Susan G Komen  
I've Been Diagnosed With Breast Cancer Someone I Know Was Diagnosed Share Your Story Join Us And Stay Informed Donate To End Breast Cancer
Home > Espanol > Terapias Complementarias > Tai chi

  


Tai chi

 

Natural Standard Monograph, Copyright © 2013 (www.naturalstandard.com). La información en esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, y está diseñada para ayudar a los usuarios a aclarar sus inquietudes de salud. La información está basada en la revisión de datos de investigación científica, patrones históricos de práctica y experiencia clínica. Esta información no se debe interpretar como un consejo médico especifico. Los usuarios deben consultar con un proveedor médico calificado para preguntas específicas respecto a terapias, diagnósticos y/o enfermedades, antes de tomar decisiones acerca de una terapia.

Términos Relacionados

  • Artes marciales, meditación, técnica de cuerpo y mente, Qi gong, Programa de ejercicios simplificados Tai-Chi (STEP), Tai-Chi estilo Sol, t'ai chi chih, t'ai chi chuan, tai chi chih, tai chi guan, tai chi quan, taijiquan, programa de tele-ejercicios, imágenes visuales, visualización, yang tai chi.

Historia

  • El tai chi es un sistema de movimientos y posiciones, cuyos orígenes datan del siglo XII, en China. Las técnicas de tai chi buscan manejar el cuerpo y la mente como un sistema interconectado y tradicionalmente se cree que aportan beneficios al mejorar la postura, equilibrio, flexibilidad y fuerza.
  • Se han desarrollado muchos estilos de tai chi, a partir de las 13 posturas originales de la técnica. La práctica moderna del tai chi a menudo incluye secuencias de movimientos lentos coordinados con respiraciones profundas y atención mental. Las formas o poses específicas pueden durar desde 5 hasta 30 minutos. El tai chi se enseña en clases o también se puede practicar de manera individual; las clases a menudo constan de 20 participantes o menos. Los instructores guían a los pupilos a través de movimientos, animándoles a que mantengan sus cuerpos estables y erectos mientras intercambian el peso por diferentes lugares del cuerpo. Usualmente se requieren altos niveles de concentración y las sesiones son intensamente silenciosas y de gran concentración. Los ejercicios también se pueden practicar individualmente durante 15 a 20 minutos por día, a menudo en la mañana.

Teoría

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

  • En la medicina tradicional china, la enfermedad se considera como resultado de un desequilibrio entre dos fuerzas opuestas de la vida, el yin y el yang. La práctica del tai chi propende reestablecer el equilibrio, crear armonía entre cuerpo y mente y entre el individuo y el mundo exterior. Se dice que en el siglo XIII, el sacerdote taoista Chang San Fang observó una pelea entre una grulla y una serpiente y comparó sus movimientos con el yin y yang. Algunas técnicas de tai chi se basaron en movimientos que emulan los de estos animales.
  • En los tiempos modernos, se considera el tai chi como un ejercicio físico que si se practica de manera habitual, ayuda a incrementar la fortaleza muscular. La evidencia científica preliminar sugiere que puede ocurrir un mejoramiento de la salud cardiovascular, coordinación y equilibrio al practicar habitualmente el tai chi.

Evidencia Científica

 

Usos 

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

Grado* 

Envejecimiento (calidad de vida en ancianos) 

Existe evidencia de buena calidad derivada de varios estudios que indica que la práctica habitual de tai chi puede ayudar a mejorar la calidad de vida de los ancianos. Además de mejorar el equilibrio y prevenir los efectos en contra de caídas, su práctica puede, aparentemente, mejorar el funcionamiento físico en general y el sentido de bienestar.

B 

Trastornos del sueño 

El tai chi puede conllevar a una mejoría en la calidad del sueño de adultos mayores con trastornos del sueño. Se requiere investigación adicional antes de llegar a una conclusión firme.

C 

Mantenimiento del equilibrio y de la fuerza 

La evidencia preliminar sugiere que la práctica del tai chi puede mejorar el equilibrio y mantener la fuerza. Estos beneficios pueden ser similares a otras formas de ejercicio. Se necesita de mayor investigación antes de llegar a una conclusión firme.

C 

Reducción de grasa corporal (redistribución de grasa corporal en ancianos) 

No existe suficiente evidencia científica para recomendar el uso del tai chi a fin de cambiar la distribución de la grasa corporal en ancianos.

C 

Mejorar la densidad ósea (en mujeres menopáusicas y ancianos) 

Los datos son mixtos en cuanto a si el Tai Chi es beneficioso para la salud ósea en mujeres menopáusicas y en los ancianos. Aunque algunos resultados preliminares son prometedores, otros indican que los beneficios del Tai Chi sobre la salud musculoesquelética son modestos y no se puede traducir en mejores resultados clínicos.

C 

Lesión cerebral 

Con base en un pequeño estudio, el tai chi puede ofrecer beneficios de corto plazo después de lesión cerebral por trauma; sin embargo, se requieren estudios de largo plazo para confirmar estos resultados.

C 

Cáncer de seno 

Se ha estudiado el tai chi chuan en pacientes con cáncer de seno para mejorar la capacidad funcional (específicamente la capacidad aeróbica, fortaleza muscular y flexibilidad). Se requieren estudios de mayor tamaño para poder ofrecer recomendaciones firmes.

C 

Enfermedad cardiovascular 

Existe evidencia de que el tai chi disminuye la presión arterial y el colesterol, a la vez que mejora la calidad de vida en pacientes con insuficiencia cardiaca crónica. Muchos estudios han escogido pacientes chinos ancianos como los sujetos de su población. Se necesita de mayor investigación antes de llegar a una conclusión firme.

C 

Rehabilitación cardiovascular 

Se puede utilizar el tai chi como complemento a las intervenciones de ejercicios existentes en pacientes con riesgo intermedio y bajo. Aunque los resultados son promisorios, se requiere investigación adicional.

C 

Varicela, herpes zóster (varicela zóster) 

Un pequeño ensayo demostró que el tratamiento con tai chi podría incrementar la inmunidad al virus que causa el herpes. Esto podría sugerir el uso del tai chi para la prevención de la varicela y herpes zóster, aunque se requieren estudios mayores y de buen diseño antes de ofrecer recomendaciones.

C 

Dolor crónico 

Existe poca evidencia científica para concluir si el tai chi es efectivo en las afecciones de dolor crónico. Se requiere investigación adicional.

C 

Insuficiencia cocleovestibular (vestibulopatía) 

La evidencia científica preliminar indica que el tai chi puede ser benéfico como tratamiento adjunto a los regímenes habituales de rehabilitación vestibular. El tai chi puede mejorar la estabilidad corporal y de los pies. Se requieren estudios adicionales.

C 

Depresión/ira/fatiga 

La evidencia preliminar sugiere que el tai chi puede aliviar la depresión, ira y fatiga. Se requieren estudios de mejor diseño antes de llegar a una conclusión firme.

C 

Diabetes 

Se ha indicado el tai chi como una posible terapia para mejorar la composición corporal y la regulación del azúcar sanguíneo en los diabéticos. Los resultados preliminares son conflictivos, por lo que se necesita investigación adicional. No se recomienda el tai chi como una terapia superior a los estándares actuales de cuidados y control de la diabetes.

C 

Capacidad para el ejercicio físico 

Varios estudios sugieren que el tai chi puede ser una alternativa de ejercicio aeróbico para mejorar la resistencia aeróbica. En particular, se ha reportado beneficio con el estilo clásico Yang.

C 

Prevención de caídas (personas ancianas) 

Varios estudios han examinado los efectos de la práctica habitual de tai chi en el equilibrio y riesgo de caídas de personas ancianas. Los resultados no son consistentes y muchos estudios carecen de buen diseño. No hay claridad de si el tai chi ofrece mayor seguridad y efectividad que otras formas de ejercicio físico en personas ancianas. Se necesita de mayor investigación antes de llegar a una conclusión firme.

C 

Fibromialgia 

El tai chi puede mejorar la calidad de vida en pacientes con fibromialgia, aunque se requiere investigación adicional para ofrecer recomendaciones en firme.

C 

Presión arterial alta 

La evidencia preliminar indica que el Tai Chi puede ayudar a que los pacientes con presión arterial alta disminuyan los niveles de hipertensión, colesterol y ansiedad.

C 

Estimulación inmunológica 

El tai chi pude aumentar la respuesta inmunológica del cuerpo en ancianos y en individuos con la SIDA. Por ejemplo, aquellos pacientes que recibieron vacunas contra la varicela y practicaron tai chi demostraron respuestas inmunológicas mayores. Aunque la evidencia preliminar es promisoria, se requiere mayor investigación.

C 

Funcionamiento pulmonar (posterior a extracción de pulmón) 

La práctica del tai chi puede mejorar el funcionamiento pulmonar, la capacidad de actividad y la calidad de vida de los pacientes posteriormente a una lobectomía (extracción del pulmón generalmente por causa de cáncer). Se requieren estudios adicionales en esta área.

C 

Estado de ánimo 

Se ha encontrado que las mujeres, aunque no los hombres, pueden mejorar su estado de ánimo como resultado de la práctica de tai chi. Se requiere investigación adicional en esta área.

C 

Osteoartritis 

Un pequeño ensayo en mujeres con osteoartritis reportó que el tratamiento con tai chi disminuyó de manera significativa el dolor y la rigidez en comparación con un estilo de vida sedentario. Las mujeres del grupo de tai chi también reportaron menos percepciones de dificultad en el funcionamiento físico. Se requiere evidencia adicional así como estudios de largo plazo para confirmar estos resultados.

C 

Osteoporosis 

La evidencia preliminar sugiere que el tai chi puede ser benéfico para retrasar la pérdida temprana de huesos en mujeres posmenopáusicas. Se requiere evidencia adicional así como estudios de largo plazo para confirmar estos resultados.

C 

Enfermedad de Parkinson 

Programas comunitarios de mantenimiento físico que ofrecen clases de tai chi pueden mejorar el equilibrio de pacientes con Parkinson y motivarlos a participar rutinariamente del ejercicio físico.

C 

Calidad de vida (VIH) 

Se ha estudiado el efecto del tai chi en individuos en diferentes etapas de la enfermedad de VIH. Los estudios preliminares muestran que puede ser benéfico contra el estrés y para mejorar la calidad de vida, aunque se requiere mayor investigación antes de llegar a una conclusión firme.

C 

Artritis reumatoide 

No existe evidencia científica suficiente que demuestre que el tai chi disminuye los síntomas de la artritis reumatoide, aunque puede mejorar el rango de movimiento de las extremidades inferiores.

C 

Estrés 

El tai chi puede disminuir el estrés en diferentes poblaciones, tales como pacientes con VIH y niños.

C 

Recuperación de apoplejía 

El tai chi puede ayudar a la mejoría del funcionamiento social y general de pacientes que se recuperan de apoplejía, aunque puede no ser tan efectivo como la fisioterapia en relación al equilibrio y la velocidad de marcha.

C 

Dolor de cabeza debido a la tensión 

La evidencia preliminar indica que la práctica de tai chi puede ser efectiva para reducir el impacto del dolor de cabeza debido a la tensión, y también puede ser efectiva para mejorar la percepción de algunos de los aspectos de la salud mental y física.

C 

Bienestar/estado físico/funcionamiento físico/respiración en los ancianos 

Varios estudios sugieren que el Tai Chi puede mejorar capacidad cardíaca y pulmonar, fuerza muscular, fuerza de prensión, flexibilidad, la marcha, coordinación, y sueño y puede disminuir el riesgo de osteoporosis. No está claro si estos beneficios son diferentes de otras formas de ejercicio. Casi todos los estudios que existen en estas áreas comparan los programas de Tai Chi con un estilo de vida sedentario, no con otra forma de ejercicio. El Tai Chi se ha encontrado ser de intensidad baja a moderada en los estudios cardiovasculares, lo que hace que el Tai Chi a un candidato para ciertos programas de rehabilitación. Se requiere investigación adicional antes de llegar a una conclusión firme.

C 

 

*Clave para los grados: 

A: Evidencia científica sólida para este uso;
B:Evidencia científica buena para este uso;
C:Evidencia científica dudosa para este uso;
D:Evidencia científica aceptable contra este uso (podría no funcionar);
F:Evidencia científica sólida contra este uso (probablemente no funciona).

Tradición/Teoría 

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

Espondilitis anquilosante, ansiedad, asma, trastorno por déficit de atención con hiperactividad, bronquitis, cáncer, dolor crónico, afecciones pulmonares crónicas, problemas circulatorios, insuficiencia cardiaca congestiva, enfermedad de arterias coronarias, demencia, enfisema, fibromialgia, gastritis, gota, hemiplejia, hemofilia, mejoramiento de la concentración, aumento de la energía, trastornos renales, dolor lumbar, disminución del ritmo cardiaco, esclerosis múltiple, neurastenia, enfermedad vascular periférica, lesiones de torceduras repetitivas, esquizofrenia, autoestima, abuso de sustancias, tensión, tuberculosis.


Seguridad

Los profesionales de la salud que tienen instrucción formal practican muchas técnicas complementarias, de acuerdo con los estándares de organizaciones nacionales. No obstante, este no es el caso universal; es posible que se presenten efectos adversos. Debido a la limitada investigación existente, en algunos casos solamente hay poca información disponible sobre la seguridad del tratamiento.

  • Los reportes de efectos adversos con el tai chi son poco comunes y dentro de ellos están los músculos adoloridos y esguinces. Las personas con osteoporosis severa o problemas de las articulaciones, dolor lumbar agudo, esguinces o fracturas deben evitar la práctica del tai chi. El progreso apresurado en el estudio de la técnica del tai chi puede incrementar el riesgo de lesiones.
  • Los instructores de tai chi algunas veces recomiendan suspender la práctica durante períodos de infecciones activas, inmediatamente después de las comidas o cuando se siente extremo cansancio. Algunos sostienen que la visualización del flujo de energía debajo de la línea de la cintura durante la menstruación puede incrementar el sangrado menstrual. Las mujeres embarazadas o las personas con hernias inguinales deben evitar doblarse hacia abajo o mantener posturas bajas. Algunos de los practicantes del tai chi sostienen que practicarlo por mucho tiempo o de manera muy intensa puede dirigir el flujo chi (qi) de manera inapropiada, lo cual podría causar daño físico o emocional.
  • El tai chi no debe utilizarse como sustituto de terapias ya comprobadas para afecciones potencialmente graves. Las personas deben consultar con un profesional de la salud debidamente calificado en caso de que sientan mareos, falta de aliento, dolor en el pecho, dolores de cabeza o dolor severo mientras practican el tai chi.

Información Del Autor/Actualizatión

  • Esta información está basada en una monografía a nivel profesional editada y revisada por colaboradores del Natural Standard Research Collaboration (www.naturalstandard.com).

Referencias

Natural Standard desarrolló la información anterior con base en la evidencia mediante una revisión sistemática de todos los artículos científicos disponibles. Para obtener información completa acerca de terapias alternas y complementarias a nivel profesional, visite www.naturalstandard.com. Las referencias seleccionadas se indican a continuación.

  1. Abbott RB, Hui KK, Hays RD, et al. A Randomized Controlled Trial of Tai Chi for Tension Headaches. Evid Based Complement Alternat Med 2007 Mar;4(1):107-113.
  2. Forbes D, Forbes S, Morgan DG, et al. Physical activity programs for persons with dementia. Cochrane Database Syst Rev. 2008 Jul 16;(3):CD006489.
  3. Galantino ML, Shepard K, Krafft L, et al. The effect of group aerobic exercise and t'ai chi on functional outcomes and quality of life for persons living with acquired immunodeficiency syndrome. J Altern Complement Med 2005 Dec;11(6):1085-92.
  4. Gemmell C, Leathem JM. A study investigating the effects of Tai Chi Chuan: individuals with traumatic brain injury compared to controls. Brain Inj 2006 Feb;20(2):151-6.
  5. Irwin MR, Olmstead R, Motivala SJ. Improving sleep quality in older adults with moderate sleep complaints: A randomized controlled trial of Tai Chi Chih. Sleep. 2008 Jul 1;31(7):1001-8.
  6. Irwin MR, Olmstead R, Oxman MN. Augmenting immune responses to varicella zoster virus in older adults: a randomized, controlled trial of Tai Chi. J Am Geriatr Soc 2007 Apr;55(4):511-7.
  7. Lee MS, Pittler MH, Ernst E. Tai chi for osteoarthritis: a systematic review. Clin Rheumatol 2008 Feb;27(2):211-8.
  8. Lee MS, Pittler MH, Ernst E. Tai chi for rheumatoid arthritis: systematic review. Rheumatology (Oxford) 2007 Nov;46(11):1648-51.
  9. Lee MS, Pittler MH, Ernst E. Is Tai Chi an effective adjunct in cancer care? A systematic review of controlled clinical trials. Support Care Cancer 2007 Jun;15(6):597-601.
  10. Li F, Harmer P, Fisher KJ, et al. Tai Chi and fall reductions in older adults: a randomized controlled trial. J Gerontol A Biol Sci Med Sci 2005;60(2):187-194.
  11. Maciaszek J, Osiński W, Szeklicki R, et al. Effect of Tai Chi on body balance: randomized controlled trial in men with osteopenia or osteoporosis. Am J Chin Med 2007;35(1):1-9.
  12. McCain NL, Gray DP, Elswick RK, et al. A randomized clinical trial of alternative stress management interventions in persons with HIV infection. J Consult Clin Psychol. 2008 Jun;76(3):431-41.
  13. Taylor-Piliae RE. The effectiveness of Tai Chi exercise in improving aerobic capacity: an updated meta-analysis. Med Sport Sci. 2008;52:40-53.
  14. Taylor-Piliae RE, Haskell WL, Stotts NA, et al. Improvement in balance, strength, and flexibility after 12 weeks of Tai chi exercise in ethnic Chinese adults with cardiovascular disease risk factors. Altern Ther Health Med 2006 Mar-Apr;12(2):50-8.
  15. Yeh GY, Wang C, Wayne PM, et al. The effect of tai chi exercise on blood pressure: a systematic review. Prev Cardiol. 2008 Spring;11(2):82-9.

Natural Standard Monograph (www.naturalstandard.com). Copyright © 2013 Natural Standard Inc. Se prohíbe la distribución o reproducción comercial.

La información en esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, y está diseñada para ayudar a los usuarios a aclarar sus inquietudes de salud. La información está basada en la revisión de datos de investigación científica, patrones históricos de práctica y experiencia clínica. Esta información no se debe interpretar como un consejo médico especifico. Los usuarios deben consultar con un proveedor médico calificado para preguntas específicas respecto a terapias, diagnósticos y/o enfermedades, antes de tomar decisiones acerca de una terapia.

previous  Sulfato de hidrazina 
Terapia con animales  next