Susan G Komen  
I've Been Diagnosed With Breast Cancer Someone I Know Was Diagnosed Share Your Story Join Us And Stay Informed Donate To End Breast Cancer
Home > Espanol > Terapias Complementarias > Probióticos

  


Probióticos

 

Natural Standard Monograph, Copyright © 2014 (www.naturalstandard.com). La información en esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, y está diseñada para ayudar a los usuarios a aclarar sus inquietudes de salud. La información está basada en la revisión de datos de investigación científica, patrones históricos de práctica y experiencia clínica. Esta información no se debe interpretar como un consejo médico especifico. Los usuarios deben consultar con un proveedor médico calificado para preguntas específicas respecto a terapias, diagnósticos y/o enfermedades, antes de tomar decisiones acerca de una terapia.

Términos Relacionados

  • Yogur AB, acidófilo, leche con acidófilo, antibiófilo, Bacillus, bifidobacterias, Bifidobacterium animalis ssp. lactis (BB-12), Bifidobacterium DN-173 010, Enterococcus, Enterococcus faecium M-74, Escherichia, leche de soya fermentada, flora, fructo-oligosacáridos (FOS), Helicobacter pylori, leche con L. acidophilus, yogur con L. acidophilus, bacteria de ácido láctico, lacto bacillus, Lactobacilaceae (familia), lactobacilos, Lactobacillus, Lactobacillus casei DN-114 001, Lactobacillus casei shirota, Lactobacillus coryniformis CECT5711, Lactobacillus gasseri CECT5714, Lactobacillus johnsonii LA1, Lactobacillus rhamnosus GR-1, Lactobacillus paracasei ssp. paracasei (CRL-431), Lactobacillus reuteri B-54 y RC-14, Lakcid L, oligofructosa, bacterioterapia oral, prebiótico, Saccharomyces boulardii, VSL#3, yogur.
  • Nota: Existen muchos términos que identifican las variedades específicas o las formas de los probióticos. Muchos de esos términos se utilizan en los nombres de los productos probióticos comerciales. Los probióticos no deben confundirse con los prebióticos.

Historia

  • Los probióticos son bacterias benéficas (a veces conocidas como "gérmenes amistosos") que ayudan a preservar la salud del tracto intestinal y son un auxiliar para la digestión. También ayudan a mantener bajo control los organismos potencialmente dañinos que se encuentran en el intestino (bacterias dañinas y levaduras). La mayoría de los probióticos provienen de los alimentos, en especial los productos lácteos cultivados. Los probióticos pueden consumirse en cápsulas, tabletas, bebidas, polvos, yogures y otros alimentos.
  • Los probióticos no deben confundirse con los prebióticos. Los prebióticos son azúcares complejos (tales como lactulosa, lactitol, distintos fructo-oligosacáridos e inulina) que se utilizan como combustible por las bacterias saludables para estimular su crecimiento y actividad, mientras que frenan el crecimiento y la actividad de los organismos dañinos. Otros alimentos que pueden promover la actividad probiótica incluyen el miso japonés, el tempeh, el kéfir, la leche cruda, la kombucha, los plátanos, el ajo y la cebolla. Cuando los prebióticos se combinan con los probióticos en un mismo producto, esta combinación se llama sinbiótico.
  • Se cree que los probióticos funcionen por la colonización del intestino delgado y el desplazamiento de los organismos que causan las enfermedades, lo que restablece el equilibrio adecuado de la flora intestinal. Los probióticos compiten con los organismos dañinos para obtener nutrientes y también pueden producir sustancias que inhiben el crecimiento de los organismos dañinos en el intestino.
  • Se ha comprobado que las bacterias probióticas estimulan el sistema inmunológico del cuerpo. También pueden ayudar a combatir distintas enfermedades gastrointestinales, tales como las enfermedades inflamatorias del intestino, la diarrea relacionada con los antibióticos, la colitis inducida por la toxina Clostridium difficile, la diarrea infecciosa, la encefalopatía hepática, el síndrome del intestino irritable y las alergias.
  • Se ha determinado que los probióticos mejoran la digestión y la absorción de las proteínas, las grasas, el calcio y el fósforo. También pueden ayudar a superar la intolerancia a la lactosa y a restablecer las bacterias saludables cuando la flora gastrointestinal normal haya sido alterada por una terapia con antibióticos.

Evidencia Científica

 

Usos 

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

Grado* 

Diarrea aguda 

Un creciente número de estudios apoya el uso de los probióticos como un suplemento a la terapia con antibióticos, como un preventivo para la diarrea que se origina en los infantes que se encuentran en instituciones para el cuidado de la salud y en adultos sanos. El uso de los probióticos como un suplemento durante un curso de antibióticos puede reducir los efectos adversos causados por los antibióticos en el intestino. En los niños gravemente enfermos, se ha relacionado el uso de los sinbióticos con un mayor aumento de peso y un menor número de enfermedades bacterianas después de suspender los antibióticos. La evidencia es consistente en respaldar el uso de los probióticos como suplemento de los antibióticos.

A 

Dermatitis atópica (eccema) 

Parece prometedor el uso de los probióticos para prevenir el síndrome de la dermatitis atópica o el eccema atópico en los niños. Los infantes se benefician cuando sus madres toman probióticos durante el embarazo y la lactancia. La suplementación directa en los infantes puede reducir la incidencia del eccema atópico hasta 50 por ciento. También puede reducir la alergia a la leche de vaca y otras reacciones alérgicas cuando se suspende la lactancia. Los probióticos pueden estabilizar el funcionamiento de la barrera intestinal y reducir los síntomas gastrointestinales en niños con dermatitis atópica. Sin embargo, es distinta la respuesta de cada niño a los probióticos específicos. La efectividad de los probióticos para el tratamiento del eccema aún está bajo investigación.

A 

Cirrosis 

La cirrosis del hígado puede estar acompañada de un desequilibrio en las bacterias de la flora intestinal. Se ha demostrado que el uso de los suplementos probióticos en pacientes con cirrosis reduce el nivel de acidez fecal (pH) y los niveles de amoníaco en la sangre y la material fecal; estos cambios son benéficos.

B 

Caries dentales 

El consumo a corto plazo de quesos que contienen probióticos puede ser benéfico para las caries dentales. También hay evidencias que la adición del probiótico Lactobacillus rhamnosus GG a la leche puede ayudar a reducir las caries dentales en niños pequeños.

B 

Crecimiento 

Hay evidencias de que los niños pequeños (de 6 a 36 meses de edad) que reciben fórmula para infantes suplementada con bifidobacterias Bb12 pueden lograr un crecimiento más rápido en comparación con aquellos que no reciben dicha suplementación. Es necesario realizar investigaciones adicionales para confirmar las conclusiones de los estudios disponibles.

B 

Fortalecimiento del sistema inmunológico 

Las investigaciones indican que los probióticos, especialmente aquellos en la leche o los alimentos, puedan ayudar a fortalecer el sistema inmunológico. Sin embargo, es posible que el yogur producido comercialmente no sea tan eficaz. Es necesario realizar estudios adicionales para llegar a una conclusión sólida, particularmente en relación con el yogur.

B 

Síndrome del intestino irritable (SII, IBS) 

Se ha comprobado que muchos tipos de probióticos reducen moderadamente los síntomas del SII (IBS), incluyendo el dolor, las flatulencias, la distensión abdominal y la frecuencia de las evacuaciones. También hay evidencias que indican que los probióticos puedan reducir la inflamación y mejorar la calidad de vida. Sin embargo, no todos los estudios demuestran efectos benéficos.

B 

Sinusitis (hipertrófica) 

El uso de las bacterias probióticas Enterococcus faecalis en personas con sinusitis hipertrófica (inflamación de los senos nasales) puede reducir la frecuencia de las reincidencias y la necesidad de una terapia con antibióticos.

B 

Colitis ulcerativa 

Parece que el probiótico E. coli Nissle 1917 sea tan eficaz como el fármaco mesalazina, pero actualmente no está disponible en los Estados Unidos. Distintas preparaciones de Bifidophilus han demostrado tener el efecto de prevenir las reincidencias o de mantener la afección en remisión. Éstas incluyen el Bifidophilus por sí solo, el Bifidophilus en productos lácteos fermentados y una preparación sinbiótica. Es posible que una combinación de probióticos elaborada con VSL#3 y balsalazida sea más eficaz que la balsalazida o la mesalazina por sí solas. Es necesario realizar más estudios para determinar de manera clara los resultados que pueden esperarse.

B 

Alergias 

Hay evidencias preliminares prometedoras que indican que los probióticos puedan ayudar a tratar las afecciones alérgicas, especialmente los trastornos alérgicos de la piel en los infantes. La mayoría de los estudios han puesto a prueba los probióticos en los niños, los adolescentes y los adultos jóvenes. También hay evidencias que indican que los probióticos puedan reducir la inflamación causada por las alergias. Sin embargo, los resultados de los estudios no son concluyentes en el caso de las alergias por inhalación, tales como la rinitis alérgica (inflamación y secreciones nasales).

C 

Amebiasis 

La combinación de una levadura probiótica (Saccharomyces boulardii) con antibióticos para el tratamiento de la amebiasis aguda (disentería amebiana) puede reducir la duración de los síntomas. Es necesario realizar más estudios en esta área.

C 

Asma 

La acupuntura con láser aunada al uso de los probióticos puede ayudar a prevenir los ataques de asma en niños de edad escolar con asma intermitente o asma leve persistente. Es necesario realizar investigaciones adicionales sobre el uso de probióticos por sí solos.

C 

Vaginosis bacteriana (durante el embarazo) 

Los supositorios vaginales que contienen probióticos pueden ser eficaces en el tratamiento o la prevención de la vaginosis bacteriana. El consumo de yogur enriquecido con Lactobacillus acidophilus también puede ser benéfico. Sin embargo, no todas las aplicaciones de los probióticos demuestran beneficios. Es necesario realizar investigaciones adicionales antes de llegar a conclusiones sólidas sobre cuáles probióticos y cuáles métodos pueden conducir a resultados confiables.

C 

Enfermedad cardiovascular 

Hay evidencias limitadas que sugieren que los probióticos pueden ayudar a reducir el colesterol de lipoproteínas de baja densidad (LDL o "malo"), un factor de riesgo para la enfermedad cardiovascular, en personas con sobrepeso. Un estudio indica que el uso de suplementos probióticos pueda reducir la presión sanguínea y algunos factores de riesgo bioquímicos de la enfermedad cardiovascular (leptina y fibrinógeno). Esto implica un posible efecto de protección contra la ateroesclerosis. Estas determinaciones son tentativas y es necesario contar con evidencias adicionales para llegar a conclusiones sólidas.

C 

Colitis (colágena) 

No hay evidencias suficientes para llegar a una conclusión sobre el uso de los probióticos para la colitis colágena. Se observó una falta de efectos significativos en los estudios disponibles. Es necesario realizar investigaciones adicionales en esta área.

C 

Cáncer de colon 

Hay evidencias recientes que indican que la suplementación con una preparación sinbiótica (insulina enriquecida con oligofructosa, Lactobacillus rhamnosus GG (LGG), Bifidobacterium lactis Bb12 (BB12)) pueda ayudar a reducir el riesgo del cáncer de colon. Es necesario realizar más estudios con probióticos como una monoterapia.

C 

Estreñimiento 

Los resultados de los estudios sobre el uso de los probióticos para el estreñimiento son mixtos. Algunas investigaciones indican que los probióticos pueden ayudar a reducir los síntomas en pacientes con estreñimiento a largo plazo. Sin embargo, otros estudios no demostraron una efectividad en niños jóvenes. Es necesario realizar investigaciones adicionales para determinar cuáles tipos de probióticos pueden ser eficaces para el estreñimiento.

C 

Enfermedad de Crohn 

En base a un número limitado de estudios, no se ha demostrado que los probióticos son eficaces para los síntomas clínicos relacionados con la enfermedad de Crohn. Es necesario realizar más estudios bien diseñados.

C 

Diarrea (pacientes con VIH bajo terapias antirretrovirales) 

La terapia con probióticos es bien tolerada en pacientes infectados con VIH que reciben una terapia antirretroviral, pero es posible que dicha terapia no sea útil para los síntomas gastrointestinales. Es necesario realizar más estudios en esta área.

C 

Infecciones del oído 

No se ha demostrado que las cápsulas con probióticos (Lactobacillus rhamnosus GG y LC705, Bifidobacterium breve 99 y Propionibacterium freudenreichii JS) protegen contra las infecciones del oído en los niños. Es necesario realizar investigaciones adicionales para confirmar estas conclusiones.

C 

Fertilidad 

Los probióticos se han utilizado en la vagina inmediatamente del retiro del ovocito (óvulo) durante la fertilización in vitro (FIV, IVF), pero no parecen tener un efecto en la colonización vaginal o en la tasa de embarazos en ciclos de la FIV (IVF). Es necesario realizar estudios adicionales.

C 

Infección por Helicobacter pylori (efectos secundarios relacionados con la terapia) 

Los antibióticos son el principal tratamiento utilizado para erradicar la bacteria Helicobacter pylori, el causante de la mayoría de las úlceras estomacales. Los efectos secundarios comúnmente incluyen la distensión abdominal, la diarrea y los trastornos en el sentido del gusto. Los probióticos reducen estos efectos secundarios y suelen ayudar a tolerar el tratamiento. También pueden reducir los niveles de H. pylori en niños y adultos. El consumo de yogurt con probióticos suprime la infección por H. pylori y puede llevar a una erradicación más completa durante el tratamiento con antibióticos.

C 

Encefalopatía hepática (pensamiento confuso debido a trastornos del hígado) 

Los estudios preliminares sobre la encefalopatía hepática mínima son alentadores. Los probióticos y los prebióticos pueden llevar a una mejoría de los síntomas y pueden ser una alternativa a la lactulosa para el control de esta afección en personas con cirrosis. Sin embargo, es necesario realizar estudios adicionales para conocer mejor el papel que juegan los probióticos en esta afección.

C 

Prevención de las infecciones 

Hay evidencias limitadas que indican que los suplementos probióticos puedan reducir la presencia de las bacterias dañinas en las vías respiratorias superiores. Es necesario realizar estudios adicionales a fin de establecer dicha relación y sus implicaciones para la salud.

C 

Intolerancia a la lactosa 

El uso de probióticos como un suplemento en la fórmula para infantes es una posible propuesta para controlar la alergia a la leche de vaca; sin embargo, hay evidencias contradictorias que no han permitido determinar si el uso de los probióticos mejore la digestión de la lactosa. Es necesario realizar investigaciones adicionales en esta área antes de poder llegar a una conclusión.

C 

Prevención de la enterocolitis necrotizante (NEC) 

Hay poca evidencia disponible sobre los efectos de los probióticos en la prevención de la enterocolitis necrotizante. Los resultados de los estudios están en conflcto. Es necesario realizar estudios adicionales a fin de determinar la efectividad de esta aplicación.

C 

Pulmonía 

No se cuenta con evidencias suficientes para llegar a conclusiones sólidas sobre el uso de los probióticos para la pulmonía. Es necesario realizar investigaciones adicionales.

C 

Pouchitis (reservoritis) 

Hay evidencias limitadas que indican que una preparación probiótica (VSL#3, conteniendo lactobacilos, bifidobacterias y Streptococcus salivarius subespecie thermophilus) pueda ser eficaz para la prevención de la pouchitis. En particular, la descontinuación del tratamiento parece estar seguida de una recaída, mientras que la continuación aparentemente mantiene la remisión de la afección y permite una mejor calidad de vida. Sin embargo, la suplementación con Lactobacillus GG ha tenido resultados contradictorios en la prevención de las reapariciones. Es necesario realizar estudios adicionales para llegar a conclusiones sólidas.

C 

Artritis reumatoide (AR, RA) 

El uso de Lactobacillus GG ha sido relacionado con una mejoría en el bienestar subjetivo y los síntomas de la artritis reumatoide. Es necesario realizar estudios adicionales.

C 

Uso de suplementos en infantes prematuros y de muy bajo peso al nacer 

La adición de probióticos a la leche materna o a la fórmula para bebés puede promover un mayor crecimiento y un conteo más elevado de las bacterias saludables en el intestino de los infantes prematuros. También puede fortalecer el sistema inmunológico y mejorar la tolerancia a los alimentos. Sin embargo, es posible que el Lactobacillus GG no sea eficaz. Es necesario realizar estudios adicionales para aclarar los lineamientos específicos sobre el uso de los probióticos en el cuidado de los infantes prematuros.

C 

Infección por hongos en la boca (candidiasis bucal) 

Las investigaciones preliminares indican que los quesos que contienen probióticos puedan ayudar a reducir el riesgo de una infección fúngica en la boca, conocida como candidiasis bucal. Es necesario realizar investigaciones adicionales en esta área.

C 

Infección de las vías urinarias 

Los estudios sobre el uso de preparados de Lactobacillus para la infección de las vías urinarias han tenido resultados mixtos. Las evidencias disponibles indican que una combinación de Lactobacillus rhamnosus GR-1 y L. fermentum RC-14 pueda reducir las levaduras y bacterias vaginales potencialmente dañinas en mujeres sanas. En otros estudios no se han hallado beneficios para las mujeres o los infantes prematuros. Es necesario realizar estudios adicionales a fin de determinar la efectividad de los probióticos en las infecciones urinarias y de las vías urogenitales.

C 

Auxiliar para las vacunas 

El Lactobacillus fermentum (CECT5716) puede incrementar los efectos protectores de la vacuna contra la gripe. Es necesario realizar investigaciones adicionales.

C 

Candidiasis vaginal (infección por levaduras) 

No se ha estudiado adecuadamente el uso de los probióticos para la prevención o el tratamiento de las infecciones vaginales por levaduras. Es necesario realizar investigaciones adicionales en esta área antes de poder llegar a una conclusión.

C 

Pancreatitis (aguda) 

En general, hay una falta de pruebas para apoyar el uso de probióticos en pacientes con pancreatitis aguda. Algunas investigaciones han encontrado que los probióticos pueden aumentar el riesgo de mortalidad en estos pacientes.

D 

 

*Clave para los grados: 

A: Evidencia científica sólida para este uso;
B:Evidencia científica buena para este uso;
C:Evidencia científica dudosa para este uso;
D:Evidencia científica aceptable contra este uso (podría no funcionar);
F:Evidencia científica sólida contra este uso (probablemente no funciona).

Tradición/Teoría 

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

Acné, anti-inflamatorio, asma, mal aliento, trasplante de médula ósea, cáncer, aftas, fibrosis quística (problemas respiratorios y gastrointestinales), sarpullido por el uso del pañal, diverticulitis, infección por E. coli en pacientes con cáncer, fuegos bucales, gastroenteritis, acidez estomacal, VIH, urticaria, desequilibrios hormonales, indigestión, prevención de la osteoporosis, tuberculosis.


Seguridad

La Administración de Drogas y Alimentos de EE.UU. (FDA) no regula las hierbas y suplementos de manera estricta. No hay garantías respecto a la potencia, pureza o seguridad de los productos, y los efectos podrían variar. Lea siempre las etiquetas del producto. Si usted padece de alguna afección, o si está tomando otras drogas, hierbas o suplementos, deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de iniciar una terapia nueva. Consulte con un proveedor médico de inmediato si sufre efectos secundarios.

Alergias

  • Los probióticos suelen encontrarse en el yogur, la leche, los productos lácteos y los jugos. Se recomienda tener cuidado en pacientes sensibles o intolerantes a los productos lácteos que contienen probióticos o a las frutas contenidas en los jugos. Las personas sensibles a la lactosa pueden presentar malestar abdominal al consumir productos lácteos que contienen probióticos. Evite los probióticos en caso de que exista alguna alergia o sensibilidad conocida a los mismos.

Efectos secundarios y advertencias

  • Por lo general, se considera que los probióticos son seguros para el consumo humano. Se han reportado pocos efectos secundarios.
  • Algunas personas presentan una producción excesiva de gases debido a la acción correctiva de los probióticos en el colon. Esto es algo específico para algunos pacientes y normalmente disminuye con el uso. Es recomendable incrementar gradualmente la dosis con el tiempo para minimizar este efecto.
  • Utilice los probióticos con cuidado en pacientes propensos a las infecciones o en personas con sistemas inmunológicos comprometidos, tales como aquellos con VIH/SIDA, o en infantes prematuros o con una deficiencia inmunológica.
  • Utilice los probióticos con cuidado en pacientes con trastornos gastrointestinales o en personas sensibles o intolerantes a los productos lácteos que contienen probióticos. Las personas sensibles a la lactosa pueden presentar malestar abdominal al consumir productos lácteos que contienen probióticos.
  • Debe usarse con precaución en pacientes con pancreatitis. Algunas investigaciones han encontrado que los probióticos pueden aumentar el riesgo de mortalidad en estos pacientes.
  • Evite los probióticos en caso de que exista alguna alergia o sensibilidad conocida.

Embarazo y lactancia

  • Aunque los probióticos parecen ser seguros durante el embarazo y la lactancia (cuando se consumen en productos lácteos o yogur), es necesario realizar estudios adicionales. Se recomienda tener cuidado al utilizar los probióticos en infantes prematuros o con una deficiencia inmunológica.

Interacciones

La mayoría de las hierbas y suplementos no se han probado completamente en cuando a la interacción con otras hierbas, suplementos, drogas o alimentos. Las interacciones que se señalan a continuación se basan en informes y publicaciones científicas, experimentos de laboratorio o uso tradicional. Siempre debe leer las etiquetas del producto. Si usted padece de alguna afección, o si está tomando otras drogas, hierbas o suplementos, deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de iniciar una terapia nueva.

Interacciones con drogas

  • Los probióticos pueden interactuar con los agentes anti-inflamatorios, los agentes que afectan el sistema inmunológico y las vacunas.

Interacciones con hierbas y suplementos dietéticos

  • Los probióticos pueden interactuar con los suplementos y las hierbas anti-inflamatorias, así como con los suplementos y las hierbas que afectan el sistema inmunológico.

Información Del Autor/Actualizatión

  • Esta información está basada en una monografía a nivel profesional editada y revisada por colaboradores del Natural Standard Research Collaboration (www.naturalstandard.com).

Referencias

Natural Standard desarrolló la información anterior con base en la evidencia mediante una revisión sistemática de todos los artículos científicos disponibles. Para obtener información completa acerca de terapias alternas y complementarias a nivel profesional, visite www.naturalstandard.com. Las referencias seleccionadas se indican a continuación.

  1. Ataie-Jafari, A., Larijani, B., Alavi, Majd H., and Tahbaz, F. Cholesterol-lowering effect of probiotic yogurt in comparison with ordinary yogurt in mildly to moderately hypercholesterolemic subjects. Ann.Nutr.Metab 2009;54(1):22-27.
  2. Bin-Nun A, Bromiker R, Wilschanski M, et al. Oral probiotics prevent necrotizing enterocolitis in very low birth weight neonates. J Pediatr 2005 Aug;147(2):192-6.
  3. Delia P, Sansotta G, Donato V, et al. Use of probiotics for prevention of radiation-induced diarrhea. World J Gastroenterol 2007 Feb 14;13(6):912-5.
  4. Gilboa Y, Bar-Hava I, Fisch B, et al. Does intravaginal probiotic supplementation increase the pregnancy rate in IVF-embryo transfer cycles? Reprod Biomed Online 2005 Jul;11(1):71-5.
  5. Hatakka K, Ahola AJ, Yli-Knuuttila H, et al. Probiotics reduce the prevalence of oral candida in the elderly--a randomized controlled trial. J Dent Res 2007 Feb;86(2):125-30.
  6. Hatakka K, Blomgren K, Pohjavuori S, et al. Treatment of acute otitis media with probiotics in otitis-prone children-a double-blind, placebo-controlled randomised study. Clin Nutr 2007 Jun;26(3):314-21.
  7. Kajander K, Hatakka K, Poussa T, et al. A probiotic mixture alleviates symptoms in irritable bowel syndrome patients: a controlled 6-month intervention. Aliment Pharmacol Ther 2005 Sep 1;22(5):387-94.
  8. Larsson PG, Stray-Pedersen B, Ryttig KR, et al. Human lactobacilli as supplementation of clindamycin to patients with bacterial vaginosis reduce the recurrence rate; a 6-month, double-blind, randomized, placebo-controlled study. BMC Womens Health 2008 Jan 15;8:3.
  9. Marteau P, Lemann M, Seksik P, et al. Ineffectiveness of Lactobacillus johnsonii LA1 for prophylaxis of postoperative recurrence in Crohn's disease: a randomised, double blind, placebo controlled GETAID trial. Gut 2006 Jun;55(6):842-7.
  10. McClave SA, Chang WK, Dhaliwal R, et al. Nutrition support in acute pancreatitis: a systematic review of the literature. JPEN J Parenter Enteral Nutr 2006 Mar-Apr;30(2):143-56.
  11. Michail SK, Stolfi A, Johnson T, Onady GM., Efficacy of probiotics in the treatment of pediatric atopic dermatitis: a meta-analysis of randomized controlled trials., Ann Allergy Asthma Immunol. 2008 Nov;101(5):508-16.
  12. Mukerji, S. S., Pynnonen, M. A., Kim, H. M., Singer, A., Tabor, M., and Terrell, J. E. Probiotics as adjunctive treatment for chronic rhinosinusitis: a randomized controlled trial. Otolaryngol.Head Neck Surg. 2009;140(2):202-208.
  13. Sazawal S, Hiremath G, Dhingra U, et al. Efficacy of probiotics in prevention of acute diarrhoea: a meta-analysis of masked, randomised, placebo-controlled trials. Lancet Infect Dis 2006 Jun;6(6):374-82.
  14. Szajewska H, Skorka A, Dylag M. Meta-analysis: Saccharomyces boulardii for treating acute diarrhoea in children. Aliment Pharmacol Ther 2007 Feb 1;25(3):257-64.
  15. Underwood, M. A., Salzman, N. H., Bennett, S. H., Barman, M., Mills, D. A., Marcobal, A., Tancredi, D. J., Bevins, C. L., and Sherman, M. P. A randomized placebo-controlled comparison of 2 prebiotic/probiotic combinations in preterm infants: impact on weight gain, intestinal microbiota, and fecal short-chain fatty acids. J Pediatr.Gastroenterol.Nutr. 2009;48(2):216-225.

Natural Standard Monograph (www.naturalstandard.com). Copyright © 2014 Natural Standard Inc. Se prohíbe la distribución o reproducción comercial.

La información en esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, y está diseñada para ayudar a los usuarios a aclarar sus inquietudes de salud. La información está basada en la revisión de datos de investigación científica, patrones históricos de práctica y experiencia clínica. Esta información no se debe interpretar como un consejo médico especifico. Los usuarios deben consultar con un proveedor médico calificado para preguntas específicas respecto a terapias, diagnósticos y/o enfermedades, antes de tomar decisiones acerca de una terapia.

previous  Oracíon 
PSK  next