Susan G Komen  
I've Been Diagnosed With Breast Cancer Someone I Know Was Diagnosed Share Your Story Join Us And Stay Informed Donate To End Breast Cancer
Home > Espanol > Terapias Complementarias > Vitamina A

  


Vitamina A

 

Natural Standard Monograph, Copyright © 2013 (www.naturalstandard.com). La información en esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, y está diseñada para ayudar a los usuarios a aclarar sus inquietudes de salud. La información está basada en la revisión de datos de investigación científica, patrones históricos de práctica y experiencia clínica. Esta información no se debe interpretar como un consejo médico especifico. Los usuarios deben consultar con un proveedor médico calificado para preguntas específicas respecto a terapias, diagnósticos y/o enfermedades, antes de tomar decisiones acerca de una terapia.

Términos Relacionados

  • 3,7-Dimetil-9-(2,6,6,trimetil-1-ciclohexeno-1-il)-2,4,6,8-natetraeno-1-ol, 3-dehidroretinol, Accutane®, acitretina, adapaleno, ácido holo-trans-retinóico, Altinac®, Amnesteem®, vitamina antixeroftálmica, Aquasol A®, Avita®, axerophtholum, betacaroteno, betacaroteno oleovitamina A, bexaroteno, Differin®, etretinato, isotretinoína, Palmitate-A®, Renova®, Retin-A®, Retin-A Micro®, retinaldehido (RAL), acetato de retinilo, retinilo N-formilo aspartamato, palmitato de retinilo, ácido retinóico, retinol, Solatene®, Soriatane®, SourceCF®, Targretin®, tazaroteno, Tazorac®, Tegison®, retinoides tópicos, tretinoína, Vesabiod®, Vesanoid®, Vitamax®, vitamina A USP, vitamina A1, vitaminum A.

Historia

  • La vitamina A es una vitamina soluble en grasa, que deriva de dos fuentes: los retinoides preformados y los carotenoides provitamínicos. Los retinoides, tales como el retinal y el ácido retinóico, se encuentran en fuentes animales como el hígado, el riñón, los huevos y los productos lácteos. Los carotenoides, como el betacaroteno (que tiene la mayor actividad de vitamina A), se encuentra en plantas tales como las verduras oscuras o amarillas y las zanahorias.
  • Los retinoides naturales están presentes en todos los organismos vivos, tanto en la forma de vitamina A preformada o de carotenoides y son necesarios para los procesos biológicos, tales como la visión y el crecimiento celular. Una de las funciones biológicas más importantes de la vitamina A (como el metabolito retinal) es el ciclo visual. La investigación también sugiere que la vitamina A podría reducir la tasa de mortalidad por sarampión, prevenir algunos tipos de cáncer, ayudar al crecimiento y al desarrollo, y mejorar la función inmunológica.
  • Los niveles de aporte dietético recomendado (ADR, RDA) para la ingesta de vitamina A por vía oral han sido establecidos por el Instituto para la Medicina de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos (U.S. Institute for Medicine of the National Academy of Sciences) para prevenir carencias en la vitamina A. En las dosis recomendadas, la vitamina A generalmente se considera no tóxica. La administración excesiva podría producir toxicidad aguda o crónica.
  • La carencia de vitamina A es rara en naciones industrializadas pero sigue siendo una preocupación en países en desarrollo, particularmente en áreas donde es común la desnutrición. La carencia prolongada puede producir xeroftalmia (ojo seco) y finalmente la ceguera nocturna o la ceguera total, como así también, otros trastornos de la piel, infecciones (tales como la sarampión), diarrea y trastornos respiratorios.

Evidencia Científica

 

Usos 

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

Grado* 

Acné 

Los retinoides tópicos se consideran uno de los mejores tratamientos para el acné. La tretinoína (ácido holo-trans-retinóico) Avita®, Renova®, Retin-A, Retin-A Micro® y los derivados de la vitamina A, retinoides y medicamentos de prescripción oral, tales como la isotretinoína (Accutane®), están disponibles para el tratamiento. La isotretinoína podría causar efectos secundarios graves tales como quemaduras, eritema y prurito, por lo que debería ser usada solamente para el acné grave resistente. El adapaleno (Differin®), un derivado del ácido naftóico y un retinoide, también es efectivo y se informó que tiene menos efectos secundarios. Otro retinoide, el tazaroteno (Tazorac®), ha demostrado que es superior a la tretinoína o al adapaleno. En general, la suplementación con cualquier retinoide (incluyendo la tretinoína) no debe usarse en mujeres embarazadas, las que planean quedar embarazadas, o que podrían estar embarazadas, dado el riesgo de anomalías congénitas graves. Estos medicamentos deberían recetarse y controlados por un profesional de la salud calificado. Los retinoides no deberían utilizarse simultáneamente, debido a su mayor riesgo de toxicidad.

A 

Leucemia promielocítica aguda (tratamiento, ácido holo-trans-retinóico) 

El medicamento ácido holo-trans-retinóico (ATRA, Vesanoid®) de venta bajo receta es un derivado de la vitamina A, y es un tratamiento probado para la leucemia promielocítica aguda que mejora la supervivencia media de esta enfermedad. El tratamiento debería realizarse bajo estricta supervisión médica. Los suplementos de vitamina A no deberían utilizarse simultáneamente con el ATRA, debido a su mayor riesgo de toxicidad.

A 

Anemia 

Se ha demostrado que la carencia de vitamina A afecta el estado de movilización del hierro, la eritrocitopoyesis e incrementa la susceptibilidad a la infección. Se ha demostrado que la suplementación de vitamina A eleva los niveles de hemoglobina y la concentración sérica de hierro, particularmente en niños y mujeres embarazadas. También ha sido demostrado que aumenta la eficacia de la suplementación de hierro en pacientes con carencia de vitamina A y anemia por carencia de hierro.

A 

Paludismo (agente de apoyo) 

Investigación limitada sugiere que la vitamina A podría reducir la fiebre, la morbilidad y los niveles de parásitos en la sangre en pacientes con paludismo (infección Plasmodium falciparum). Sin embargo, no existe suficiente evidencia que sugiera que la vitamina A es equivalente o superior a las terapias con medicamentos aprobadas y utilizadas para la prevención o tratamiento del paludismo. Los pacientes con paludismo, o aquellos que viven en o viajan a áreas endémicas deberían hablar con un médico acerca de las medidas sanitarias apropiadas.

A 

Sarampión (agente de apoyo) 

La vitamina A debería administrarse en niños diagnosticados con sarampión en regiones donde podría haber carencia de vitamina A. El sarampión es una enfermedad viral que puede producir complicaciones graves, tales como diarrea, neumonía y encefalitis. La suplementación de vitamina A en niños con sarampión ha demostrado ser positiva, ya que disminuye la duración y el efecto de la enfermedad. Con el uso de la vitamina A se han reducido los efectos secundarios tales como la diarrea, la neumonía y la muerte. El tratamiento del sarampión debería realizarse bajo estricta supervisión médica.

A 

Disminución de la mortalidad (niñez, por cualquier causa) 

La vitamina A es necesaria para el crecimiento y desarrollo saludable y el aporte dietético recomendado (ADR, RDAs) debería ser asegurado, particularmente en niños. Las mayores causas de la deficiencia de la vitamina A los niños es la deficiencia maternal de la vitamina A (por lo tanto, bajas concentraciones de vitamina A en la leche materna), la ingesta inadecuada de vitamina A durante el destete y la enfermedad prevalente. Los expertos han mantenido que, en países en desarrollo, la dieta por sí sola es insuficiente para mantener niveles adecuados de vitamina A en niños. La vitamina A está asociada con un riesgo reducido de mortalidad en niños.

A 

Retinitis pigmentosa 

La retinitis pigmentosa es un trastorno genético que afecta la visión nocturna. Los primeros síntomas incluyen ceguera nocturna y pérdida progresiva de la visión a través del tiempo. Según hallazgos recientes, se ha recomendado la vitamina A en la forma de palimitato en pacientes con retinitis pigmentosa.

A 

Daño en la piel causado por el sol 

Algunos estudios sugieren que la tretinoína tópica (ácido holo-trans-retinóico, la forma ácida de la vitamina A) podría mejorar la apariencia y firmeza de la piel dañada por el sol. Los efectos adversos comunes son dolor y enrojecimiento de la piel.

A 

Carencia de vitamina A 

Por lo general, deficiencia de vitamina A es rara en los países industrializados. En los países en desarrollo, la dieta sola puede ser insuficiente para mantener los niveles adecuados de vitamina A, especialmente en los niños. Suplementos de vitamina A pueden ayudar a prevenir o tratar la deficiencia de vitamina A.

A 

Xeroftalmia (ojo seco) 

La carencia prolongada de vitamina A puede producir xeroftalmia (ojo seco). Prevalece más en áreas rurales, subdesarrolladas, tales como la India y el sudeste de Asia. La vitamina A por vía oral es el tratamiento de elección para la xeroftalmia causada por la carencia prolongada de vitamina A, y debería administrarse inmediatamente después de comenzado esta afección. Las manchas de Bitot o la acumulación de desechos de queratina en la conjuntiva es una señal de xeroftalmia y podría también tratarse con la suplementación de vitamina A.

A 

Curación después de la queratectomía fotorrefractiva (terapia complementaria) 

La queratectomía fotorrefractiva es un tipo de cirugía óptica con láser utilizada para corregir la miopía. Se ha sugerido el uso de la suplementación de una alta dosis de vitamina A junto con vitamina E para ayudar a mejorar la cicatrización ocular después de la cirugía y para mejorar la agudeza visual, aunque se necesita más evidencia antes de poder llegar a una conclusión.

B 

VIH (HIV) (tratamiento de apoyo) 

Es controvertida e incierta la función de la vitamina A en la prevención, transmisión o tratamiento del VIH (VIH). Es imposible llegar a una conclusión clara en base a la investigación científica disponible.

B 

Leucoplasia oral 

La vitamina A podría mejorar la resolución clínica de la leucoplasia oral (parches blancos o placa en la boca), aunque es común la recaída. Se necesita más investigación.

B 

Degeneración macular relacionada con la edad 

A pesar de que no ha sido bien estudiado en humanos, el uso de la vitamina A y de los carotenoides podría ser beneficioso en la prevención de la degeneración macular relacionada con la edad. Se necesita más investigación.

C 

Asma 

La ingesta de vitamina A está asociada inversamente con el riesgo y la gravedad del asma. Es imposible llegar a una conclusión clara en base a la investigación científica disponible.

C 

Lactancia (dolor en los pezones) 

Los ungüentos de vitaminas A y D podrían ser beneficiosos para los pezones doloridos y resquebrajados durante la lactancia. Sin embargo, en los estudios disponibles no se ha demostrado que la vitamina A o cualquier otra terapia tópica alivien el dolor al amamantar.

C 

Bronquiolitis 

Se cree que la vitamina A es importante para la función inmunológica. Es imposible llegar a una conclusión clara sobre los efectos de la vitamina A en la bronquitis (inflamación de los bronquiolos) en base a la investigación científica disponible.

C 

Displasia broncopulmonar en bebés prematuros 

No son claros los resultados de la investigación sobre si la vitamina A es beneficiosa para la displasia broncopulmonar en bebés prematuros (afección pulmonar crónica). Se necesita más investigación.

C 

Efectos adversos de la quimioterapia 

No es claro el efecto de la suplementación de vitamina A en los efectos secundarios relacionados con la quimioterapia, incluidos náusea, vómitos, diarrea o dolores bucales. Tampoco es claro si la vitamina A interactúa con los agentes quimioterapéuticos. Se necesita más investigación.

C 

Cáncer colorrectal 

El alfa-caroteno y la vitamina A podrían prevenir la recurrencia de cáncer colorrectal en no fumadores y no bebedores o podría ser un indicador de cumplimiento u otro factor de estilo de vida saludable que reduce el riesgo. Se necesita más investigación antes de poder llegar a una conclusión.

C 

Fibrosis quística 

No hay suficiente investigación en humanos, y se necesita más investigación en este campo.

C 

Cáncer de esófago 

Ingestas superiores de beta-caroteno y vitamina A se asociaron con la disminución de riesgos de adenocarcinoma de esófago. No existe suficiente evidencia para llegar a una conclusión clara en este momento.

C 

Enfermedad hepática (del hígado) 

Existe insuficiente evidencia para avalar o refutar los beneficios o efectos adversos de los suplementos antioxidantes (incluida la vitamina A) en pacientes con la enfermedad hepática.

C 

Cáncer de pulmón 

Se ha estudiado la vitamina A como un posible tratamiento para el cáncer de pulmón, sin evidencia de beneficios. La evidencia disponible sugiere que altas dosis de vitamina A y betacaroteno podrían aumentar el riesgo de efectos adversos, especialmente entre las personas que consumen alcohol y los fumadores.

C 

Aborto espontáneo (prevención) 

La desnutrición está asociada con un alto riesgo de aborto espontáneo. Sin embargo, se ha informado que la ingesta excesiva de vitamina A aumenta el riesgo de algunas anomalías congénitas. Por lo tanto, no se recomienda durante el embarazo una dosis de suplementación de vitamina mayor al ADR (RDA) recomendado.

C 

Disminución de la mortalidad 

La ingesta adecuada de vitamina A (a través de la dieta o la suplementación) parece tener una función importante en la prevención de la morbilidad y la mortalidad. Se necesita más investigación.

C 

Disminución de la mortalidad (materna; suplementación materno posparto) 

La suplementación materna postparto de vitamina A provee múltiples beneficios a la salud materna. Es imposible llegar a una conclusión clara en base a la investigación científica disponible.

C 

Disminución de la mortalidad (materna; suplementación durante el embarazo) 

La suplementación de vitamina A durante el embarazo y la lactancia no parece reducir la morbilidad y mortalidad infantil; sin embargo, sí parece reducir la morbilidad maternal. No se puede llegar a una conclusión clara en base a la investigación científica disponible.

C 

Infección parasitaria (reinfección con Ascaris) 

Luego de la eliminación de los parásitos, los niños que recibieron un suplemento de vitamina A podrían ser menos propensos a la reinfección parasítica con Ascaris. Podría haber menos beneficios en niños con crecimiento atrofiado.

C 

Cáncer de próstata (prevención) 

No es claro si la vitamina A alimentaria afecte al riesgo de cáncer de próstata. Son insuficientes los estudios intervencionistas. Se necesita más investigación en esta área.

C 

Cáncer de piel 

No es claro si la vitamina A o el betacaroteno por vía oral o sobre la piel con filtros solares, son beneficiosos en la prevención o tratamiento del cáncer de piel o las arrugas.

C 

Tuberculosis 

Existe insuficiente evidencia para evaluar la vitamina A para tratar la tuberculosis. Se necesita más investigación antes de poder llegar a una conclusión.

C 

Infección viral (infección por Norovirus (NoV)) 

Se ha sugerido la suplementación de vitamina A para ayudar a prevenir la infección por Norovirus en niños y reducir los síntomas asociados con infecciones por Norovirus.

C 

Pérdida de peso 

Se ha sugerido la toma diaria de vitamina A con calcio para la pérdida de peso. En un estudio se informó una pérdida de peso de promedio de dos libras en mujeres jóvenes después de dos semanas de tomar suplementos.

C 

Cicatrización de heridas 

En investigaciones preliminares, el retinol palmitato redujo significativamente los síntomas rectales de la proctopatía por radiación, tal vez debido a efectos cicatrizantes. Se necesita más investigación para confirmar estos resultados.

C 

Artritis 

La evidencia disponible no avala la efectividad de la vitamina A (o productos combinados que contienen vitamina A) para el tratamiento de ninguna forma de artritis. Se necesita más investigación para confirmar estos resultados.

D 

Estimulo del crecimiento en la niñez 

La vitamina A es necesaria para el crecimiento y el desarrollo sano, por lo que debería estar asegurado el aporte dietético recomendado (ADR, RDA) particularmente en niños. En general, la evidencia disponible no ha demostrado cambios significativos del crecimiento en niños en relación con la altura y el peso por el consumo de vitamina A.

D 

VIH (HIV) (transmisión de madre a hijo) 

La evidencia general no avala el uso de la suplementación de vitamina A en mujeres embarazadas infectadas con VIH (HIV) para reducir la transmisión de madre a niño.

D 

Mortalidad infantil (suplementación materno posparto) 

En general, los estudios sugieren una carencia e efecto de la suplementación de vitamina A postnatal sobre la mortalidad infantil.

D 

Mortalidad infantil (suplementación materno durante el embarazo) 

En general, los estudios sugieren una falta de efecto de la suplementación de vitamina A prenatal sobre la mortalidad perinatal o neonatal.

D 

Infecciones de las vías respiratorias 

Es insuficiente la evidencia general para avalar la reducción de la incidencia de la neumonía o la mortalidad en niños sin sarampión.

D 

Cáncer (gastrointestinal; prevención) 

La evidencia general no solo sugiere que la vitamina A no reduce los índices de cáncer gástrico o lesiones gástricas precancerosas sino que también vincula la suplementación de vitamina A con un aumento de la mortalidad.

F 

 

*Clave para los grados: 

A: Evidencia científica sólida para este uso;
B:Evidencia científica buena para este uso;
C:Evidencia científica dudosa para este uso;
D:Evidencia científica aceptable contra este uso (podría no funcionar);
F:Evidencia científica sólida contra este uso (probablemente no funciona).

Tradición/Teoría 

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

Envejecimiento, SIDA (AIDS) (complemento), rinitis alérgica, autismo, quemaduras, cáncer (tratamiento), candidiasis, cataratas, cáncer de cuello uterino, sensibilidad química (protección contra contaminantes), enfermedades crónicas (prevención), conjuntivitis, enfermedad de Crohn, sordera, carencia (proteína), diabetes, diarrea, disentería (siguelosis), dismenorrea, eczema, epilepsia, enfermedad fibroquística de la mama, úlceras gástricas, glaucoma, rinitis polínica, dolor de cabeza (persistente), cardiopatía, carcinoma hepatocelular (quimioprevención), herpes (herpes labiales), hipertiroidismo, mejora del sistema inmune, mayor recuento de espermatozoides, infecciones (general, nasal), cálculos renales, liquen plano pigmentoso, menorragia (menstruación abundante), trastornos metabólicos (síndrome de Hurler), cáncer oral, enfermedades neurodegenerativas, suplemento nutricional, cáncer de páncreas, pancreatitis, enfermedad periodontal, pitiriasis roja pilar, síndrome premenstrual (SPM, PMS), psoriasis, trastornos respiratorios, quistes sebáceos, infecciones de los senos nasales, sinusitis, afecciones de la piel (enfermedad de Darier, ictiosis), sueño (regulador), afecciones del olfato, accidente cerebrovascular, quemadura del sol, acúfenos, tumores (neoplasia), úlceras (úlceras por estrés en pacientes hospitalizados gravemente enfermos), infección de las vías urinarias, atrofia vaginal, infecciones vaginales, vaginitis, enfermedades vasculares (prevención), mejora de la visión (miopía, visión borrosa), verrugas, infección por cándida.


Seguridad

La Administración de Drogas y Alimentos de EE.UU. (FDA) no regula las hierbas y suplementos de manera estricta. No hay garantías respecto a la potencia, pureza o seguridad de los productos, y los efectos podrían variar. Lea siempre las etiquetas del producto. Si usted padece de alguna afección, o si está tomando otras drogas, hierbas o suplementos, deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de iniciar una terapia nueva. Consulte con un proveedor médico de inmediato si sufre efectos secundarios.

Alergias

  • Evitar en individuos con hipersensibilidad o alergia conocida a la vitamina A o a cualquier componente de la fórmula.

Efectos secundarios y advertencias

  • La vitamina A se considera segura cuando se consume dentro del aporte dietético recomendado (ADR, RDA). Los adultos que ingieren comida fortificada con vitamina A, tales como productos lácteos de bajas calorías y muchas frutas y vegetales, generalmente no requieren suplementos o multivitaminas que contienen vitamina A.
  • Los efectos adversos de la vitamina A podrían incluir úlceras bucales, labios resquebrajados, brotes de psoriasis, uñas partidas, ojos adoloridos, descamación de la piel, pérdida del cabello, irritación de la piel, sequedad de la piel, dolor y enrojecimiento (análogos tópicos), además de diarrea, dispepsia, esteatosis (cambio graso), fibrosis perisinusoidal (en el hígado), hepatitis crónica, cirrosis, abultamiento temporal de la fontanela anterior, tos, fiebre, infección respiratoria y mayor riesgo de cáncer de pulmón, transmisión del VIH (HIV) (a través del amamantamiento) y mortalidad.
  • La toxicidad por vitamina A ó la hipervitaminosis A es rara en cualquier grupo poblacional. La toxicidad de la vitamina A puede ocurrir con tomas excesivas de vitamina A en períodos breves. Por lo tanto, la toxicidad puede ser aguda o crónica. Los síntomas de la toxicidad aguda (corto plazo) incluyen náuseas, dolor de cabeza, fatiga, pérdida del apetito, mareos, piel seca, descamación (pérdida de piel) y edema cerebral (inflamación del cerebro). Los síntomas de la toxicidad crónica (largo plazo) incluyen sequedad, comezón y resquebrajamiento de la piel; descamación; labios partidos; anorexia en ascenso; dolor de cabeza; cambios psiquiátricos; edema cerebral; dolor de huesos y coyunturas; osteoporosis y fractura de la pelvis. La toxicidad grave puede producir daño ocular, aumento de los niveles de calcio y daño hepático (en el hígado). En niños, los síntomas de la toxicidad incluyen irritabilidad, adormecimiento, mareo, delirio, coma, vómitos, diarrea, mayor presión intracraneal con fontanelas abultadas en bebés, dolor de cabeza, hinchazón del disco óptico (ojo), globos oculares protuberantes, trastornos visuales, y enrojecimiento y descamación de la piel.
  • Las personas con enfermedad hepática y alta ingesta de alcohol podrían estar en riesgo de hepatotoxicidad debido a la toma de la suplementación con vitamina A. La toxicidad por vitamina A podrían producir colestasis intrahepática, una afección en la cual la bilis no puede fluir desde el hígado hacia los intestinos. Se ha demostrado que el tratamiento con ácido ursodeoxicólico mejora notablemente los síntomas de la colestasis.
  • Usar con precaución en niños y bebés, dado que se ha demostrado que las altas dosis de vitamina A aumenta el riesgo de infección respiratoria en niños en edad preescolar y en bebés menores de un mes de edad.
  • Usar con precaución en combinación con secuestrantres del ácido biliar, aceite mineral, neomicina u orlistat, debido a la disminución de la absorción de la vitamina A.
  • Usar con precaución en combinación con anticonceptivos orales, debido a mayores niveles de vitamina A.
  • Usar con precaución en combinación con el alcohol o los agentes anticancerígenos, dado el aumento de posibles efectos adversos.
  • La vitamina A podría aumentar el riesgo de hemorragias. Evítela en pacientes con trastornos hemorrágicos o en aquellos que consumen medicamentos que podrían aumentar el riesgo de hemorragias.
  • Evitar en combinación con antibióticos del grupo de la tetraciclina, agentes hepatotóxicos o retinoides dado el riesgo del aumento de efectos tóxicos.
  • Evitar en pacientes con síndrome de absorción insuficiente de grasas, infecciones intestinales, desnutrición proteico-calórica grave, enfermedad hepática (hígado) o hiperlipoproteinemia de tipo V (un trastorno genético).
  • Los fumadores que consumen alcohol y betacaroteno podrían tener un mayor riesgo de cáncer de pulmón o enfermedad cardiovascular. Deberían evitarse las altas dosis de vitamina A y betacaroteno en pacientes con alto riesgo de cáncer de pulmón.
  • Evitar en individuos con hipersensibilidad o alergia conocida a la vitamina A o a cualquier componente de la fórmula.

Embarazo y lactancia

  • Solo deberían consumirse los aportes dietéticos recomendados de vitamina A dado que tanto el exceso como la carencia de vitamina A han sido asociados con anomalías congénitas. Las altas dosis excesivas de vitamina A han sido asociadas con malformaciones del sistema nervioso central.
  • La vitamina A se excreta en la leche materna humana. No se han definidos con claridad los beneficios o riesgos en bebés lactantes.

Interacciones

La mayoría de las hierbas y suplementos no se han probado completamente en cuando a la interacción con otras hierbas, suplementos, drogas o alimentos. Las interacciones que se señalan a continuación se basan en informes y publicaciones científicas, experimentos de laboratorio o uso tradicional. Siempre debe leer las etiquetas del producto. Si usted padece de alguna afección, o si está tomando otras drogas, hierbas o suplementos, deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de iniciar una terapia nueva.

Interacciones con drogas

  • La vitamina A podría aumentar el riesgo de hemorragias cuando se consume con medicamentos que aumentan el riesgo de hemorragias. Algunos ejemplos incluyen la aspirina, anticoagulantes (diluyentes de la sangre) como la warfarina (Coumadin®) o la heparina, antiagregante plaquetario como el clopidogrel (Plavix®) y medicamentos antiinflamatorios no esteroides como el ibuprofeno (Motrin®, Advil®) o el naproxeno (Naprosyn®, Aleve®).
  • La vitamina A podría interferir con la manera en que el cuerpo procesa ciertos medicamentos al usar el sistema de enzimas citocromo P450 del hígado. Como resultado, los niveles de estos medicamentos podrían elevarse o disminuir en la sangre, y los efectos podrían ser mayores o menores, o podría haber reacciones adversas potencialmente graves. Los pacientes que consumen medicamentos deberían verificar el prospecto y consultar con un profesional médico calificado, incluido un farmacéutico, sobre las posibles interacciones.
  • La colestiramina secuestrante del ácido biliar (Questran®) y el colestipol (Colestid) podrían disminuir la efectividad de la vitamina A mediante la reducción de la absorción de esta vitamina soluble en grasa.
  • La neomicina podría interferir con la absorción de la vitamina A, aunque no se ha encontrado que esta interacción sea clínicamente significativa.
  • Los anticonceptivos orales (píldoras de control de natalidad) podrían aumentar los niveles plasmáticos de la vitamina A.
  • La vitamina A podría reducir los índices de seroconversión del virus o vacuna contra la sarampión, lo que hace que la vacuna sea menos efectiva. Otras vacunas han sido mejoradas por la vitamina A, incluyendo la vacuna contra la Haemophilus influenzae tipo B y la vacuna contra la difteria. Se ha demostrado que otras vacunas no sufren el efecto de la suplementación de vitamina A. Estas incluyen la vacuna oral antipoliomielítica (OPV) y las vacunas contra el toxoide tetánico, la pertusis (tos ferina o tos convulsa) y la hepatitis B. La vitamina también podría alterar la respuesta inmunológica a la vacuna Bacille Calmette-Guérin (BCG); no obstante esta interacción no está clara.
  • Se ha informado que el aceite mineral reduce la absorción de todas las vitaminas solubles en grasa. Si se usa ocasionalmente, el efecto en los niveles de vitamina A no parece ser significativos.
  • El alcohol, particularmente el uso crónico, podría inducir a la carencia de vitamina A.
  • El orlistat (una droga contra la obesidad) disminuye la absorción de vitaminas solubles en grasa, a pesar de que los estudios indican que la vitamina A no se ve afectada por el orlistat tanto como son otras vitaminas solubles en grasa. No obstante, el fabricante de orlistat recomienda a todos los pacientes que tomen suplementos multivitamínicos que contienen todas las vitaminas solubles en grasa (incluidas las vitaminas A, D, E y K), a menos se indique lo contrario, y que las dosis se tomen con al menos dos horas de diferencia del orlistat.
  • Los pacientes que toman antibióticos del grupo de la tetraciclina, específicamente la minociclina (Minocin®), además de vitamina A tienen riesgo de desarrollar hipertensión intracraneal benigna (seudotumor cerebral), que puede ocurrir debido a la intoxicación con tetraciclinas y vitamina A. Por lo tanto, se deberían evitar las altas dosis de vitamina A en personas que toman tetraciclinas crómicas. Otros ejemplos de tetraciclinas incluyen la demeclociclina (Declomycin®) y la tetraciclina (Achromycin®).
  • Podría haber mayor toxicidad al combinar la vitamina A con la quimioterapia, los retinoides, o los agentes tóxicos al hígado.
  • La vitamina A podría mejorar el estado del hierro en las personas con carencia de hierro y vitamina A. No se informó ningún beneficio en personas sin carencia de vitamina A.
  • La vitamina A podría inhibir la absorción de la vitamina K; sin embargo este uso no ha estudiado en profundidad.
  • La vitamina A también podría interactuar con el ácido fólico, los análogos del folato, o el ácido valpróico.

Interacciones con hierbas y suplementos dietarios

  • La vitamina A podría aumentar el riesgo de hemorragias cuando se toma con hierbas o suplementos que aumentan el riesgo de hemorragia. Se han informado múltiples casos de hemorragias con el uso de Ginkgo biloba y menos casos con el uso del ajo y la palma enana americana. Muchos otros agentes podrían aumentar el riesgo de hemorragias, aunque esto no se ha comprobado en la mayoría de los casos.
  • La vitamina A podría interferir con la manera en que el cuerpo procesa ciertos hierbas o suplementos al usar el sistema de enzimas citocromo P450 del hígado. Como resultado, los niveles de otras hierbas o suplementos podrían elevarse o disminuir demasiado en la sangre. También podría alterar los efectos que otras hierbas o suplementos podrían tener en el sistema citocromo P450.
  • Los anticonceptivos orales (píldoras de control de natalidad) podrían aumentar los niveles plasmáticos de la vitamina A.
  • Podría haber mayor toxicidad al combinar la vitamina A con la quimioterapia, los retinoides, o los agentes tóxicos al hígado.
  • La vitamina A podría mejorar el estado del hierro en las personas con carencia de hierro y vitamina A. No se informó ningún beneficio en personas sin carencia de vitamina A.
  • La vitamina A podría inhibir la absorción de la vitamina K; sin embargo este uso no ha estudiado en profundidad
  • La pectina de la manzana, el algarrobo, el carragenano, la fibra, la goma guar, la celulosa microcristalina, los suplementos micronutrientes múltiples, el salvado de trigo y la vitamina E podrían incrementar los niveles de vitamina A en la sangre o la absorción de la vitamina A.
  • La carencia de zinc podría alterar el estado de la vitamina A; sin embargo no se conoce con certeza este mecanismo.
  • La vitamina A podría también interactuar con los antibacterianos, los agentes reductores de lípidos en la sangre, los agentes anticancerígenos, el ácido fólico y los estanoles y esteroles extraídos de las plantas.

Información Del Autor/Actualizatión

Referencias

Natural Standard desarrolló la información anterior con base en la evidencia mediante una revisión sistemática de todos los artículos científicos disponibles. Para obtener información completa acerca de terapias alternas y complementarias a nivel profesional, visite www.naturalstandard.com. Las referencias seleccionadas se indican a continuación.

  1. Becker P, Maurer B, Schirmacher P, et al. Vitamin A-induced cholestatic hepatitis: a case report. Z Gastroenterol 2007 Oct;45(10):1063-6.
  2. Bjelakovic G, Nikolova D, Simonetti RG, et al. Antioxidant supplements for preventing gastrointestinal cancers. Cochrane Database Syst Rev 2008 Jul 16;(3):CD004183.
  3. Block KI, Koch AC, Mead MN, et al. Impact of antioxidant supplementation on chemotherapeutic toxicity: a systematic review of the evidence from randomized controlled trials. Int J Cancer 2008 Sep 15;123(6):1227-39.
  4. Cooney TM, Johnson CS, Elner VM. Keratomalacia caused by psychiatric-induced dietary restrictions. Cornea 2007 Sep;26(8):995-7.
  5. Cox SE, Arthur P, Kirkwood BR, et al. Vitamin A supplementation increases ratios of proinflammatory to anti-inflammatory cytokine responses in pregnancy and lactation. Clin Exp Immunol 2006 Jun;144(3):392-400.
  6. Darboe MK, Thurnham DI, Morgan G, et al. Effectiveness of an early supplementation scheme of high-dose vitamin A versus standard WHO protocol in Gambian mothers and infants: a randomised controlled trial. Lancet 2007 Jun 23;369(9579):2088-96.
  7. Diness BR, Fisker AB, Roth A, et al. Effect of high-dose vitamin A supplementation on the immune response to Bacille Calmette-Guerin vaccine. Am J Clin Nutr 2007 Oct;86(4):1152-9.
  8. Kafi R, Kwak HS, Schumacher WE, et al. Improvement of naturally aged skin with vitamin A (retinol). Arch Dermatol 2007 May;143(5):606-12.
  9. Klemm RD, Labrique AB, Christian P, et al. Newborn vitamin A supplementation reduced infant mortality in rural Bangladesh. Pediatrics 2008 Jul;122(1):e242-50.
  10. Long KZ, Rosado JL, DuPont HL, et al. Supplementation with vitamin A reduces watery diarrhoea and respiratory infections in Mexican children. Br J Nutr 2007 Feb;97(2):337-43.
  11. Newton S, Owusu-Agyei S, Ampofo W, et al. Vitamin A supplementation enhances infants' immune responses to hepatitis B vaccine but does not affect responses to Haemophilus influenzae type b vaccine. J Nutr 2007 May;137(5):1272-7.
  12. Payne LG, Koski KG, Ortega-Barria E, et al. Benefit of vitamin A supplementation on ascaris reinfection is less evident in stunted children. J Nutr 2007 Jun;137(6):1455-9.
  13. Saltzman MD, King EC. Central physeal arrests as a manifestation of hypervitaminosis A. J Pediatr Orthop 2007 Apr-May;27(3):351-3.
  14. Swami HM, Thakur JS, Bhatia SP. Impact of mass supplementation of vitamin A. Indian J Pediatr. 2007 May;74(5):443-7.
  15. Tielsch JM, Rahmathullah L, Katz J, et al. Maternal night blindness during pregnancy is associated with low birthweight, morbidity, and poor growth in South India J Nutr 2008 Apr;138(4):787-92.

Natural Standard Monograph (www.naturalstandard.com). Copyright © 2013 Natural Standard Inc. Se prohíbe la distribución o reproducción comercial.

La información en esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, y está diseñada para ayudar a los usuarios a aclarar sus inquietudes de salud. La información está basada en la revisión de datos de investigación científica, patrones históricos de práctica y experiencia clínica. Esta información no se debe interpretar como un consejo médico especifico. Los usuarios deben consultar con un proveedor médico calificado para preguntas específicas respecto a terapias, diagnósticos y/o enfermedades, antes de tomar decisiones acerca de una terapia.

previous  Traditional Chinese medicine 
Vitamina B6  next