• Above all, we make a difference.
  • Soja

     

    Natural Standard Monograph, Copyright © 2014 (www.naturalstandard.com). La información en esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, y está diseñada para ayudar a los usuarios a aclarar sus inquietudes de salud. La información está basada en la revisión de datos de investigación científica, patrones históricos de práctica y experiencia clínica. Esta información no se debe interpretar como un consejo médico especifico. Los usuarios deben consultar con un proveedor médico calificado para preguntas específicas respecto a terapias, diagnósticos y/o enfermedades, antes de tomar decisiones acerca de una terapia.

    Términos Relacionados

    • Abalone®, beta-conglycinin, péptidos bioactivos, inhibidor Bowman-Birk (BBI), coumestrol, daidzein, daizuga-cha (japonés), salsa de soja oscura, proteína dietética de soya, edamame, equol, Fabaceae (familia), flavonoides, leche de soja fortificada, fríjol de soya, proteínas funcionales, genisteína, genistin, Glycine max, frijol grande, haba soja, proteína hidrolizada de soja, isoflavona, isoflavonas, isoflavonoide, Isomil®, kuromame-cha (japonés), kuromame-cha Oro (Japonés), kuromame-leche de soja (japonés), lecitina, legumbre, lignanos, margarina, miso, Mull-Soy®, natto, Nursoy®, okara, fosfatidilserina, fitato, fitoestrógeno, estrógeno de planta, PtdSer, S-PtdSer, shoyu, polisacáridos de shoyu, soja, sojabohne, soya, alimentos basados en soya, proteína de soya, salsa de soya, grano de soja, pasta de cebada-soya, aceite de soya, leche de soja, fibra de soja, harina de soja, comida de soja, isoflavonas de soja, lecitina de soya, leche de soya, las nueces de soja, aceite de soja, complejo de fosfatidilcolina de soja (BID 1016), fosfatidilinositol de soja (PI), producto de soja, proteína de soja, aislado de proteínas de soja, salsa de soja, Supro®, Ta-tou, tempeh, proteína texturizada vegetal, tofu, yuba.

    Historia

    • La soja es una planta subtropical nativa de Asia Sudoriental. Este miembro de la familia de los guisantes (Fabáceas) crece entre uno y cinco pies de altura y forma racimos de tres a cinco vainas con dos a cuatro granos. La soja ha sido uno de los alimentos básicos de los países asiáticos por al menos 5,000 años. Durante la dinastía Chou, en China (1134-246 B.C.), se descubrieron técnicas de fermentación que permitieron que la soja se preparara de maneras más digestibles, tales como tempeh, miso y salsa de soja tamari. El tofú se inventó en la China en el Siglo II.
    • La soja fue introducida en Europa en el siglo XVIII y en Estados Unidos en el siglo XIX. El cultivo del frijol de soja comenzó a gran escala en Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial. En la actualidad, los agricultores del Medio Oeste de Estados Unidos producen alrededor de la mitad del abastecimiento de soja del mundo.
    • La soja contiene proteínas, isoflavonas, y fibra, todos los cuales se cree que se benefician la salud. Soja es una fuente excelente de proteínas dietéticas, incluyendo todos los aminoácidos esenciales. Soja también es una fuente de lecitina o fosfolípido. Isoflavonas de soya y la lecitina se han estudiado científicamente para numerosas condiciones de salud. Se cree que isoflavonas como genisteína tienen efectos similares a los estrógenos en el cuerpo y, como resultado, a veces se llaman "fitoestrógenos."
    • Fuentes comunes de isoflavonas de soja incluyen soja asada, soja verde, harina de soja, tempeh, tofu, yogur de tofu, perros calientes de soja, miso, mantequilla de soja, mantequilla de nuez de soja, helado de soja, leche de soja, yogur de soja, tofu pups®, queso de soja, seitán, y fideos de soja. Harina de soja se encuentra en embutidos españoles (chorizo, Salchichón, mortadela, y jamón cocido), rosquillas, y cubos de caldo. Aunque comida de soja procesada (por ejemplo, hamburguesas vegetales, tofu pups®, entradas de cena sin carne, medallones sin pollo, "helados" de soja y barritas energéticas) usualmente son alta en proteína, típicamente tienen niveles más bajos de isoflavonas.
    • Proteína de soja también ha sido investigado para beneficios en términos de otros factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares, la reducción de los síntomas de la menopausia, pérdida de peso, artritis, la función cerebral, y mejorar de la actuación de ejercicio. Dietéticos de soja pueden disminuir el riesgo de cáncer de mama en mujeres y cáncer de próstata en los hombres, así como otros tipos de cáncer. En general, la evidencia de apoyo es limitada para la utilización de los fitoestrógenos como tratamientos para la menopausia, las enfermedades cardiovasculares, la osteoporosis (debilidad de la masa ósea), y el cáncer. El uso de fórmula de soja se ha investigado en el tratamiento de la diarrea en los lactantes y es una alternativa efectiva y segura a fórmula de leche de vaca en la mayoría de los niños. Debido a los estudios limitados en humanos, actualmente no hay suficiente evidencia para recomendar a favor o en contra del uso de la soja para la reducción de peso.

    Evidencia Científica

     

    Usos 

    Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

    Grado* 

    Fuente dietética de proteína 

    Los productos de soja como el tofú tienen un alto contenido de proteínas y son una fuente aceptable de proteínas en la alimentación.

    A 

    Colesterol alto 

    Numerosos estudios realizados en seres humanos informan que el añadido de proteína de soja a la alimentación puede reducir moderadamente los niveles de colesterol total en sangre y las lipoproteínas de baja densidad (el colesterol "malo"). También puede haber pequeñas reducciones de triglicéridos, pero las lipoproteínas de alta densidad (el colesterol "bueno") se alteran en algunos, pero no todos, los estudios.Algunos científicos han propuesto que componentes específicos de la soja, como las isoflavonas genisteína y daidzeína pueden ser responsables de las propiedades reductoras del colesterol de la soja. Sin embargo, ello no ha quedado demostrado claramente en la investigación y sigue siendo polémico. No se sabe si los productos que contienen isoflavonas de soja aislados tienen los mismos efectos que el consumo regular de proteínas de soja en la alimentación.No se ha demostrado que la proteína de soja en la alimentación afecte los desenlaces cardiovasculares a largo plazo, como los infartos de miocardio o los accidentes cerebrovasculares.

    A 

    Diarrea (aguda) en infantes y niños pequeños 

    Muchos estudios indican que los lactantes y los niños pequeños (de 2 a 36 meses de edad) alimentados con leche de fórmula de soja tienen menos movimientos del intestino por día y menos días en que tienen diarrea. Esta investigación indica que la leche de fórmula de soja puede ser más beneficiosa que otros tipos de leche de fórmula, incluyendo las hechas a base de leche de vaca. El añadido de fibras de soja a la leche de fórmula de soja puede incrementar su efectividad. Investigaciones de alta calidad son necesarias para hacer una recomendación firme.Se aconseja a los padres que hablen con un profesional de la salud cualificado si los lactantes tienen diarrea prolongada, se deshidratan, muestran signos de infección, como fiebre, o tienen sangre en las heces. Se debe consultar a un profesional de la salud sobre las recomendaciones actualizadas relativas a la alimentación de los lactantes y para que sugiera leches artificiales a largo plazo con valor nutritivo adecuado.

    B 

    Alergias (prevención de alergias a los alimentos) 

    Fórmulas de soja son utilizados comúnmente por los niños con sensibilidad a las fórmulas a base de la leche. En la actualidad existe poca evidencia para apoyar el uso de fórmulas de soja para la prevención de las alergias a los alimentos. Se necesitan más investigaciones en esta área.

    C 

    Antioxidante 

    Hay evidencia que apoya el uso de soja para aumentar el status antioxidante en humanos. En general, dietas altas en alimentos de plantas pueden ofrecer beneficios antioxidantes. Más estudios son necesarios en este ámbito antes de hacer recomendaciones.

    C 

    Intestino / trastornos intestinales 

    El efecto de la soja en lesiones úlceras erosivas del tracto digestivo ha sido examinado en el estudio limitado. En general, los efectos de los productos de soja parecen beneficiosos. Se requiere más estudio antes de ofrecer las recomendaciones.

    C 

    Cáncer (prevención y tratamiento) 

    En varios estudios grandes de población, se han preguntado a gente sobre sus hábitos de alimentación y se han informado vínculos entre el mayor consumo de soja (como en forma de tofú) y una reducción del riesgo de contraer de tipos variados de cáncer, incluyendo el cáncer de seno, próstata, y colon. Sin embargo, otras investigaciones indican que la soja no tiene este efecto. Hasta que haya mejor investigación disponible, no está claro si la soja en la alimentación o los suplementos de isoflavonas de soja aumentan o reducen el riesgo de contraer estos cánceres.

    C 

    Enfermedad cardiovascular 

    No se ha demostrado que la proteína de soja en la alimentación afecte desenlaces cardiovasculares a largo plazo, como infartos de miocardio o accidentes cerebrovasculares. La investigación sí sugiere efectos de reducción del colesterol de la soja en la alimentación, lo que en teoría puede reducir el riesgo de problemas cardiacos. La soja también se ha estudiado por sus propiedades de reducir la presión de la sangre y el azúcar en sangre en personas con diabetes tipo 2, si bien las pruebas no son definitivas al respecto. En mujeres con isquemia cardíaca sospechada, un alto nivel de la isoflavona de soja genisteína se ha asociado con problemas de vasos sanguíneos. Se requiere más investigación antes de poder ofrecer recomendaciones firmes.

    C 

    Función cognitiva 

    Aún no es claro si la suplementación con isoflavonas de soja en mujeres postmenopáusicas puede mejorar la función cognitiva, debido a que los resultados de los estudios son conflictivos.

    C 

    Enfermedad de Crohn's 

    Debido a la limitada investigación en seres humanos, no hay pruebas suficientes como para hacer recomendaciones a favor o en contra del uso de la soja para prevenir la enfermedad de Crohn. Es necesario contar con más investigación antes de poder hacer una recomendación.

    C 

    Dolor cíclico de seno 

    Se ha especulado que la presencia de "fitoestrógenos" (compuestos de plantas con propiedades débiles similares a las del estrógeno) en la soja, tales como isoflavonas, puede ser beneficiosa para mujeres premenopáusicas con dolor cíclico en los senos. Sin embargo, debido a que los estudios en seres humanos han sido limitados, no hay pruebas suficientes como para hacer recomendaciones a favor o en contra del uso de proteína de soja en la alimentación como terapia para esta afección.

    C 

    Diabetes 

    Varios estudios pequeños han examinado los efectos de los productos de soja en los niveles del azúcar en la sangre de personas con diabetes tipo 2 ("adulto-inicio"). Los resultados son mixtos, con algunas investigaciones mostrando una disminución de los niveles del azúcar en la sangre y otros ensayos observando una falta de efectos. En general, los estudios en esta área no están bien diseñados o informados y se necesita información mejor.

    C 

    Mejora de la actuación física 

    Proteína de soja ha sido investigada como una fuente de proteínas con potencial de beneficio en el ejercicio de rendimiento. En general, los resultados de la investigación sugieren que la proteína de soja es mejor que ninguna proteína, pero es improbable que sea superior a otras fuentes de proteína. Más investigaciones son necesarias en esta área.

    C 

    Cálculos biliares (colelitiasis) 

    Debido a que los estudios en seres humanos han sido limitados, no hay pruebas suficientes como para poder hacer recomendaciones a favor o en contra del uso de la soja como terapia para la colelitiasis. Es necesario contar con más investigación para poder hacer una recomendación firme.

    C 

    Motilidad gastrointestinal 

    En los estudios disponibles, la adición de polisacárido de soja a dietas no regulares aumentó el contenido de humedad de las heces y la disminución del número de deposiciones líquidas. No está claro si polisacárido de soja sería superior a otras fuentes de fibra para esta condición.

    C 

    Presión arterial alta 

    Existe limitada evidencia en los efectos de la ingesta alimenticia de soja en relación a la presión arterial. Algunas investigaciones indican que la sustitución de nueces de soja con proteína que no contenga soja puede ayudar a mejorar la presión arterial. Se requieren estudios adicionales a fin de ofrecer recomendaciones firmes.

    C 

    Cólico infantil 

    Actualmente hay una falta de evidencia científica para recomendar a favor o en contra del uso de la fórmula de soja para bebés quisquillosos y el gas en los bebés lactantes con alergia a la leche de vaca más de una fórmula de leche de vaca con proteínas parcialmente hidrolizadas.

    C 

    Inflamación 

    Existe actualmente una falta de evidencia científica para recomendar a favor o en contra del uso de proteína de soja en la inflamación asociada a hemodiálisis (eliminación de los productos desechados de la sangre).

    C 

    Anemia por deficiencia de hierro 

    Actualmente hay una falta de pruebas suficientes para recomendar a favor o en contra del uso de la fórmula basada en soja en el tratamiento de la anemia por deficiencia de hierro en los niños.

    C 

    Enfermedad del riñón (insuficiencia renal crónica, síndrome nefrótico, proteinuria) 

    Debido a estudios limitados en humanos, no hay evidencia suficiente para recomendar a favor o en contra del uso de la soja en el tratamiento de enfermedades renales, tales como el síndrome nefrótico. Las personas con enfermedad renal deben hablar con sus proveedores de salud sobre las cantidades recomendadas de proteínas de la dieta, porque la soja es un alimento de alta proteína.

    C 

    Síntomas de menopausia 

    En general, la evidencia indica que los productos de soja que contienen isoflavonas pueden ayudar a la reducción de los síntomas de la menopausia, tales como oleadas de calor. Más estudios son necesarios para confirmar este uso.

    C 

    Migraña menstrual 

    Una combinación de fitoestrógenos puede ayudar a prevenir los ataques de migraña menstrual. Para poder hacer una recomendación firme es necesario contar con más investigación.

    C 

    Síndrome metabólico 

    El tratamiento con proteína de soja y nueces de soja fue evaluado en pacientes con síndrome metabólico y se encontraron beneficios en términos de los lípidos plasmáticos en pacientes que consumen nueces de soja como parte de la dieta DASH (Enfoques Dietéticos para Detener la Hipertensión). Más investigaciones son necesarias en esta área en términos de la administración de suplementos de proteína de soja.

    C 

    Obesidad, reducción de peso 

    Algunos estudios indican que para la reducción de peso, la soja puede ser tan efectiva como la leche descremada y mucho más efectiva que una dieta baja en calorías considerada individualmente. Otra investigación reporta resultados conflictivos, por lo cual es necesario contar con mayor investigación antes de ofrecer recomendaciones firmes.

    C 

    Osteoartritis 

    La osteoartritis es una forma de artritis causada por la ruptura de cartílago. Las primeras investigaciones sugieren que la ingestión de proteína de soja podría estar asociada con una reducción de los síntomas de la osteoartritis.

    C 

    Osteoporosis 

    Se ha especulado que los "fitoestrógenos" en la soja, tales como isoflavonas, pueden aumentar la densidad mineral ósea en mujeres postmenopáusicas y reducir el riesgo de fracturas. Sin embargo, se requiere investigación adicional antes de ofrecer recomendaciones.

    C 

    Calidad de la vida 

    El efecto de la soja en la calidad de la vida ha sido estudiado en investigaciones limitadas. Más estudios son necesarios antes de ofrecer recomendaciones.

    C 

    Artritis reumatoide 

    En la actualidad no existe evidencia suficiente para recomendar a favor o en contra del uso de la soja como un tratamiento para la artritis reumatoide.

    C 

    Envejecimiento de la piel 

    No está claro aún si los aglicones, una forma de isoflavonas de soja, pueden mejorar el envejecimiento de la piel de mujeres de mediana edad, cuando se ingieren por vía oral. Se requiere investigación adicional.

    C 

    Daño en la piel causado por el sol 

    Una crema humectante de soja puede mejorar los signos de daño solar, tales como decoloración, manchas, falta de brillo, formación de líneas finas o la textura general de la piel. Sin embargo, se requiere investigación adicional debido a que la crema contiene ingredientes adicionales a la soja.

    C 

    Lesión de la médula espinal 

    Proteína de suero ha sido utilizada tradicionalmente como fuente de proteínas para aumentar la fuerza corporal. Estudios disponibles limitados investigaron si la proteína de soja podría ser utilizada para aumentar el rendimiento deambulación en pacientes con lesión medular incompleta. Actualmente no hay evidencia suficiente para recomendar a favor o en contra del uso de la soja como un tratamiento para aumentar la resistencia en individuos con lesiones de la médula espinal.

    C 

    Trastorno de tiroides 

    La evidencia preliminar indica que los suplementos de soja no afectan el funcionamiento de la tiroides; se requiere investigación adicional.

    C 

    Tuberculosis 

    Se ha indicado que la soja puede ser benéfica para el tratamiento de la tuberculosis cuando se toma junto con medicamentos estándares. De acuerdo con la investigación preliminar, la soja puede mejorar el proceso de desintoxicación, beneficiar al hígado, disminuir el daño celular y las inflamaciones. Por lo tanto, los suplementos de soja pueden permitir que los pacientes tomen dosis más altas de los medicamentos antimicrobianos que se utilizan en el tratamiento de la tuberculosis.

    C 

    El aumento de peso (bebés) 

    En el estudio limitado, el destete de lactantes con alergia a la leche de vaca a una fórmula basada en soja resultó en una reducción de peso para la edad, en comparación con las fórmulas que contienen proteínas hidrolizadas (desglosadas). Es necesario realizar más investigaciones en este ámbito.

    C 

     

    *Clave para los grados: 

    A: Evidencia científica sólida para este uso;
    B:Evidencia científica buena para este uso;
    C:Evidencia científica dudosa para este uso;
    D:Evidencia científica aceptable contra este uso (podría no funcionar);
    F:Evidencia científica sólida contra este uso (probablemente no funciona).

    Tradición/Teoría 

    Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

    La enfermedad de Alzheimer, anorexia, anti-envejecimiento, antifúngicos, la artritis, la aterosclerosis (endurecimiento de las arterias), trastorno de déficit de atención con hiperactividad (TDAH), hiperplasia benigna de próstata, la densidad ósea, fracturas óseas, agrandamiento de los senos, colitis, estreñimiento, fibrosis quística, la diabetes neuropatía, prevención de caídas, fiebre, crecimiento, dolor de cabeza, hepatitis (crónica), función inmunológica, mejora de los resultados de salud (en general), infertilidad, repelente de insectos, kwashiorkor, desnutrición, melasma (decoloración de la piel), mejora la memoria, hemorragias nasales (crónicas), osteosarcoma, síndrome de ovario poliquístico, problemas respiratorios (tos, flema), enfermedades de la piel, trombosis (coagulación de la sangre), vaginitis, vasorregulador, cicatrización de la herida.


    Seguridad

    La Administración de Drogas y Alimentos de EE.UU. (FDA) no regula las hierbas y suplementos de manera estricta. No hay garantías respecto a la potencia, pureza o seguridad de los productos, y los efectos podrían variar. Lea siempre las etiquetas del producto. Si usted padece de alguna afección, o si está tomando otras drogas, hierbas o suplementos, deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de iniciar una terapia nueva. Consulte con un proveedor médico de inmediato si sufre efectos secundarios.

    Alergias

    • La soja puede actuar como un alergeno similar a la leche, los huevos, el maní, el pescado y el trigo. Los síntomas de reacción alérgica pueden variar desde la nariz goteante, hasta una caída súbita en la presión arterial.

    Efectos secundarios y advertencias

    • La soja ha sido uno de los alimentos básicos de la población de muchos países por más de 5,000 años y no parece que sea tóxica a largo plazo. Se han informado efectos secundarios leves en lactantes, niños y adultos, aparte de reacciones alérgicas.
    • La proteína de soja tomada por boca se ha vinculado a problemas estomacales e intestinales, como hinchazón, náuseas y estreñimiento. Los cambios en la calidad de las heces se han notificado. Menos comúnmente se han informado efectos intestinales más serios en bebés alimentados con leche de fórmula de proteínas de soja, incluyendo vómitos, diarrea, problemas de crecimiento y daño a y hemorragias en las paredes intestinales. Las personas a quienes la leche de vaca causa irritación intestinal (colitis) también pueden reaccionar a la leche de fórmula de soja.
    • Según informes de casos en seres humanos y de investigación en animales, la soja puede afectar la hormona tiroides en infantes. Existen informes muy poco frecuentes de bocio (cuello abultado a causa del aumento de la tiroides). Los niveles hormonales vuelven a la normalidad cuando se deja de dar soja. Los lactantes alimentados con leche de fórmula de soja o de leche de vaca también pueden tener un mayor índice de eczema atópico que los lactantes alimentados con leche materna.
    • Se ha informado de jaquecas agudas con el uso de un producto de isoflavonas de soja. Según investigación realizada en animales, comer regularmente frijoles de soja crudos o harina o polvo de proteínas de soja provenientes de frijoles crudos, sin tostar o sin fermentar, puede dañar el páncreas.
    • A menudo se recomienda que los pacientes con cánceres sensibles a las hormonas, como los de seno, ovárico y uterino, no consuman soja por sus posibles efectos similares a los del estrógeno (que teóricamente puede estimular el crecimiento de tumores). Teóricamente, otros trastornos sensibles a las hormonas, como la endometriosis, también pueden empeorar. Los estudios de laboratorio no han dejado claro si las isoflavonas estimulan o bloquean los efectos del estrógeno, o ambos (actuando como "receptores agonistas/antagonistas"). Hasta que haya más investigación disponible, los pacientes con esos trastornos deben ser cuidadosos y hablar con un profesional de la salud cualificado antes de emplearlos.
    • No se sabe si la soja o las isoflavonas de la soja tienen los mismos efectos de los estrógenos, tales como un mayor riesgo de coágulos de sangre. Estudios preliminares sugieren que las isoflavonas de la soja, a diferencia de los estrógenos, no causan que el endometrio (el recubrimiento del útero) aumente de grosor.
    • Se informó un caso de raquitismo por deficiencia de vitamina D en un lactante alimentado con leche de soja no diseñada específicamente para lactantes. Los pacientes deben consultar a un profesional de la salud cualificado sobre las recomendaciones actualizadas relativas a la lactancia y al empleo de leches de fórmula con valores nutritivos adecuados.

    Embarazo y lactancia

    • Tradicionalmente se ha considerado que la soja como parte de la alimentación normal no es peligrosa durante el embarazo y la lactancia, si bien la investigación es limitada en esos ámbitos. Los efectos en seres humanos de las dosis elevadas de soja o de isoflavonas de soja no están claros y, por ende, no se recomiendan.
    • Estudios recientes demuestran que las isoflavonas, que pueden tener propiedades similares a las del estrógeno, se transfieren de madres a lactantes mediante la leche materna. Dosis elevadas de isoflavonas dadas a animales preñadas resultaron en tumores y cambios reproductivos en las crías, pero ello no se ha estudiado en seres humanos.
    • En un estudio realizado en seres humanos, bebés de sexo masculino nacidos de mujeres que ingirieron leche de soja o productos de soja durante el embarazo tuvieron más hipospadias (un defecto de nacimiento en el que el meato urinario, la abertura por donde pasa la orina, está situado anormalmente en la parte de abajo del pene). Sin embargo, otros estudios realizados en seres humanos y en animales que examinaron a mujeres y varones que de bebés fueron alimentados con leche de fórmula de soja no indicaron anomalías en el crecimiento, la circunferencia de la cabeza, la estatura, el peso, el inicio de la pubertad, la menstruación o la capacidad reproductiva.
    • Investigación realizada en niños durante el primer año de vida halló que la sustitución de la leche de fórmula de soja por leche de vaca puede estar vinculada a una reducción significativa de la densidad mineral ósea. Los padres que consideren el uso de leche de fórmula de soja deben hablar con un profesional de la salud cualificado para asegurar que la leche de fórmula contenga las vitaminas y los minerales apropiados.

    Interacciones

    La mayoría de las hierbas y suplementos no se han probado completamente en cuando a la interacción con otras hierbas, suplementos, drogas o alimentos. Las interacciones que se señalan a continuación se basan en informes y publicaciones científicas, experimentos de laboratorio o uso tradicional. Siempre debe leer las etiquetas del producto. Si usted padece de alguna afección, o si está tomando otras drogas, hierbas o suplementos, deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de iniciar una terapia nueva.

    Interacciones con drogas

    • La soja contiene "fitoestrógenos" (compuestos de plantas con propiedades débiles similares a las del estrógeno), tales como las isoflavonas. Aún no es claro si las isoflavonas estimulan o bloquean los efectos del estrógeno, o ambos (actuando como "receptor agonista/antagonista"). No se sabe si tomar suplementos de soja o de isoflavonas de soja aumenta o reduce los efectos del estrógeno en el cuerpo, como el riesgo de tener coágulos de sangre. No está claro si la soja altera la efectividad de los anticonceptivos orales que contienen estrógeno.
    • Se desconocen los efectos de los fitoestrógenos de la soja sobre los efectos contra tumores de los moduladores selectivos de receptores de estrógeno, como el tamoxifén. Los efectos de los inhibidores de la aromatasa, tales como anastrozole (Arimidex®), exemestane (Aromasin®) o letrozole (Femara®) se pueden reducir. Debido a las posibles propiedades similares a las del estrógeno de la soja, las personas que reciben estos fármacos deben consultar a su oncólogo antes de consumir soja en cantidades mayores que las que se encuentran normalmente en la alimentación.
    • La proteína de soja puede interactuar con la warfarina (Coumadina®), si bien esta posible interacción no está bien caracterizada. Los pacientes que estén tomando warfarina deben consultar a un medico o un farmacéutico antes de tomar suplementos de soja.
    • Genisteína, uno de los componentes principales de la soja, pueden alterar la manera en que algunas drogas se desglosan en el hígado.
    • Soja también puede interactuar potencialmente con agentes tomados para la diabetes, diarrea, presión arterial alta, colesterol alto, obesidad, o los trastornos cardiovasculares. En teoría, los diversos tipos de soya pueden interactuar con los antibióticos, diuréticos, sales de hierro, inmunosupresores, u hormonas tiroideas. Hay una falta de datos humanos concluyentes para estas interacciones. Los pacientes se aconseja consultar con un profesional de salud cualificado, incluido un farmacéutico.

    Interacciones con hierbas y suplementos dietéticos

    • Los efectos de la proteína o la harina de soja sobre la absorción del hierro no están claros. Estudios realizados en la década de los 1980 indicaron una reducción de la absorción del hierro, si bien investigación más reciente no notó ya sea ningún efecto o una mayor absorción de hierro en personas que consumían soja. Las personas que emplean suplementos de hierro y productos de soja deben solicitar a un profesional de la salud que dé seguimiento a sus niveles de hierro en sangre. También pueden alterarse los niveles de calcio y fosfatos.
    • Algunos expertos creen que puede haber una interacción entre el extracto de soja y el Panax ginseng, pero esta posible interacción no está bien caracterizada.
    • Aparentemente los prebióticos (azúcares complejos) no tienen efecto en la manera como el cuerpo absorbe la soja; aún no está claro si los probióticos (los cuales se encuentran comúnmente en productos lácteos cultivados tales como el yogur) afectan la absorción de la soja.
    • Soja también puede interactuar con hierbas o suplementos tomadas para el cáncer, diabetes, diarrea, presión arterial alta, colesterol alto, obesidad, o trastornos cardiovasculares. En teoría, los diversos tipos de soja pueden interactuar con agentes antibacterianos, antioxidantes, anticoagulantes, diuréticos, inmunomoduladores, fitoestrógenos, o las hormonas tiroideas. Hay una falta de datos humanos concluyentes para estas interacciones. Los pacientes deben consultar con un profesional de salud cualificado, incluido un farmacéutico.
    • Soja se ha estudiado junto con alimentos diversos, hierbas y suplementos, tales como el aguacate, el beta-sitosterol, cohosh negro, aminoácidos de cadena ramificada, té verde, lecitina, licopeno, magnesio, extracto de corteza de magnolia, avena, algas marinas, espirulina y tomates. Hay una falta de evidencia científica suficiente para hacer una conclusión firme acerca de los efectos cuando se toman juntos.
    • Teóricamente, la proteína de soja puede inhibir la absorción de fosfato y calcio, y aumentar la absorción de manganeso. Soja también puede reducir los niveles de zinc y selenio en la sangre. Nueces de soja pueden reducir los niveles de azúcar en la sangre, pero la magnitud de este efecto es incierta. Genisteína, uno de los componentes principales de la soja, pueden alterar la manera en que algunas hierbas y suplementos se desglosan en el hígado.

    Información Del Autor/Actualizatión

    • Esta información está basada en una monografía a nivel profesional editada y revisada por colaboradores del Natural Standard Research Collaboration (www.naturalstandard.com).

    Referencias

    Natural Standard desarrolló la información anterior con base en la evidencia mediante una revisión sistemática de todos los artículos científicos disponibles. Para obtener información completa acerca de terapias alternas y complementarias a nivel profesional, visite www.naturalstandard.com. Las referencias seleccionadas se indican a continuación.

    1. Allison DB, Gadbury G, Schwartz LG, et al. A novel soy-based meal replacement formula for weight loss among obese individuals: a randomized controlled clinical trial. Eur J Clin Nutr 2003;57(4):514-522.
    2. Berseth CL, Johnston WH, Stolz SI, et al. Clinical response to 2 commonly used switch formulas occurs within 1 day. Clin Pediatr (Phila) 2009;48(1):58-65.
    3. Campbell CG, Brown BD, Dufner D, et al. Effects of soy or milk protein during a high-fat feeding challenge on oxidative stress, inflammation, and lipids in healthy men. Lipids 2006 Mar;41(3):257-65.
    4. Fournier LR, Ryan Borchers TA, Robison LM, et al. The effects of soy milk and isoflavone supplements on cognitive performance in healthy, postmenopausal women. J Nutr Health Aging. 2007 Mar-Apr;11(2):155-64.
    5. Gasteyger C, Larsen TM, Vercruysse F, et al. Effect of a dietary-induced weight loss on liver enzymes in obese subjects. Am J Clin Nutr 2008;87(5):1141-1147.
    6. Izumi T, Saito M, Obata A, et al. Oral intake of soy isoflavone aglycone improves the aged skin of adult women. J Nutr Sci Vitaminol (Tokyo) 2007 Feb;53(1):57-62.
    7. Hooper L, Kroon PA, Rimm EB, et al. Flavonoids, flavonoid-rich foods, and cardiovascular risk: a meta-analysis of randomized controlled trials. Am J Clin Nutr 2008;88(1):38-50.
    8. Kerstetter JE, Wall DE, O'Brien KO, et al. Meat and soy protein affect calcium homeostasis in healthy women. J Nutr 2006 Jul;136(7):1890-5.
    9. Koo WW, Hammami M, Margeson DP, et al. Reduced bone mineralization in infants fed palm olein-containing formula: a randomized, double-blinded, prospective trial. Pediatrics 2003;111(5 Pt 1):1017-1023.
    10. Kreijkamp-Kaspers S, Kok L, Grobbee DE, et al. Effect of soy protein containing isoflavones on cognitive function, bone mineral density, and plasma lipids in postmenopausal women: a randomized controlled trial. JAMA 2004;292(1):65-74.
    11. Lichtenstein GR, Deren JJ, Katz S, et al. Bowman-Birk inhibitor concentrate: a novel therapeutic agent for patients with active ulcerative colitis. Dig Dis Sci 2008;53(1):175-180.
    12. MacGregor CA, Canney PA, Patterson G, et al. A randomised double-blind controlled trial of oral soy supplements versus placebo for treatment of menopausal symptoms in patients with early breast cancer. Eur J Cancer 2005;41(5):708-714.
    13. Nelson HD, Vesco KK, Haney E, et al. Nonhormonal therapies for menopausal hot flashes: systematic review and meta-analysis. JAMA 2006 May 3;295(17):2057-71.
    14. Romualdi D, Costantini B, Campagna G, et al. Is there a role for soy isoflavones in the therapeutic approach to polycystic ovary syndrome? Results from a pilot study. Fertil Steril 2008;90(5):1826-1833.
    15. Tice JA, Ettinger B, Ensrud K, et al. Phytoestrogen supplements for the treatment of hot flashes: the Isoflavone Clover Extract (ICE) Study: a randomized controlled trial. JAMA 2003;290(2):207-214.

    Natural Standard Monograph (www.naturalstandard.com). Copyright © 2014 Natural Standard Inc. Se prohíbe la distribución o reproducción comercial.

    La información en esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, y está diseñada para ayudar a los usuarios a aclarar sus inquietudes de salud. La información está basada en la revisión de datos de investigación científica, patrones históricos de práctica y experiencia clínica. Esta información no se debe interpretar como un consejo médico especifico. Los usuarios deben consultar con un proveedor médico calificado para preguntas específicas respecto a terapias, diagnósticos y/o enfermedades, antes de tomar decisiones acerca de una terapia.

    previous  Sicoterapia 
    Sulfato de hidrazina  next