Susan G Komen  
I've Been Diagnosed With Breast Cancer Someone I Know Was Diagnosed Share Your Story Join Us And Stay Informed Donate To End Breast Cancer
Home > Espanol > Terapias Complementarias > Vitamina D

  


Vitamina D

Vitamin D  

Natural Standard Monograph, Copyright © 2014 (www.naturalstandard.com). La información en esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, y está diseñada para ayudar a los usuarios a aclarar sus inquietudes de salud. La información está basada en la revisión de datos de investigación científica, patrones históricos de práctica y experiencia clínica. Esta información no se debe interpretar como un consejo médico especifico. Los usuarios deben consultar con un proveedor médico calificado para preguntas específicas respecto a terapias, diagnósticos y/o enfermedades, antes de tomar decisiones acerca de una terapia.

Términos Relacionados

  • 1,25-DHCC, 1,25-dihidroxi-22-ovavitamina D(3), 1,25-dihidroxicolecalciferol, 1,25-dihidroxi-vitamina-D (1,25(OH)(2)D), 1,25-dihidroxivitamina D3, 1,25-diOHC, 1,25(OH) 2D3, 1-alfa (OH) D3, 19-nor-1, 1-alfa-hidroxicolecalciferol, 1-alfa-hidroxivitamina D2, 1-hidroxivitamina D, 22-oxacalcitriol (OCT), 24,25(OH)(2)vitamina D(3), 25 hidroxivitamina D (25(OH)D), 25-dihidroxivitamina D2, 25-dihidroxivitamina D2, 19-nor-1, 25-HCC, 25-hidroxicolecalciferol, 25-hidroxivitamina D, 25-hidroxivitamina D3, 25-OHCC, 25-OHD3, 7-dehidrocolesterol activado, ergosterol activado, alfacalcidol, calcifediol, calcipotrieno, calcipotriol, calcitriol, colecalciferol, diquisterol, dihidrotaquisterol, dihidrotaquisterol 2, doxercalciferol, ecocalcidiol, ED-21 (vitamina D análoga), ED-71 (vitamina D análoga), ergocalciferol, ergocalciferolum, falecalcitrol, hexafluoro-1,25dihidroxivitamina D3, ergosterol irradiado, maxacalcitol, MC903, paracalcina, paricalcitol, tacalcitol, viosterol, vitamina D2, vitamina D3.

Historia

  • La vitamina D se encuentra en muchas fuentes alimenticias, como pescado, huevos, leche fortificada y aceite de hígado de bacalao. El sol también contribuye considerablemente a la producción diaria de vitamina D y se cree que tan sólo 10 minutos de exposición son suficientes para prevenir carencias. El término "vitamina D" se refiere a varias formas de esta vitamina. Existen dos formas importantes en los humanos: el ergocalciferol (vitamina D2) y el colecalciferol (vitamina D3). Las plantas sintetizan la vitamina D2. Los seres humanos sintetizan la vitamina D3 a través de la piel cuando está expuesta a los rayos ultravioletas B (UVB) del sol. Se puede fortificar los alimentos con vitamina D2 o D3.
  • La principal función biológica de la vitamina D es mantener los niveles normales de calcio y fósforo en la sangre. La vitamina D ayuda en la absorción del calcio, lo que contribuye a la formación y al mantenimiento de huesos fuertes. Se usa sola o en combinación con el calcio para aumentar la densidad mineral ósea y reducir las fracturas. La investigación reciente también sugiere que la vitamina D podría proteger contra la osteoporosis, la hipertensión (presión arterial alta), el cáncer y varias enfermedades autoinmunitarias.
  • El raquitismo y la osteomalacia son enfermedades típicas de la carencia de vitamina D. En los niños, la carencia de vitamina D causa raquitismo, lo que provoca deformidades esqueléticas. En los adultos, la carencia de vitamina D puede causar osteomalacia, lo que provoca debilidad muscular, además de huesos débiles. Los grupos que pueden estar en alto riesgo por la carencia de vitamina D son los ancianos, las personas obesas, los bebés alimentados exclusivamente con leche materna y aquellos que tengan exposición limitada al sol. También están en riesgo las personas que presentan síndromes de absorción insuficiente de grasa (por ejemplo, la fibrosis quística) o una enfermedad inflamatoria intestinal (por ejemplo, la enfermedad de Crohn).

Evidencia Científica

 

Usos 

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

Grado* 

Hipofosfatemia hereditaria 

La hipofosfatemia hereditaria (niveles bajos de fosfato en la sangre) es un trastorno hereditario poco común que se caracteriza por problemas en el transporte de fosfato en la sangre y metabolismo reducido de vitamina D en los riñones. La hipofosfatemia hereditaria es una forma de raquitismo. Tomar calcitriol o dihidrotaquisterol por vía oral junto con suplementos de fosfato es efectivo para el tratamiento de los trastornos óseos en personas con hipofosfatemia hereditaria. El tratamiento debería estar bajo supervisión médica.

A 

Síndrome de Fanconi relacionado con la hipofosfatemia 

El síndrome de Fanconi es una anomalía de los túbulos proximales del riñón y está asociado con la acidosis tubular renal. La toma de ergocalciferol por vía oral es efectiva para el tratamiento de la hipofosfatemia asociada al síndrome de Fanconi.

A 

Hiperparatiroidismo debido a los niveles bajos de vitamina D 

Algunos pacientes podrían desarrollar hiperparatiroidismo secundario (paratiroides hiperactiva) debido a los niveles bajos de vitamina D. El tratamiento inicial para este tipo de hiperparatiroidismo es la vitamina D. Para pacientes con hiperparatiroidismo refractario o primario, se recomienda la extracción quirúrgica de las glándulas paratiroides. Los estudios también sugieren que la suplementación de vitamina D podría reducir la incidencia de hipoparatiroidismo después de una cirugía de hiperparatiroidismo primario (extracción total o parcial de las glándulas paratiroides).

A 

Hipocalcemia debido al hipoparatiroidismo 

El hipoparatiroidismo (niveles bajos de la hormona paratiroides en la sangre) es poco común y a menudo se debe a la extracción quirúrgica de las glándulas paratiroides. Los análogos de la vitamina D, como el dihidrotaquisterol (DHT), el calcitriol o el ergocalciferol, en dosis altas, pueden ayudar a aumentar las concentraciones séricas de calcio en personas con hipoparatiroidismo o pseudohipoparatiroidismo.

A 

Osteomalacia (raquitismo en adultos) 

Los adultos con carencia grave de vitamina D pierden el contenido mineral de los huesos ("hipomineralización") y sufren dolor óseo, debilidad muscular y osteomalacia (huesos blandos). La osteomalacia podría encontrarse en ancianos con dietas carentes de vitamina D, personas con absorción reducida de vitamina D, personas con exposición al sol inadecuada (como aquellas que viven en latitudes con carencia estacional de luz solar), pacientes con cirugía gástrica o intestinal, pacientes con enfermedad en los huesos producida por el aluminio, pacientes con enfermedad hepática crónica o pacientes con enfermedad renal con osteodistrofia renal. El tratamiento para la osteomalacia depende de la causa subyacente de la enfermedad y, a menudo, incluye el control del dolor y la intervención quirúrgica ortopédica, como también la administración de vitamina D y agentes aglutinantes de fosfato.

A 

Psoriasis (análogos de la vitamina D) 

Se usa una gran cantidad de métodos diferentes para el tratamiento de las placas de la piel en la psoriasis. Los métodos moderados incluyen terapia de luz, reducción del estrés, humectantes o ácido salicílico para eliminar las áreas escamosas de la piel. Para casos más graves, los tratamientos podrían incluir luz UVA, psoralen además de luz UVA (PUVA), retinoides como isotretinoína (Accutane), corticoesteroides o ciclosporina (Neoral®, Sandimmune®). La calcipotriena (Dovonex®), el análogo sintético de la vitamina D3, parece controlar el crecimiento de las células de la piel y se usa para placas de piel moderadamente graves, particularmente para lesiones cutáneas que son resistentes a otras terapias o que se encuentran en el rostro. Se informó que el ungüento de la vitamina D3 (tacalcitol) es seguro y bien tolerado. El becocalcidiol (un análogo de la vitamina D) usado en la piel en dosis altas podría ser beneficioso en el tratamiento de la psoriasis.

A 

Raquitismo 

El raquitismo (huesos débiles) se desarrolla en niños con carencia de vitamina D debido a una dieta carente de vitamina D, falta de luz solar o ambas. Los bebés alimentados exclusivamente con leche materna (sin suplementos de vitamina D) también podrían desarrollar raquitismo. Aunque actualmente es poco común, en parte debido a la disponibilidad de leche fortificada con vitamina D, había un aumento reciente del raquitismo en niños que viven en latitudes donde existe una falta periódica, estacional de luz solar. El ergocalciferol o el colecalciferol son efectivos para el tratamiento del raquitismo por carencia de vitamina D. El calcitriol debería usarse en pacientes con insuficiencia renal. El tratamiento debería estar bajo supervisión médica.

A 

Carencia de vitamina D 

La carencia de vitamina D está asociada a varias enfermedades, como pérdida de hueso, osteoartritis, problemas cognitivos, enfermedad renal, afecciones respiratorias, diabetes, problemas gastrointestinales, enfermedad cardiovascular, etc. La suplementación de vitamina D puede ayudar a prevenir o tratar la carencia de vitamina D.

A 

Prevención de caídas 

Se han encontraron resultados positivos en muchas ensayos sobre los efectos de la vitamina D en la prevención de caídas, especialmente en los ancianos. Se necesitan más estudios para confirmar estos resultados y determinar los grupos de interés.

B 

Debilidad / dolor muscular 

La carencia de vitamina D se ha asociado con dolor y la debilidad muscular, tanto en adultos como en niños. La investigación limitada ha informado la carencia de vitamina D en pacientes con dolor lumbar, además la suplementación podría reducir el dolor en muchos pacientes.

B 

Osteoporosis (general) 

Sin suficiente vitamina D, se absorbe una cantidad inadecuada de calcio, lo que podría debilitar los huesos y aumentar el riesgo de fracturas. Se ha demostrado que la suplementación de vitamina D puede retrasar la pérdida de hueso y reducir las fracturas, particularmente si se toma con calcio.

B 

Osteodistrofia renal 

La osteodistrofia renal es un término que se refiere a todos los problemas óseos que ocurren en pacientes con insuficiencia renal crónica. El calcifediol o el ergocalciferol por vía oral podrían ayudar a tratar la hipocalcemia y prevenir la osteodistrofia renal en personas con insuficiencia renal crónica que se someten a diálisis.

B 

Osteomalacia inducida por anticonvulsivante 

La investigación inicial ha informado que la suplementación de vitamina D2 reduce la frecuencia de las convulsiones. Se necesita más investigación para confirmar estos resultados.

C 

Asma 

Existe una alta prevalencia de carencia de vitamina D en personas con asma. Los expertos sugieren que la suplementación de vitamina D en pacientes con asma podrían mejorar la gravedad de la enfermedad y su tratamiento. No obstante, se necesitan estudios rigurosos antes de poder llegar a una conclusión.

C 

Enfermedades autoinmunitarias 

Se ha descubierto que la vitamina D tiene efectos antiinflamatorios e inmunomoduladores y que podría influir la prevención de trastornos autoinmunitarios. Se necesita más investigación para confirmar estos resultados.

C 

Densidad ósea (en niños) 

La vitamina D mejora la densidad ósea en niños con carencia de vitamina D. No obstante, la información no es clara en niños sanos. Se necesita más investigación en niños sanos.

C 

Enfermedades óseas (enfermedad renal o trasplante renal 

La vitamina D resulta interesante en pacientes con enfermedad renal crónica. Se ha descubierto que el uso de análogos de la vitamina D aumenta la densidad ósea en pacientes con enfermedad renal. El efecto de la vitamina D en sí no es claro. La vitamina D aumenta los niveles de la vitamina D y disminuye los niveles de la hormona paratiroidea; no obstante, son insuficientes los estudios clínicos. Se necesita más investigación antes de poder llegar a una conclusión.

C 

Prevención del cáncer (mama, colorrectal, próstata y demás) 

El uso de suplementos de vitamina D, solo o en combinación con calcio, se ha asociado a un riesgo menor de contraer ciertos tipos de cánceres. Los estudios han sugerido una asociación inversa entre el consumo de vitamina D (con o sin calcio) y los cánceres colorrectales, de cuello uterino, de mama y de próstata. En general, no hay suficiente evidencia consistente para asegurar que la vitamina D reduce el riesgo de la formación de cáncer de ovario o de páncreas. Además, algunas investigaciones han demostrado que los consumos o los niveles elevados de vitamina D podrían aumentar el riesgo de contraer ciertos tipos de cánceres (próstata, mama, páncreas y esófago). Se necesita más investigación antes de poder llegar a una conclusión.

C 

Enfermedad cardiovascular 

Se reconoce la vitamina D como importante para la salud cardiovascular, además la carencia de vitamina D es un factor de riesgo potencial para varios procesos de enfermedad cardiovascular. En general, la investigación no es consistente sino que se necesita aún más.

C 

Cognición  

En pacientes mayores, el consumo de vitamina D está asociado con un mejor desempeño en pruebas cognitivas. Se necesita más investigación.

C 

Osteoporosis inducida por corticoesteroides 

Alguna evidencia sugiere que los esteroides podrían afectar el metabolismo de la vitamina D y contribuir además a la pérdida de hueso y al desarrollo de la osteoporosis asociada con los medicamentos esteroides. Existe evidencia limitada que indica que la vitamina D podría ser beneficiosa para el fortalecimiento óseo en pacientes que toman esteroides por tiempo prolongado.

C 

Fracturas (prevención) 

Se han observado resultados contradictorios en los estudios de prevención de fracturas con vitamina D, con o sin calcio.

C 

Fracturas (tratamiento) 

Los estudios han sugerido que los niveles de vitamina D pueden disminuir después de una fractura de cadera. No obstante, no existe suficiente evidencia en apoyo de la administración de vitamina D después de una fractura. Se necesita más investigación.

C 

Osteodistrofia hepática (enfermedad ósea en pacientes con enfermedad hepática) 

La enfermedad metabólica ósea es común en pacientes con la enfermedad hepática crónica, y la osteoporosis representa la mayoría de los casos. Pueden existir diferentes grados de absorción insuficiente de calcio en pacientes con enfermedad hepática crónica debido a la desnutrición y a la carencia de vitamina D. La vitamina D por vía oral o venosa podría influir en el tratamiento de esta afección.

C 

VIH 

A pesar de que existe una alta prevalencia de carencia de vitamina D en hombres seropositivos, no existe evidencia sólida en apoyo al uso de suplementación en este grupo. Se necesita más investigación antes de poder llegar a una conclusión.

C 

Hiperlipidemia (altos niveles de compuestos de ácido graso o colesterol en la sangre) 

Han sido inconsistentes los efectos de la vitamina D sola o en combinación con otros agentes sobre los parámetros de lípidos. Se necesita más investigación para evaluar los efectos de la vitamina D sola o en combinación con el calcio sobre los lípidos antes de poder llegar a una conclusión.

C 

Hipertensión 

Los niveles bajos de vitamina D podrían influir el desarrollo de la presión arterial alta. Se ha observado que a menudo la presión arterial aumenta bajo las siguientes condiciones: durante el invierno, a una mayor distancia del ecuador y en personas con pigmentación de piel oscura (todo lo cual está asociado con una menor producción de vitamina D a través de la exposición solar). No obstante, la evidencia no es clara ni se ha realizado una comparación con métodos más comprobados para reducir la presión arterial. Los pacientes con presión arterial alta deberían estar controlados por un profesional calificado de la salud.

C 

Inmunomodulación 

La evidencia preliminar en humanos sugiere que la vitamina D y sus análogos, como el alfacalcidol, podrían actuar como agentes inmunomoduladores (agentes que afectan el sistema inmunitario). Se necesitan más estudios para confirmar estos resultados.

C 

Enfermedad renal (crónica) 

Se ha descubierto que el uso de los análogos de la vitamina D aumenta la densidad ósea en pacientes con enfermedad renal. El efecto de la vitamina D en sí no es claro y el consumo de vitamina D podría estar asociado con un incremento de la mortalidad en pacientes que reciben hemodiálisis. Se necesita más investigación antes de poder llegar a una conclusión.

C 

Trastornos del estado de ánimo 

Algunos estudios sugieren una asociación entre los niveles bajos de vitamina D en la sangre y varios trastornos del estado de ánimo, que incluyen depresión, trastorno afectivo estacional (TAE, SAD) y síndrome premenstrual. Además, los suplementos de vitamina D podrían mejorar los síntomas de la depresión asociada con el trastorno afectivo estacional. Se necesita más investigación antes de poder llegar a una conclusión.

C 

Reducción de la mortalidad 

El consumo de vitamina D podría estar asociado con una reducción de la mortalidad total. Se necesita más evidencia para confirmar esta asociación.

C 

Esclerosis múltiple (EM, MS) 

Los científicos han detectado que los niveles de esclerosis múltiple (EM, MS) son más bajos en regiones con mayor luz solar y mayor consumo de pescado rico en vitamina D. La investigación preliminar sugiere que la suplementación de vitamina D de uso prolongado reduce el riesgo de EM. No obstante, se necesita más investigación antes de poder llegar a una conclusión firme.

C 

Fuerza muscular 

La evidencia es variada con respecto al efecto de la vitamina D en la fuerza en los ancianos. Se necesita más investigación para confirmar estos resultados.

C 

Síndrome mielodisplásico 

A pesar de que la vitamina D se usa comúnmente en pacientes con síndrome mielodisplásico, no existe suficiente evidencia en esta área.

C 

Osteogénesis imperfecta (OI) 

La osteogénesis imperfecta (OI) es una enfermedad genética que se caracteriza por huesos extraordinariamente frágiles que se quiebran con facilidad, a menudo, por pesos que los huesos normales soportan a diario, debido a una disfunción en la producción del colágeno del cuerpo. Un consumo adecuado de calcio y vitamina D es esencial para mantener huesos fuertes.

C 

Osteoporosis (en pacientes con fibrosis quística) 

La osteoporosis es común en pacientes con fibrosis quística (debido a la absorción insuficiente de grasa, lo que provoca carencia de vitaminas solubles en grasa como la vitamina D). La administración por vía oral de calcitriol parece aumentar la absorción de calcio y reducir las concentraciones de paratiroides.

C 

Miopatía proximal 

No existe suficiente evidencia en esta área y se necesita más investigación.

C 

Raquitismo (hipofosfatémico resistente a la vitamina D) 

La información es insuficiente para apoyar la influencia de la vitamina D en esta afección.

C 

Trastorno afectivo estacional (TAE, SAD) 

El trastorno afectivo estacional TAE es una forma de depresión que ocurre durante los meses de invierno, posiblemente debido a la exposición reducida al sol. En un estudio se descubrió que la vitamina D es mejor que la terapia de la luz para el tratamiento del TAE. Se necesitan más estudios para confirmar estos hallazgos.

C 

Verrugas seniles 

En investigación preliminar, las verrugas seniles han sido tratadas con vitamina D3 tópica.

C 

Disfunción sexual 

Es diversa la evidencia en apoyo de los suplementos de vitamina D para la disfunción sexual. Se necesita más investigación antes de poder llegar a una conclusión.

C 

Condiciones de la piel 

El calcipotriol (Dovonex®) es un análogo sintético de la vitamina D3 con alta afinidad al receptor de la vitamina D para la forma activa de hidroxivitamina D3 1,24. Es muy usado para el tratamiento de la psoriasis en placas. El calcipotriol también puede ser efectivo para afecciones de la piel además de la psoriasis.

C 

Trastornos de pigmentación de la piel (lesiones pigmentosas) 

La aplicación de ungüento de vitamina 3 sobre la piel en combinación con pulsaciones de radio frecuencia intensas, podría ser beneficiosa para el tratamiento de las lesiones de pigmentación asociadas con la neurofibromatosis 1 (NF1).

C 

Retención de dientes 

La pérdida de dientes y huesos de la boca está relacionada con la pérdida de huesos en otras partes. La investigación sugiere que los niveles de consumo de calcio y vitamina D destinados a prevenir la osteoporosis podrían tener un efecto positivo sobre la retención dental.

C 

Diabetes tipo 1 

Se ha informado que es menos probable que la diabetes de tipo 1 se desarrolle en bebés que han recibido calcitriol durante el primer año de vida que en bebés que han recibido cantidades inferiores de vitamina D. Otros estudios relacionados han sugerido el uso de aceite de hígado de bacalao como una fuente de vitamina D para reducir la incidencia de la diabetes de tipo 1. Actualmente, no existe evidencia suficiente para llegar a una conclusión en esta área.

C 

Diabetes tipo 2 

En estudios recientes realizados en adultos, se demostró que la suplementación de vitamina D mejora la sensibilidad a la insulina. Se necesita más investigación para confirmar estos resultados.

C 

Carencia de vitamina D (bebes y madres lactantes) 

La evidencia de ensayos clínicos de alta calidad sugiere que en las madres que amamantan los suplementos de vitamina D en dosis altas podrían mejorar el nivel de vitamina D tanto en la madre como en el niño. Se necesita más investigación para confirmar estos hallazgos.

C 

Vitiligo (análogos) 

La efectividad de los análogos de la vitamina D para el vitiligo es controvertida y la información es limitada. Se necesita más investigación antes de poder llegar a una conclusión.

C 

Aumento de peso (posmenopáusico) 

Los suplementos de vitamina D (en combinación con el calcio) podrían tener un efecto sobre el aumento de peso posmenopáusico. La evidencia sugiere que esto podría ocurrir particularmente en mujeres que consumen una cantidad inadecuada de calcio. Se necesita más investigación

C 

 

*Clave para los grados: 

A: Evidencia científica sólida para este uso;
B:Evidencia científica buena para este uso;
C:Evidencia científica dudosa para este uso;
D:Evidencia científica aceptable contra este uso (podría no funcionar);
F:Evidencia científica sólida contra este uso (probablemente no funciona).

Tradición/Teoría 

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

Queratosis actinítica, espondilitis anquilosante, dermatitis atópica, autismo, enfermedades autoinmunitarias (otosclerosis), pérdida de hueso (inducido por medicamentos), efectos secundarios de la quimioterapia (pérdida de hueso inducida por inhibidores de la aromatasa), demencia, infecciones del oído, rendimiento físico, enfermedad de Graves, hiperparatiroidismo en diálisis renales, tétano hipocalcémico, enfermedad inflamatoria intestinal, pérdida de hueso relacionada con el trasplante renal, osteoartritis de rodilla, dificultades del aprendizaje, trastornos metabólicos (síndrome metabólico), síndrome metabólico (cardiopatía), atrofia muscular, trastornos del sistema nervioso (hemicorea), osteítis fibrosa en diálisis, dolor, preeclampsia, psoriasis (vitamina D nativa), infecciones de las vías respiratorias, artritis reumatoidea, sarcoidosis, esquizofrenia, esclerodermia, lesiones de la médula espinal, accidente cerebrovascular, lupus eritematoso sistémico, esclerosis sistémica, afecciones vaginal (atrofia).


Seguridad

La Administración de Drogas y Alimentos de EE.UU. (FDA) no regula las hierbas y suplementos de manera estricta. No hay garantías respecto a la potencia, pureza o seguridad de los productos, y los efectos podrían variar. Lea siempre las etiquetas del producto. Si usted padece de alguna afección, o si está tomando otras drogas, hierbas o suplementos, deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de iniciar una terapia nueva. Consulte con un proveedor médico de inmediato si sufre efectos secundarios.

Alergias

  • Evitar en caso de alergia / hipersensibilidad a la vitamina D, cualquiera de sus análogos o derivados, o cualquier componente de la fórmula.

Efectos secundarios y advertencias

  • Generalmente, la vitamina D se tolera en dosis recomendadas de "ingesta adecuada (IA, AI)". El 30 de noviembre de 2010, el Instituto de Medicina (IOM) publicó un informe en el que recomienda los niveles máximos de ingesta (UL) de 3,000 UI para aquellos menores de nueve años de edad y 4,000 UI para aquellos mayores de nueve años de edad. Según el Instituto de Medicina, los niveles máximos de ingesta (UL) recomendados de vitamina D son 1,000 UI para edades de 0-6 meses, 1,500 UI para 7-12 meses, 2,500 UI para 1-3 años, 3,000 UI para 4-8 años y 4,000 UI para aquellos mayores a nueve años. Una revisión clínica ha sugerido el uso de 250 microgramos (10,000 UI) por día de vitamina D3 como el nivel máximo de ingesta, en base a la ausencia de toxicidad en ensayos clínicos en adultos.
  • El exceso en el consumo de vitamina D podría aumentar el riesgo de caídas o fracturas. Otros posibles efectos adversos incluyen un mayor riesgo de padecer infecciones de las vías urinarias, disminución del apetito, pérdida de peso, un índice internacional de normalización elevado, hipercalcemia (aumento de calcio en la sangre), hipercalciuria (aumento de calcio en la orina), hipervitaminosis D (niveles altos de vitamina D en la sangre), niveles elevados de creatinina, dolencias gastrointestinales y aumento del riesgo de padecer cáncer.
  • La toxicidad de la vitamina D puede deberse al consumo excesivo habitual de esta vitamina y podría provocar hipercalcemia, hipercalciuria y pérdida de hueso excesiva. Las personas en riesgo incluyen aquellas con hiperparatiroidismo (paratiroides hiperactiva), enfermedad renal, sarcoidosis, tuberculosis o histoplasmosis (ejemplos de trastornos inmunitarios). La hipercalcemia crónica podría provocar complicaciones graves e incluso mortales y debería ser tratada por un médico. Los primeros síntomas de la hipercalcemia podrían incluir náuseas, vómitos y anorexia (pérdida de peso o apetito) seguido de poliuria (exceso de orina), polidipsia (exceso de sed), debilidad, fatiga, somnolencia, dolor de cabeza, boca seca, sabor metálico, vértigo (mareos), atúfenos (zumbido en el oído) y ataxia (inestabilidad). La función renal podría verse afectada y podrían ocurrir calcificaciones metastásicas (depósitos de calcio en órganos del cuerpo), lo que afecta particularmente a los riñones. El tratamiento implica la suspensión del consumo de vitamina D o calcio y la reducción de los niveles de calcio bajo estricta supervisión médica, con control frecuente de los niveles de calcio. Podrían ser necesarios la acidificación de la orina y los corticoesteroides. Se suspende la toma del suplemento de vitamina D para volver a los niveles normales de esta vitamina.
  • Un estudio descubrió una mayor probabilidad de somnolencia durante el día en pacientes que habían tomado análogos de vitamina D. Otros efectos adversos asociados con los análogos tópicos de vitamina D incluyen calcificación coronaria y vascular. Los análogos tópicos de vitamina D podrían estar asociados con la dermatitis de contacto y la irritación de la piel.
  • La vitamina D podría disminuir los niveles de azúcar en la sangre. Se sugiere precaución en pacientes con diabetes o hipoglucemia y en aquellos que consumen medicamentos, hierbas o suplementos que afectan los niveles de azúcar en la sangre. Podría ser necesario que un profesional de la salud, incluido un farmacéutico, controlara los niveles de azúcar en la sangre. Podría ser necesario realizar ajustes en la medicación.
  • La vitamina D podría reducir la presión arterial. Se sugiere precaución en pacientes que consumen hierbas o suplementos que disminuyen la presión arterial.
  • Usar con precaución en pacientes con enfermedad hepática dado que la vitamina D se metaboliza en el hígado.
  • Usar con precaución en pacientes con hiperparatiroidismo, dado que la vitamina D podría aumentar los niveles de calcio.
  • Usar con precaución en pacientes con enfermedad renal, dado que la vitamina D podría aumentar los niveles de calcio y el riesgo de arteriosclerosis.
  • Usar con precaución en pacientes con enfermedad granulomatosa (un tipo de trastorno inmunitario), que está asociada con trastorno del metabolismo del calcio. En teoría, el uso simultáneo de grandes cantidades de vitamina D en estos pacientes podría aumentar el riesgo de hipercalcemia (aumento de calcio en la sangre) y cálculos renales.
  • Usar con precaución en madres lactantes que reciben suplementos de vitamina D, dado que podría haber un mayor riesgo de contraer infección de las vías urinarias, particularmente en los tres primeros meses.
  • Evitar en personas con síndromes de hipersensibilidad o alergia conocidas a la vitamina D.
  • Evitar en pacientes con hipercalcemia (niveles altos de calcio en la sangre), debido a las posibilidades de aumento de los niveles de calcio en la sangre.

Embarazo y lactancia

  • Se ha descubierto que en todo el mundo muchas mujeres embarazadas carecen de vitamina D. El consumo adecuado recomendado para las mujeres embarazadas es el mismo que para las mujeres adultas que no están embarazadas. La mayoría de las vitaminas prenatales proporcionan 400 UI por día de vitamina D, como el colecalciferol. Algunos autores han sugerido que los requerimientos durante el embarazo podrían ser superiores a estas cantidades, particularmente en personas que no se exponen al sol; no obstante, esto no se ha establecido con claridad. Los factores de riesgo para el desarrollo de la carencia de vitamina D durante el embarazo incluyen pigmentación más oscura, uso de filtro solar, ropa, latitud, estaciones, obesidad, raza, origen étnico y poco consumo de leche fortificada con vitamina D. Debido a los riesgos de toxicidad de la vitamina D, cualquier consideración sobre el consumo de dosis diarias superiores de vitamina D debería ser tratada con un médico. La carencia de vitamina D podría aumentar las complicaciones tanto en la madre como en el bebé.
  • En madres lactantes que reciben suplementos de vitamina D, podría haber un mayor riesgo de contraer infección de las vías urinarias, particularmente en los tres primeros meses.
  • Comúnmente, la vitamina D es baja en la leche materna y para prevenir carencias y raquitismo en bebés exclusivamente amamantados, podrían ser necesarios la suplementación a partir de los dos primeros meses de vida. Se ha descubierto que muchas mujeres lactantes carecen de vitamina D.

Interacciones

La mayoría de las hierbas y suplementos no se han probado completamente en cuando a la interacción con otras hierbas, suplementos, drogas o alimentos. Las interacciones que se señalan a continuación se basan en informes y publicaciones científicas, experimentos de laboratorio o uso tradicional. Siempre debe leer las etiquetas del producto. Si usted padece de alguna afección, o si está tomando otras drogas, hierbas o suplementos, deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de iniciar una terapia nueva.

Interacciones con drogas

  • Podría haber hipermagnesemia (niveles altos de magnesio en la sangre) cuando se consumen de forma simultánea antiácidos que contienen magnesio con la vitamina D, particularmente en pacientes con insuficiencia renal crónica.
  • Los efectos de la carencia de vitamina D podrían ocurrir con el uso de ciertos anticonvulsivantes, dado que estos podrían inducir las enzimas hepáticas y acelerar la conversión de vitamina D en metabolitos inactivos.
  • En base al el mecanismo de acción, el uso simultáneo de vitamina D y calcio podría alterar la respuesta inflamatoria. La vitamina D podría aumentar la absorción de calcio.
  • Los pacientes que toman agentes antilipémicos (como colestiramina o colestipol) o aceite mineral deberían dejar pasar la mayor cantidad de tiempo posible entre el consumo de estos medicamentos y la vitamina D. La absorción intestinal de la vitamina D podría verse afectada por el uso de estos agentes.
  • El uso de corticoesteroides puede causar osteoporosis y una disminución del calcio si se administra de manera prolongada. Esta disminución del calcio crea una mayor necesidad tanto del suplemento de calcio como de la vitamina D (la cual es necesaria para la absorción del calcio).
  • La vitamina D debería usarse con precaución en pacientes que toman digoxina, dado que la hipercalcemia (que podría producirse por el uso excesivo de vitamina D) podría causar ritmos cardíacos anormales.
  • El orlistat (un medicamento contra la obesidad) puede reducir los niveles de vitamina D. Los pacientes deberían considerar el consumo del suplemento vitamínico con vitaminas solubles en grasa, al menos dos horas antes o después de ingerir orlistat o antes de irse a dormir.
  • La rifampina aumenta el metabolismo de la vitamina D y reduce los niveles de vitamina D en la sangre. No se ha estudiado por completo la necesidad de suplementos de vitamina D con rifampina, aunque podría ser necesario un suplemento adicional.
  • Los laxantes estimulantes pueden reducir la absorción de vitamina D en la dieta. De ser posible, deberían limitarse el uso de los laxantes estimulantes.
  • La administración simultánea de diuréticos tiazidas y vitamina D en pacientes con hipoparatiroides podría causar hipercalcemia, que podría ser transitoria, o requerir la suspensión de la vitamina D. Dentro de los diuréticos tiazidas se incluyen clorotizida (Diuril®), clorotalidona (Hygroton®, Thalitone®), hidroclorotiazida (HCTZ®, Esidrix®, HydroDIURIL®, Ortec®, Microzide®), indapamida (Lozol®) y metolazona (Zaroxolyn®).
  • La vitamina D podría disminuir los niveles de azúcar en la sangre. Se sugiere precaución al usar medicamentos que también podrían disminuir el azúcar en la sangre. Los pacientes que se colocan insulina o ingieren medicamentos por vía oral para la diabetes deberían ser controlados rigurosamente por un profesional médico calificado, incluyendo un farmacéutico. Podría ser necesario realizar ajustes en la medicación.
  • La vitamina D podría afectar la manera en que el cuerpo procesa ciertos medicamentos al usar el sistema enzimático citocromo P450 del hígado. Como resultado, los niveles de estos medicamentos en la sangre podrían elevarse o disminuirse, lo que podría causar mayores efectos o reacciones adversas potencialmente graves. Los pacientes que consumen medicamentos deberían verificar el prospecto y consultar con un profesional de la salud calificado, incluyendo un farmacéutico, sobre las posibles interacciones.
  • La vitamina D podría reducir la presión arterial. Se sugiere precaución en pacientes que consumen medicamentos que disminuyen la presión arterial.
  • Muchos agentes podrían mejorarse cuando se usan con vitamina D o análogos de vitamina D. Estos incluyen acitretina, bisfosfonatos y otros medicamentos usados para la osteoporosis, ciclosporina, agentes hormonales y análogos de vitamina D (incluyendo calcipotriena).
  • El uso de la vitamina D podría reducir la necesidad de analgésicos (agentes que reducen el dolor).
  • El uso de vitamina D podría aumentar la absorción del aluminio.
  • Los niveles de vitamina podrían reducirse después del uso de varios agentes, incluyendo cimetidina, heparina, opioides, sevelamer y filtros solares.
  • La vitamina D también podría interactuar con antiasmáticos, agentes anticancerígenos, agentes antiinflamatorios, bloqueadores de los canales de calcio (por ejemplo, diltiazem), sales de calcio, glucósidos cardíacos, cinacalcet, anticonceptivos, supresores inmunes, ketoconazol, champús a base de tar, vacunas o agonistas del receptor de vitamina D.

Interacciones con hierbas y suplementos dietarios

  • En base al mecanismo de acción, el uso simultáneo de vitamina D y calcio podría alterar la respuesta inflamatoria.
  • La vitamina D es necesaria para la absorción de calcio. A menudo, la vitamina D está incluida en suplementos de calcio.
  • La vitamina D se debería usar con precaución en pacientes que consumen hierbas de glucósidos cardíacos con efectos similares sobre el corazón como la digoxina, dado que la hipercalcemia (que podría producirse por el uso excesivo de vitamina D) podría causar ritmos cardíacos anormales.
  • La vitamina D aumentar la absorción del magnesio.
  • La vitamina A podría interferir con la absorción de la vitamina D.
  • La vitamina D podría disminuir los niveles de azúcar en la sangre. Se sugiere precaución cuando se usan hierbas o suplementos que también podrían disminuir el azúcar en la sangre. Podría ser necesario controlar los niveles de azúcar en la sangre y ajustar las dosis.
  • La vitamina D podría afectar la manera en que el cuerpo procesa ciertas hierbas o suplementos al usar el sistema enzimático citocromo P450 del hígado. Como resultado, los niveles de otras hierbas o suplementos podrían elevarse o disminuir demasiado en la sangre. También podría alterar los efectos que otras hierbas o suplementos podrían tener en el sistema citocromo P450.
  • La vitamina D podría reducir la presión arterial. Se sugiere precaución en pacientes que consumen hierbas o suplementos que disminuyen la presión arterial.
  • El uso de vitamina D podría reducir la necesidad de analgésicos (agentes que reducen el dolor).}
  • El uso de vitamina D podría aumentar la absorción de aluminio.
  • La vitamina D también podría interactuar con antiácidos, antiasmáticos, agentes anticancerígenos, antiepilépticos, agentes antiinflamatorios, antilipémicos (agentes que reducen el colesterol en la sangre), aceite de hígado de bacalao, diuréticos, alimentos fortificados con vitamina D, hierbas y suplementos que reducen el calcio, hierbas y suplementos con propiedades anticonceptivas, hierbas y suplementos hormonales, hierbas y suplementos supresores del sistema inmune, laxantes, micronutrientes, aceite mineral, hierbas y suplementos para la osteoporosis, silicona, filtros solares y vitamina K.

Información Del Autor/Actualizatión

Referencias

Natural Standard desarrolló la información anterior con base en la evidencia mediante una revisión sistemática de todos los artículos científicos disponibles. Para obtener información completa acerca de terapias alternas y complementarias a nivel profesional, visite www.naturalstandard.com. Las referencias seleccionadas se indican a continuación.

  1. Autier P, Gandini S. Vitamin D supplementation and total mortality: a meta-analysis of randomized controlled trials. Arch Intern Med 2007 Sep 10;167(16):1730-7.
  2. Cameron ID, Murray GR, Gillespie LD, et al. Interventions for preventing falls in older people in nursing care facilities and hospitals. Cochrane Database Syst Rev. 2010 Jan 20;(1):CD005465.
  3. Goldstein MR. Myopathy, statins, and vitamin D deficiency. Am J Cardiol. 2007 Oct 15;100(8):1328. Epub 2007 Jun 29. Comment on: Am J Cardiol 2007 Apr 15;99(8):1171-6.
  4. Gorham ED, Garland CF, Garland FC, et al. Optimal vitamin D status for colorectal cancer prevention: a quantitative meta analysis Am J Prev Med 2007 Mar;32(3):210-6.
  5. Helfrich YR, Kang S, Hamilton TA, et al. Topical becocalcidiol for the treatment of psoriasis vulgaris: a randomized, placebo-controlled, double-blind, multicentre study. Br J Dermatol 2007 Aug;157(2):369-74.
  6. Izaks GJ. Fracture prevention with vitamin D supplementation: considering the inconsistent results. BMC Musculoskelet Disord 2007 Mar 9;8:26.
  7. Kriegel MA, Manson JE, Costenbader KH. Does vitamin d affect risk of developing autoimmune disease?: a systematic review. Semin Arthritis Rheum. 2011 Jun;40(6):512-531.e8. Epub 2010 Nov 2.
  8. Lyons RA, Johansen A, Brophy S, et al. Preventing fractures among older people living in institutional care: a pragmatic randomised double blind placebo controlled trial of vitamin D supplementation. Osteoporos Int 2007 Jun;18(6):811-8.
  9. Pittas AG, Lau J, Hu FB, et al. The role of vitamin D and calcium in type 2 diabetes. A systematic review and meta-analysis. J Clin Endocrinol Metab 2007 Jun;92(6):2017-29.
  10. Robien K, Cutler GJ, Lazovich D. Vitamin D intake and breast cancer risk in postmenopausal women: the Iowa Women's Health Study. Cancer Causes Control 2007 Sep;18(7):775-82.
  11. Sanabria A, Dominguez LC, Vega V, et al. Routine postoperative administration of vitamin D and calcium after total thyroidectomy: a meta-analysis. Int J Surg. 2011;9(1):46-51. Epub 2010 Sep 8.
  12. Straube S, Derry S, Moore RA, et al. Vitamin D for the treatment of chronic painful conditions in adults. Cochrane Database Syst Rev. 2010 Jan 20;(1):CD007771.
  13. Tau C, Ciriani V, Scaiola E, et al. Twice single doses of 100,000 IU of vitamin D in winter is adequate and safe for prevention of vitamin D deficiency in healthy children from Ushuaia, Tierra Del Fuego, Argentina. J Steroid Biochem Mol Biol 2007 Mar;103(3-5):651-4.
  14. Wagner CL, Greer FR, Section on Breastfeeding and Committee on Nutrition. Prevention of rickets and vitamin D deficiency in infants, children, and adolescents. Pediatrics 2008; 122(5): 1142-1152.
  15. Winzenberg T, Powell S, Shaw KA, Jones G. Effects of vitamin D supplementation on bone density in healthy children: systematic review and meta-analysis. BMJ.2011 Jan 25;342:c7254. doi: 10.1136/bmj.c7254.

Natural Standard Monograph (www.naturalstandard.com). Copyright © 2014 Natural Standard Inc. Se prohíbe la distribución o reproducción comercial.

La información en esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, y está diseñada para ayudar a los usuarios a aclarar sus inquietudes de salud. La información está basada en la revisión de datos de investigación científica, patrones históricos de práctica y experiencia clínica. Esta información no se debe interpretar como un consejo médico especifico. Los usuarios deben consultar con un proveedor médico calificado para preguntas específicas respecto a terapias, diagnósticos y/o enfermedades, antes de tomar decisiones acerca de una terapia.

previous  Vitamina C 
Vitamina E  next