yoga Kripalu, kumbhaka, yoga Kundalini, respiración Lamaze®, mantra, meditación, mula bandha, nadi-shodhana pranayama, nadi suddhi, neti, niyama (hábito saludable), meditación por los pasajes nasales, om, padmasana, yoga patanjala, patanjala, poses, posturas, power yoga, pranayama, prathyahara (suspensión de los sentidos), actividad física propioceptiva, relajación, yoga raja, yoga restaurador, Qi gong, yoga sahaja, samadhi, savasana, shavasana, pararse en los hombros, Siddhi, medicina Siddha, Siddha Yugimuni, Silver Yoga Programme, sirsasana (pararse de cabeza), postura yoga, yoga Sudarshan Kriya (SKY), sukhasana, saludo al sol, surya anuloma vioma, suryanamaskar, sva-tantra, tai chi, The Yoga Sutras, yoga terapéutico, TM, Trascendental Meditation®, yoga tum-mo (calor), ussiyana bandha, ujjayi, combinación de ujjayi y bhastrika, ejercicio de facilitación de movimiento sin carga, dieta vegetariana, visualización, yama (comportamiento moral), yoga nidra, yoga de programa de concientización, terapia de yoga, yogi, respiración yóguica.
  • No se incluyen en este esta revisión: Ayurveda, NIA, Siddha, Trascendental Meditation®.

Historia

  • El yoga es un sistema antiguo de relajación, ejercicio y sanación cuyos orígenes se remontan a la filosofía de la India. Existen descripciones antiguas de yoga, escritas en sánscrito, el idioma literario clásico de la India. La primera obra que se conoce es "Los Yoga Sutras," escrita hace más de 2,000 años, aunque es posible que el yoga se practique desde hace más de 5,000 años. Los conceptos iniciales se han adaptado a través del tiempo, según la traducción e interpretación erudita, aunque los conceptos fundamentales que describen la práctica del yoga en la búsqueda del alma permanecen prácticamente intactos.
  • Se ha descrito al yoga como "la unión de mente, cuerpo y espíritu", lo cual dirige las dimensiones física, mental, intelectual, emocional y espiritual hacia una armonía total del estado del ser. La filosofía del yoga algunas veces se representa como un árbol con ocho ramas: pranayama (ejercicios de respiración), asana (posturas físicas), yama (comportamiento moral), niyama (hábitos saludables), dharana (concentración), prathyahara (retiro de los sentidos), dhyana (contemplación) y samadhi (conciencia superior). Hay varias escuelas de la práctica de yoga, tales como yoga hatha, yoga karma, yoga bhakti y yoga raja. Estas escuelas varían las proporciones entre los ejercicios de las diferentes ramas. No obstante, todos ellos son similares en la forma cómo trabajan hacia la meta de la auto-realización y el control de los parámetros mentales, fisiológicos y sicológicos a través de las experiencias yóguicas. En los Estados Unidos y Europa, es común la práctica del yoga hatha, del cual hacen parte el pranayama y las asanas.
  • Los individuos saludables a menudo practican yoga con la meta de alcanzar relajación, mejor estado físico y una vida saludable. También se ha recomendado y utilizado el yoga para una gran variedad de afecciones médicas. Las técnicas de yoga se pueden aprender en clases o a través de cintas de video; las clases duran desde 30 a 90 minutos y se ofrecen en distintos niveles, según la habilidad del practicante. No existe una credencial generalizada para los instructores de yoga.

Teoría

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

  • Las técnicas del yoga utilizan gravedad, equilibrio y tensión a través del mantenimiento de posturas, durante varios períodos de tiempo. Los textos antiguos describen la respiración rápida (kapalabhati) como purificante y estimulante y la respiración lenta (nadisuddhi), particularmente cuando se alterna a través de las ventanas nasales, como calmante.
  • El yoga ha sido objeto de extenso estudio científico, por lo cual se han formulado varias teorías sicológicas y físicas. Estudios en humanos han demostrado que el yoga reduce el ritmo cardiaco y la presión arterial, incrementa el tiempo de retención de la respiración y la capacidad pulmonar, mejora la relajación muscular y composición corporal, causa disminución de peso e incrementa la resistencia física general. El yoga puede tener efectos positivos en los niveles químicos del cerebro o la sangre, tales como las monoaminas, melatonina, hormonas del estrés (cortisol) y GABA (ácido gama-aminoburítico). También se describe en la investigación con humanos que el yoga causa cambios en las funciones mentales, en la percepción, atención, cognición, procesamiento de información sensoria y percepción visual.
  • Se considera que la salud puede verse afectada por las interacciones mente-cuerpo a través de técnicas tales como el yoga y que su práctica diaria puede ayudar al mantenimiento del bienestar general.

Evidencia Científica

 

Usos 

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

Grado* 

Asma 

Múltiple estudios en humanos reportan los efectos benéficos del yoga (por ejemplo, los ejercicios de respiración), cuando se añade a otros tratamientos estándar para el asma en grado suave a moderada (tales como terapia estándar con medicamentos, dieta o masajes).

A 

Presión arterial alta 

Varios estudios en humanos apoyan el uso del yoga para el tratamiento de la presión arterial alta, cuando se ha practicado al menos durante un año. No existe claridad de si el yoga es mejor que otras formas de ejercicio para el control de la presión arterial. Los terapeutas de yoga algunas veces recomiendan que los pacientes con presión arterial alta eviten ciertas posiciones, tales como pararse de cabeza o en los hombros (asanas invertidas), las cuales pueden aumentar la presión arterial.

A 

Mal de altura 

El yoga utiliza patrones de respiración controlada para incrementar la eficiencia respiratoria. Se requiere investigación adicional antes de ofrecer recomendaciones.

B 

Ansiedad 

Varios estudios en humanos apoyan el uso de la terapia de yoga en el tratamiento de trastornos de ansiedad clínica y en pacientes sanos con ansiedad. Se necesitan estudios adicionales de buen diseño antes de poder hacer una recomendación firme.

B 

Artritis 

Existe evidencia preliminar promisoria de que la terapia con yoga puede ayudar a tratar tanto la osteoartritis, como la artritis reumatoide. Se requiere investigación adicional para confirmar tales resultados.

B 

Síndrome de túnel carpiano 

Existen estudios preliminares sobre la terapia del yoga para el síndrome de túnel carpiano. Aunque estos estudios preliminares han sido criticados por muchas razones, yoga puede ser eficaz para tratar el tratamiento del síndrome de túnel carpiano., sin que se hayan establecido claramente sus beneficios. Por lo tanto, se requieren estudios adicionales antes de ofrecer recomendacioneshacer conclusiones.

B 

Depresión 

Varios estudios en humanos apoyan el uso del yoga contra la depresión, tanto en niños como en adultos. Aunque los hallazgos preliminares son promisorios, se requieren mejores estudios.

B 

Cardiopatías 

Varios estudios en humanos sugieren que el yoga es útil para las personas con cardiopatías. Sin embargo, no existe claridad de si el yoga reduce los riesgos de ataques cardiacos o muerte, o si es mejor que cualquier otra forma de terapia de ejercicio o cambio en el estilo de vida o de dieta. Por ello, el yoga puede ser una adición útil a las terapias estándar (tales como medicamentos para la presión arterial o el colesterol) para las personas que tienen riesgo de ataques cardiacos, aunque se requiere de investigación adicional antes de dar recomendaciones definitivas.

B 

Trastornos pulmonares 

Existen pocos estudios en adultos sobre el tratamiento de enfermedades del pulmón, tales como bronquitis, fluidos alrededor de los pulmones (efusión pleural) u obstrucción de las vías respiratorias. Se requiere investigación adicional de buen diseño antes de ofrecer recomendaciones.

B 

Trastorno de obsesión compulsiva 

Varios estudios en humanos apoyan el uso de la terapia del yoga para el tratamiento de los trastornos de obsesión compulsiva. Se requieren estudios adicionales de buen diseño, con grupos de pacientes claramente definidos, antes de poder ofrecer recomendaciones.

B 

Calidad de vida 

El yoga puede ser benéfico para mejorar la calidad de vida de pacientes que tengan enfermedades graves, así como de personas saludables. Varios estudios en pacientes con cáncer indican que gozan de mejora calidad de vida, menores interrupciones del sueño, disminución de síntomas de estrés y cambios relacionados con las células inmunológicas después de que han recibido terapias de meditación, relajación y yoga suave. Se requieren estudios adicionales de buen diseño.

B 

Esquizofrenia 

Varios estudios en humanos apoyan el uso de la terapia de yoga en el tratamiento de la esquizofrenia. Se requieren estudios adicionales de buen diseño, con grupos de pacientes claramente definidos, antes de ofrecer recomendaciones.

B 

Trastornos convulsivos (epilepsia) 

Varios estudios en humanos reportan una reducción en el número mensual de ataques convulsivos, al usar el yoga Sahaja en adición al tratamiento anticonvulsivo usual, o un protocolo de meditación de yoga. Esta evidencia es preliminar, por lo que se requieren estudios adicionales antes de llegar a una conclusión definitiva.

B 

Abuso de sustancias 

La investigación preliminar sugiere que el yoga puede ser benéfico cuando se añade a las terapias estándar para el tratamiento de abuso de heroína o alcohol. Se requiere investigación adicional antes de ofrecer recomendaciones.

B 

Antioxidante 

El yoga puede tener propiedades antioxidantes. Se requiere investigación adicional de buen diseño para ofrecer recomendaciones.

C 

Trastorno de déficit de atención con hiperactividad 

Existe poca información de estudios en humanos sobre el tratamiento del yoga en pacientes con trastorno de déficit de atención con hiperactividad, por lo que se requiere de investigación adicional antes de ofrecer recomendaciones.

C 

Diabetes 

Varios estudios preliminares en humanos indican que practicar yoga diariamente puede ayudar a controlar los niveles de azúcar en la sangre, en personas con diabetes tipo 2, cuando se agrega a la terapia habitual de medicamentos. No existe claridad acerca de si el yoga es mejor que cualquier otra forma de terapia de ejercicios. Se requiere de investigación adicional antes de ofrecer recomendaciones.

C 

Trastornos alimenticios 

La evidencia en esta área no es clara.

C 

Fatiga 

La evidencia preliminar en humanos reporta que el yoga puede mejorar la fatiga en los adultos. Sin embargo, se requieren estudios adicionales de buen diseño para poder obtener conclusiones.

C 

Dolor de cabeza 

La evidencia preliminar indica que el yoga puede reducir de manera efectiva la intensidad y frecuencia de los dolores de cabeza o migrañas por tensión, de tal manera que disminuye la necesidad de tomar medicamentos para el dolor. Se requieren mejores estudios antes de ofrecer recomendaciones.

C 

Insomnio 

Investigaciones preliminares reportan que el yoga puede mejorar la eficiencia, el tiempo total, el número de interrupciones y la calidad del sueño. Se requiere investigación adicional de buen diseño para ofrecer recomendaciones.

C 

Síndrome de intestino irritable 

La evidencia preliminar sugiere que el yoga puede ser benéfico para el manejo del síndrome de intestino irritable. Se requiere investigación adicional antes de ofrecer recomendaciones.

C 

Memoria 

Existe poca investigación en humanos sobre el efecto del yoga en el mejoramiento de la memoria; la mayoría de los estudios se concentran en la memoria de los niños. Se requiere investigación adicional de buen diseño antes de ofrecer recomendaciones.

C 

Síntomas de menopausia 

La evidencia preliminar mostró resultados conflictivos en relación con el efecto del yoga en los síntomas de la menopausia. Aunque los resultados preliminares con promisorios, se requiere más investigación en esta área.

C 

Retardo mental 

Existe poca investigación sobre la terapia de yoga en niños con retardo mental. Se requieren ensayos clínicos adicionales para confirmar los resultados y evaluar los efectos del yoga en adultos con retardo mental.

C 

Esclerosis múltiple (fatiga, función cognitiva) 

La investigación sobre la terapia de yoga para pacientes con esclerosis múltiple es limitada. Se requiere investigación adicional antes de ofrecer recomendaciones.

C 

Dolor muscular 

Existen pocos estudios en humanos acerca del efecto del yoga para mejorar el dolor muscular. Se requiere investigación adicional antes de ofrecer recomendaciones.

C 

Dolor 

La investigación preliminar indica que el yoga puede mejorar el dolor lumbar crónico en humanos. Sin embargo, se requieren estudios adicionales, de mayor tamaño y calidad antes de ofrecer recomendaciones.

C 

Mejoramiento del desempeño 

La evidencia preliminar en humanos reporta que el yoga (mukh bhastrika) puede mejorar el tiempo de reacción, excitación sexual, procesamiento de información, desempeño al correr y concentración. Se requiere investigación adicional antes de ofrecer recomendaciones.

C 

Postura (niños) 

Estudios preliminares en humanos sugieren que el yoga puede mejorar la postura física. Se requiere investigación adicional de buen diseño antes de ofrecer recomendaciones.

C 

Embarazo 

La evidencia preliminar sugiere que practicar yoga durante el embarazo es seguro y mejora el desenlace. Se requiere investigación adicional de buen diseño antes de ofrecer recomendaciones. Las mujeres embarazadas que quieren practicar yoga deben consultar con su obstetra o partera.

C 

Zumbido en los oídos (tinitos) 

No es claro si el yoga mejora los síntomas de tinitos. Aunque en teoría la relajación puede ser benéfica para esta afección, se requiere investigación adicional antes de ofrecer recomendaciones.

C 

Retardo en la eyaculación 

Existe evidencia preliminar que respalda el uso del yoga para el tratamiento de la eyaculación retardada en hombres. Se requieren ensayos controlados de calidad para valorar con mayor profundidad los efectos del yoga en la salud sexual.

C 

Apoplejía 

La evidencia preliminar sugiere los beneficios potenciales de un programa de ejercicio con base en el yoga, para pacientes que hayan sufrido de apoplejía y tengan un estado de salud limitado, con un nivel de actividad reducido. Aunque los resultados parecen promisorios, se requiere investigación adicional de buen diseño para confirmar estos resultados.

C 

Pérdida de peso/obesidad 

La investigación preliminar no ofrece respuestas claras. La terapia de yoga junto con hábitos alimenticios sanos puede ayudar a disminuir el peso. Se requiere investigación adicional de buen diseño antes de ofrecer recomendaciones acerca de los beneficios del yoga, considerado aisladamente.

C 

 

*Clave para los grados: 

A: Evidencia científica sólida para este uso;
B:Evidencia científica buena para este uso;
C:Evidencia científica dudosa para este uso;
D:Evidencia científica aceptable contra este uso (podría no funcionar);
F:Evidencia científica sólida contra este uso (probablemente no funciona).

Tradición/Teoría 

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

Enfermedad de Alzheimer, anemia, anticoagulante (adelgazante de la sangre), anti-inflamatorio, cáncer, trastornos urológicos crónicos, mejoramiento capacidad cognitiva, estreñimiento, demencia, dispepsia (molestia estomacal), disnea (dificultad para respirar), fibromialgia, fortaleza del agarre de la mano, tratamiento/prevención/rehabilitación de ataques cardiacos, colesterol alto, VIH/SIDA, cambios hormonales, hipoxemia (bajo oxígeno en la sangre), estimulación inmunológica en pacientes con cáncer de seno, infertilidad, dolor o rigidez en las articulaciones, osteoporosis, trastorno de estrés postraumático, síndrome premenstrual, estrés psicológico, trastornos sicosomáticos, rehabilitación, artritis reumatoide, trastorno afectivo estacional, trastorno de integración sensorial, rehabilitación de agresores sexuales, terapia sexual, falta de aliento, abandono del tabaquismo, trastornos de dicción (disfunción de cuerdas vocales), problemas de la columna vertebral (escoliosis), molestia estomacal, estrés (ocupacional, oxidativo), enfermedad de la tiroides, tuberculosis.


Seguridad

Los profesionales de la salud que tienen instrucción formal practican muchas técnicas complementarias, de acuerdo con los estándares de organizaciones nacionales. No obstante, este no es el caso universal; es posible que se presenten efectos adversos. Debido a la limitada investigación existente, en algunos casos solamente hay poca información disponible sobre la seguridad del tratamiento.

  • En general, se considera que el yoga es seguro para las personas saludables, cuando se practica de manera apropiada y los estudios muestran que es bien tolerado con pocos efectos secundarios. El yoga puede ser adaptado para una variedad de necesidades específicas, incluso para personas que están en cama o en silla de ruedas. Se considera que las técnicas del yoga son seguras para uso durante el embarazo y la lactancia, siempre que se practiquen bajo la guía de un instructor experto (la popular técnica Lamaze se basa en la respiración yóguica). Sin embargo, deben evitarse las posturas que presionan el útero, tales como giros abdominales, durante el embarazo.
  • Algunas de las posiciones y posturas no deben practicarse cuando se padecen ciertas afecciones o enfermedades y el yoga debe practicarse bajo guía calificada. Los pacientes que tengan enfermedades de los discos de la columna vertebral, arterias del cuello frágiles o ateroescleróticas, riesgo de coágulos sanguíneos, presión arterial extremadamente alta o baja, glaucoma, desprendimiento de la retina, problemas del oído, osteoporosis severa o espondilitis cervical deben evitar algunas de las poses invertidas. Ciertas técnicas de respiración yóguica deben evitarse cuando se padece de cardiopatías o enfermedades del pulmón. Algunos expertos aconsejan precaución a las personas con historial de trastornos sicóticos (tales como esquizofrenia) debido al riesgo de empeorar los síntomas, aunque esto no se ha demostrado de manera clara en los estudios. Las personas que tengan enfermedades médicas deben consultar con un profesional de la salud, debidamente calificado, antes de comenzar a practicar yoga.
  • Existen pocos casos que reporten efectos secundarios, tales como daño físico (debido a posturas por tiempo prolongado), daño en los nervios o discos vertebrales (por posturas prolongadas, algunas veces con compromiso de piernas), daño ocular y visión borrosa incluso con empeoramiento de glaucoma (en razón al incremento en la presión en los ojos, con la postura de cabeza) y bloqueo de vasos sanguíneos/apoplejía (en razón a que las posturas pueden enviar un flujo adicional de sangre al cerebro u otras partes del cuerpo). Se han reportado problemas respiratorios y pulmonares que posiblemente llevaron a la muerte.
  • El yoga no debe utilizarse como un sustituto de la atención estándar, especialmente para enfermedades potencialmente peligrosas como el asma. Pacientes deben buscar la guía de un proveedor médico calificado antes de iniciar regímenes de tratamiento.

Información Del Autor/Actualizatión

  • Esta información está basada en una monografía a nivel profesional editada y revisada por colaboradores del Natural Standard Research Collaboration (www.naturalstandard.com).

Referencias

Natural Standard desarrolló la información anterior con base en la evidencia mediante una revisión sistemática de todos los artículos científicos disponibles. Para obtener información completa acerca de terapias alternas y complementarias a nivel profesional, visite www.naturalstandard.com. Las referencias seleccionadas se indican a continuación.

  1. Bower JE, Woolery A, Sternlieb B, et al. Yoga for cancer patients and survivors. Cancer Control 2005 Jul;12(3):165-71.
  2. Cohen BE, Kanaya AM, Macer JL, et al. Feasibility and acceptability of restorative yoga for treatment of hot flushes: a pilot trial. Maturitas 2-20-2007;56(2):198-204.
  3. Duraiswamy G, Thirthalli J, Nagendra HR, et al. Yoga therapy as an add-on treatment in the management of patients with schizophrenia--a randomized controlled trial. Acta Psychiatr Scand 2007;116(3):226-232.
  4. Garfinkel MS, Singhal A, Katz WA, et al. Yoga-based intervention for carpal tunnel syndrome: a randomized trial. JAMA 11-11-1998;280(18):1601-1603.
  5. Garrow D, Egede LE. Association between complementary and alternative medicine use, preventive care practices, and use of conventional medical services among adults with diabetes. Diabetes Care. 2006 Jan;29(1):15-9.
  6. Granath J, Ingvarsson S, von Thiele U, et al. Stress management: a randomized study of cognitive behavioural therapy and yoga. Cogn Behav Ther 2006;35(1):3-10.
  7. John PJ, Sharma N, Sharma CM, et al. Effectiveness of yoga therapy in the treatment of migraine without aura: a randomized controlled trial. Headache 2007;47(5):654-661.
  8. Kirkwood G, Rampes H, Tuffrey V, et al. Yoga for anxiety: a systematic review of the research evidence. Br J Sports Med 2005 Dec;39(12):884-91; discussion 891.
  9. Mitchell KS, Mazzeo SE. Rausch SM, et al. Innovative interventions for disordered eating: evaluating dissonance-based and yoga interventions. Int J Eat.Disord 2007;40(2):120-128.
  10. Oken BS, Zajdel D, Kishiyama S, et al. Randomized, controlled, six-month trial of yoga in healthy seniors: effects on cognition and quality of life. Altern Ther Health Med 2006 Jan-Feb;12(1):40-7.
  11. Rao MR, Raghuram N, Nagendra HR, et al. Anxiolytic effects of a yoga program in early breast cancer patients undergoing conventional treatment: a randomized controlled trial. Complement Ther Med. 2009 Jan;17(1):1-8.
  12. Sareen S, Kumari V, Gajebasia KS, et al. Yoga: a tool for improving the quality of life in chronic pancreatitis. World J Gastroenterol 1-21-2007;13(3):391-397.
  13. Sharma VK, Das S, Mondal S, et al. Effect of Sahaj Yoga on depressive disorders. Indian J Physiol Pharmacol 2005 Oct-Dec;49(4):462-8.
  14. Streeter CC, Jensen JE, Perlmutter RM, et al. Yoga Asana sessions increase brain GABA levels: a pilot study. J Altern Complement Med 2007;13(4):419-426.
  15. Tekur P, Singphow C, Nagendra HR, et al. Effect of short-term intensive yoga program on pain, functional disability and spinal flexibility in chronic low back pain: a randomized control study. J Altern Complement Med. 2008 Jul;14(6):637-44.

Natural Standard Monograph (www.naturalstandard.com). Copyright © 2013 Natural Standard Inc. Se prohíbe la distribución o reproducción comercial.

La información en esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, y está diseñada para ayudar a los usuarios a aclarar sus inquietudes de salud. La información está basada en la revisión de datos de investigación científica, patrones históricos de práctica y experiencia clínica. Esta información no se debe interpretar como un consejo médico especifico. Los usuarios deben consultar con un proveedor médico calificado para preguntas específicas respecto a terapias, diagnósticos y/o enfermedades, antes de tomar decisiones acerca de una terapia.

previous  Vitamina K 
Terapias médicas alternativas y complementarias  next