Susan G Komen  
I've Been Diagnosed With Breast Cancer Someone I Know Was Diagnosed Share Your Story Join Us And Stay Informed Donate To End Breast Cancer
Home > Espanol > Terapias Complementarias > Cafeína

  


Cafeína

Caffeine  

Natural Standard Monograph, Copyright © 2013 (www.naturalstandard.com). La información en esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, y está diseñada para ayudar a los usuarios a aclarar sus inquietudes de salud. La información está basada en la revisión de datos de investigación científica, patrones históricos de práctica y experiencia clínica. Esta información no se debe interpretar como un consejo médico especifico. Los usuarios deben consultar con un proveedor médico calificado para preguntas específicas respecto a terapias, diagnósticos y/o enfermedades, antes de tomar decisiones acerca de una terapia.

Términos Relacionados

  • 1,3,7-Trimetilxantina, 1,3-dimetilxantina, 1,7-dimetilxantina, 3,7-dimetilxantina, 7-metilteofilina, acetaminofén-cafeína, antagonista de adenosina, cafeína anhidra, aspirina-acetaminofén-cafeína, aspirina-salicilamida-cafeína, té negro, broncodilatador, butalbital-aspirina-cafeína, C8H10N4O2, granos de cacao, cafeína, cafeto, cafedrina, citrato de cafeína, citrato de cafeína efervescente, cafeína anhidra, cafeína colina, citrato de cafeína, citrato de cafeína intravenosa, citrato de cafeína oral, cafeína y benzoato de sodio, chocolate, cafeína citratada, cacao, Coffea, café, granos de café, diurético, citrato de cafeína efervescente, bebida energética, suplemento ergogénico, ergotamina-cafeína, café expreso, té verde, guaraná, bayas de guaraná, nuez de kola, metilxantina, orfenadrina-aspirina-cafeína, paraxantina, psicofármaco, refrescos, estimulante, té, teobromina, teofilina, trimetilxantina, xantina, yerba mate.
  • Productos seleccionados y marcas: Cafcit®, Enerjets®, NoDoz®, NoDoz® Maximum Strength, Stay Awake®, Vivarin®.
  • Selección de productos combinados: Actamin® Super (acetaminofén y cafeína); Anacin®, Anacin® Advanced Headache Formula, Excedrin®, Goody's® Extra Strength, Goody's® Cool Orange, Vanquish® (, aspirina y cafeína); Bayer® Headache Relief (aspirina y cafeína); Cafergot®, Cafetrate®, Cafertrine®, Ercaf®, Ergo-Caff®, Gotamine®, Migergot®, Wigraine® (ergotamina y cafeína); Fiorinal® (aspirina, butalbital y cafeína); Fiorinal® with Codeine No. 3 (aspirina, butalbital, cafeína y codeína), Medi-First® Pain Relief, Medi-First® Pain Zapper (aspirina, acetaminofén, salicilamida y cafeína); Midol® Complete (, pirilamina maleato y cafeína); Norgesic®, Norgesic® forte (citrato de orfenadrina, aspirina y cafeína); Revive® energy mints (cafeína, guaraná, ginseng, té verde, baya de acai, mangostán y baya de goji).
  • Nota: La cafeína está presente en muchos alimentos y bebidas, inclusive el té negro, el té verde y la yerba mate. Están disponibles monografías por separados sobre estos temas. No se describen en detalle los productos con cafeína en esta monografía.

Historia

  • La cafeína es un compuesto natural que se encuentra en las hojas, las semillas o las frutas de más de 60 plantas, incluidos los granos de café (Coffea arabica), los granos de cacao (Theobroma cacao), las nueces de kola (Cola acuminata), las bayas de guaraná (Paullinia cupana) y las hojas de té (Camellia sinensis). La cafeína se consume regularmente en los Estados Unidos y en todo el mundo. Se encuentra en muchas bebidas, incluidos el café, el chocolate, algunas bebidas energizantes y el té. En los Estados Unidos, se consumen más de siete kilogramos de cafeína por persona por año.
  • En 1819, el químico alemán Friedlieb Ferdinand Runge descubrió la cafeína y acuñó el término Kaffein, un compuesto químico en el café, que en inglés de denominó caffeine.
  • Los seres humanos han consumido la cafeína desde la Edad de Piedra. Fue durante esa época cuando las personas descubrieron que masticar las semillas, la corteza y las hojas de ciertas plantas disminuía la fatiga, aumentaba la conciencia y mejoraba el estado de ánimo. La primera tetera conocida data del año 2737 AC, cuando el emperador chino Shen Nung hervía agua potable y cayeron hojas de un arbusto cercano en la tetera. El café se conoció en África alrededor del año 575 DC, cuando los granos se usaban como dinero y se consumían como alimento. Se sabía que los árabes del siglo XI tenían bebidas a base de café. En 1519, el emperador azteca Montezuma invitó a los conquistadores españoles con una bebida de chocolate. Los primeros refrescos con cafeína en el mundo fueron creados en la década de 1880.
  • En las personas, la cafeína podría ser útil para estimular el corazón y aumentar el flujo urinario. Se ha demostrado que esta afecta el estado de ánimo, la resistencia, el cerebro y los vasos sanguíneos, además de la actividad tanto en el estómago como en el colon. Además, la cafeína ha sido comercializada como un alimento que ayuda a perder peso y a menudo está presente en varios suplementos para ayudar a perder peso.

Evidencia Científica

 

Usos 

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

Grado* 

Apnea 

En bebés prematuros, la apnea se define como la interrupción de la respiración durante 20 segundos o más tiempo. Es uno de los trastornos más comunes en la unidad de cuidados intensivos neonatales. La cafeína es un estimulante respiratorio comúnmente usado para tratar la apnea. La evidencia científica apoya el uso de la cafeína en el tratamiento y prevención de la apnea en los bebés prematuros.

A 

Rendimiento cognitivo 

La cafeína tiene un extenso historial de uso para mejorar el estado de ánimo y la función cognitiva (mental). La cafeína podría ser útil cuando se la consume antes de realizar una tarea relacionada con la cognición. Además parece intensificar la memoria de trabajo y mejorar el tiempo de reacción, pero tiene menos efecto sobre la memoria a largo plazo.

A 

Rendimiento físico 

La cafeína es un estimulante conocido que podría mejorar la resistencia y el rendimiento cuando se la usa antes del ejercicio, particularmente en dosis bajas a moderadas. La cafeína en forma seca parece ser más beneficiosa que el café o el té. No obstante, sigue siendo controvertido su uso como agente para mejorar el rendimiento. La cafeína debería usarse con precaución dado que podría aumentar la presión arterial, la frecuencia cardiaca y el flujo urinario.

A 

Trastornos respiratorios 

La cafeína es un tipo leve de metilxantina. Las metilxantinas son una clase de medicamentos que abren las vías respiratorias y estimulan el flujo de aire. Como tales, estos tipos de agentes se usan para ayudar a manejar estas condiciones siempre que el flujo de aire no sea suficiente, en enfermedades como el asma y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC, COPD). La investigación sugiere que la cafeína reduce los síntomas del asma, incluido el estrechamiento de las vías respiratorias inducido por el ejercicio. Se ha sugerido además que la cafeína reduce la fatiga muscular respiratoria.

A 

Cefalea (dolor de cabeza) 

La evidencia científica sugiere que la cafeína podría ayudar a aliviar el dolor. Particularmente, la cafeína ha demostrado efectos positivos dado que alivia las cefaleas hípnicas (dolor de cabeza durante el sueño) y las cefaleas pospunción lumbar. Aunque estos resultados son prometedores, se necesitan más estudios mejor diseñados en esta área.

B 

Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH, ADHD) 

Existe evidencia contradictoria para apoyar el uso de la cafeína en el tratamiento del TDAH en niños. Se necesita más investigación en esta área.

C 

Diabetes 

La cafeína y el café podría disminuir el riesgo de la diabetes tipo 2 y previene el nivel bajo de azúcar en la sangre inducido por el ejercicio en la diabetes tipo 1. No obstante, no es coherente la investigación en esta área, dado que la cafeína ha sido anteriormente asociada con una disminución en la tolerancia de la glucosa y una sensibilidad a la insulina. Se necesita más investigación en esta área.

C 

Claudicación intermitente 

La evidencia limitada sugiere que la cafeína podría tener efectos positivos en la capacidad física en pacientes con claudicación intermitente (dolor muscular en las extremidades superiores e inferiores). Se necesita más investigación para confirmar los resultados preliminares.

C 

Cuasiorcor (niños) 

La evidencia preliminar sugiere que la cafeína mejora la vigilia y el apetito durante la rehabilitación nutricional en los niños y por lo tanto podría tener efectos positivos como terapia complementaria en el tratamiento del cuasiorcor (una forma de desnutrición infantil). Se necesita más investigación de alta calidad en esta área antes de poder llegar a una conclusión firme.

C 

Enfermedad hepática 

La investigación preliminar sugiere que la cafeína podría tener efectos positivos para tratar la acumulación de tejido excedente en el hígado, y además podría estar asociado con un bajo riesgo de sufrir enfermedad hepática. No obstante, se necesitan estudios bien diseñados en esta área antes de poder llegar a una conclusión firme.

C 

Estado de ánimo 

La cafeína es muy conocida por sus efectos sobre los cambios en el estado de ánimo. No obstante, es contradictoria la evidencia actual sobre la relación entre la cafeína y el riesgo de depresión, además sobre este tema existen algunos estudios que muestran efectos positivos y otros, que no muestran ningún efecto. Se necesita más investigación de alta calidad en esta área antes de poder llegar a una conclusión firme.

C 

Trastorno obsesivo compulsivo (TOC, OCD) 

La investigación limitada sugiere que los efectos de la cafeína son similares a aquellos de la dextroanfetamina, que es un medicamento conocido porque estimula la vigilia y la concentración. Si bien estos hallazgos son prometedores, se necesita más investigación para aclarar estos hallazgos preliminares.

C 

Dolor 

La evidencia sugiere que la cafeína podría ayudar a aliviar el dolor. Según la investigación preliminar, la cafeína ha demostrado efectos positivos para la cefalea y el dolor relacionado con la tensión muscular. Se necesitan estudios bien diseñados en esta área antes de poder llegar a una conclusión firme.

C 

Enfermedad de Parkinson 

La evidencia limitada sugiere que el consumo excesivo de café y cafeína podría estar relacionado con la disminución del riesgo de sufrir la enfermedad de Parkinson. Se necesita más investigación de alta calidad en esta área antes de poder llegar a una conclusión firme.

C 

Condiciones de la piel (arrugas, estrías y celulitis) 

Está ganando popularidad la aplicación de cafeína sobre la piel para el tratamiento de las arrugas, estrías y celulitis. Sin embargo, no se puede determinar el efecto de la cafeína, dado que la mayoría de los productos contienen una mezcla de agentes. Se necesita más investigación en esta área que evalúe el efecto de la cafeína aislada.

C 

Accidente cerebrovascular 

Tanto la teofilina como la cafeína son tipos de metilxantinas. Las metilxantinas son una clase de medicamentos que estrechan los vasos sanguíneos en el cerebro. Debido a este efecto, la investigación preliminar sugiere que la teofilina podría ser útil en pacientes con accidente cerebrovascular. No obstante, no es claro el efecto de la cafeína. Se necesitan más estudios de alta calidad antes de poder llegar a una conclusión.

C 

Pérdida de peso 

La investigación preliminar sugiere que la cafeína podría ser útil para la pérdida peso, particularmente cuando se la combina con otros agentes, como el té verde. Aunque la cafeína ha demostrado tener efectos positivos en el flujo urinario, el rendimiento físico, la producción de calor y la sensación de saciedad, se han observado resultados contradictorios en relación con los efectos sobre los niveles de azúcar en sangre. Se necesitan más estudios en esta área antes de poder llegar a una conclusión firme.

C 

 

*Clave para los grados: 

A: Evidencia científica sólida para este uso;
B:Evidencia científica buena para este uso;
C:Evidencia científica dudosa para este uso;
D:Evidencia científica aceptable contra este uso (podría no funcionar);
F:Evidencia científica sólida contra este uso (probablemente no funciona).

Tradición/Teoría 

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

Envejecimiento, abuso de alcohol, alergias, esclerosis lateral amiotrófica (ELA, ALS), antiinflamatorio, antioxidante, trastornos de la vejiga, salud intestinal, tumores cerebrales, cáncer, cataratas, cavidades, insuficiencia cerebral (disminución del flujo sanguíneo al cerebro), dependencia de la cocaína, diurético (aumenta el flujo urinario), eczema (piel inflamada e irritada), epilepsia (convulsiones), cálculos biliares, gota, enfermedad de Huntington, regulación del sistema inmunitario, insecticida, cardiopatía isquémica (disminución del flujo sanguíneo al cerebro), trastornos renales, baja presión arterial (al ponerse de pie), paludismo, cineosis (mareo por movimiento), esclerosis múltiple, náuseas y vómitos durante el embarazo, trastornos neurológicos (síndrome de Joubert), fotoprotección (protección de la radiación UV), septicemia (infección bacteriana de la sangre o los tejidos), esquizofrenia, sinusitis (inflamación de los senos nasales), ronquidos, lesión cerebral traumática, prevención de eritema/quemaduras inducido por UV, vasorelajante (relaja las paredes de los vasos sanguíneos), infección vírica, vitiligo (con parches blancos en la piel), trastornos del sueño por turnos de trabajo.


Seguridad

La Administración de Drogas y Alimentos de EE.UU. (FDA) no regula las hierbas y suplementos de manera estricta. No hay garantías respecto a la potencia, pureza o seguridad de los productos, y los efectos podrían variar. Lea siempre las etiquetas del producto. Si usted padece de alguna afección, o si está tomando otras drogas, hierbas o suplementos, deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de iniciar una terapia nueva. Consulte con un proveedor médico de inmediato si sufre efectos secundarios.

Alergias

  • Evitar en caso de alergia o hipersensibilidad conocida a la cafeína. Se informó un aumento temporal en la frecuencia cardíaca y la presión arterial en aquellos hipersensibles a la cafeína. También se informó urticaria (erupción cutánea) después del consumo de café. Históricamente, la inhalación del polvo de los granos de café podía producir "pulmón del trabajador del café", un tipo de inflamación pulmonar alérgica.

Efectos secundarios y advertencias

  • Las personas que metabolizan la cafeína de otra manera podría tener mayor riesgo de sufrir efectos secundarios.
  • El consumo de cafeína podría provocar malestar o irritación estomacal, náuseas, diarrea, dolor abdominal y pérdida del control de esfínteres. La cafeína podría aumentar los niveles de las hormonas del estrés (incluyendo el cortisol, la epinefrina y la norepinefrina) y estimular la formación de úlceras. El café podría aumentar la producción de ácido estomacal y la incidencia de acidez de reflujo ácido, enfermedad por reflujo gastroesofágico (RGE, GERD), regurgitación y dificultad y dolor al tragar. El café podría acelerar el proceso de vaciado estomacal, lo que podría provocar la lesión del tejido intestinal.
  • Otros posibles efectos secundarios de la cafeína incluyen agitación, inflamación de las vías respiratorias, ansiedad, somnolencia durante el día, deshidratación, demora en la concepción, agotamiento de los niveles de monóxido de carbono en la sangre, depresión, dificultad para pensar claramente, ira, somnolencia, fatiga, cefalea, hiperactividad, alteración del estado de alerta y la atención, disminución de la retención de la memoria, aumento de la lumbalgia crónica, aumento de la frecuencia y la gravedad del síndrome premenstrual (SPM, PMS), aumento de la formación de cálculos biliares, aumento del riesgo de sufrir enfermedad de Parkinson y esclerosis múltiple, aumento del comportamiento de riesgo (excesos alcohólicos, conducir en estado de ebriedad, actividad sexual y actos suicidas), irritabilidad, nerviosismo, falta de energía, pérdida de vitaminas B, delirio leve, nerviosismo, reflejos hiperactivos, ataques de pánico, mala alimentación, disminución de los niveles de potasio en la sangre, disminución de la calidad del esperma, insomnio, acortamiento del ciclo menstrual, trastornos del sueño, función inmunitaria deprimida, transpiración, rechinamiento de los dientes, dificultad para dormir y empeoramiento del daño hepático.
  • La cafeína es un agente estimulante que podría aumentar la frecuencia cardíaca o hacer que esta sea irregular. La cafeína también podría estar asociada con efectos adversos sobre la función de los vasos sanguíneos y un aumento del riesgo de sufrir accidente cerebrovascular isquémico (bloqueo del flujo sanguíneo al cerebro). Usar con precaución en personas con antecedentes de frecuencia cardíaca anormal.
  • La cafeína es un diurético (un agente que aumenta la producción de orina). Usar con precaución en personas con vejiga hiperactiva y otros trastornos urológicos y en aquellos que toman diuréticos. La cafeína podría aumentar la micción, generar una sensación de urgencia e irritar la vejiga.
  • Aunque no se ha estudiado bien en los seres humanos, la cafeína podría aumentar el riesgo de sufrir hemorragia. Se sugiere precaución en personas con trastornos hemorrágicos o en aquellas que ingieren medicamentos que podrían aumentar el riesgo de hemorragia (incluyendo la warfarina). Podría ser necesario realizar ajustes en la medicación.
  • La cafeína podría aumentar la glucemia (niveles de azúcar en la sangre). Se sugiere precaución en las personas con diabetes o hipoglucemia y en aquellas que ingieren medicamentos, hierbas o suplementos que afectan los niveles de azúcar en la sangre. Podría ser necesario que un profesional de la salud calificado, incluyendo un farmacéutico, controlara los niveles de glucosa en la sangre. Podría ser necesario realizar ajustes en la medicación.
  • La cafeína podría elevar la presión arterial. Se sugiere precaución en personas con presión arterial alta y en aquellas que consumen medicamentos, hierbas o suplementos que reducen la presión arterial (incluyendo la fenilpropanolamina).
  • La cafeína podría aumentar el nivel de lípidos en la sangre. Se sugiere precaución en personas con nivel elevado de lípidos en la sangre y en aquellas que consumen medicamentos, hierbas o suplementos que alteran los niveles de los lípidos.
  • La cafeína podría estar asociada con las convulsiones. Se sugiere precaución en personas con convulsiones y en aquellas que consumen medicamentos que previenen o tratan las convulsiones o cuando se combina con agentes que disminuyen el umbral de las convulsiones (incluyendo carbamazepina, fenobarbital, fenitoína, valproato y etosuximida).
  • Usar con precaución en personas con alta sensibilidad a la cafeína.
  • Usar con precaución en personas con trastornos motrices o en aquellas que ingieren medicamentos que podrían causar tales trastornos (por ejemplo, neurolépticos). La cafeína podría causar temblores musculares, alteración en la coordinación muscular o provocar trastornos que causan movimientos incontrolables (por ejemplo, la discinesia paroxística no cinesigénica familiar).
  • Usar con precaución en personas con osteoporosis o aquellas con riesgo de sufrir osteoporosis, dado que la cafeína podría disminuir la densidad mineral ósea, acelerar la pérdida ósea y aumentar el riesgo de sufrir fracturas.
  • Usar con precaución en personas con trastornos del sueño como insomnio y en aquellas que consumen estimulantes del sistema nervioso central (SNC, CNS), dado que la cafeína podría aumentar estos efectos y causar insomnio.
  • Usar con precaución en pacientes con glaucoma, dado que la cafeína podría aumentar la presión ocular.
  • Usar con precaución en personas con riesgo de sufrir cálculos renales, dado que la cafeína ha sido asociada con un aumento de los niveles de calcio en la orina, por lo que conlleva un mayor riesgo.
  • Usar con precaución en personas con trastornos alimenticios, dado que una alta incidencia de consumo de cafeína podría aumentar el riesgo de sufrir ansiedad y trastornos del estado de ánimo.
  • Usar con precaución en personas con el sistema inmunitario debilitado y en aquellas que usan agentes que disminuyen la función del sistema inmunitario, dado que la cafeína podría alterar la función inmunitaria, particularmente después del ejercicio.
  • Usar con precaución en personas con enfermedad de las mamas, trastornos estomacales, carencia de la hormona del crecimiento o inflamación de alto grado; aquellas con riesgo de sufrir cáncer de mama o riñón; y en aquellas que no consumen cafeína con regularidad (incluyendo los atletas), dado el mayor riesgo de sufrir efectos secundarios.
  • Usar con precaución en los bomberos, que usan ropas de protección, dado que podrían ser más susceptibles a sufrir fatiga y lesiones relacionadas con el calor.
  • Usar con precaución durante periodos de tiempo prolongados. El uso de la cafeína a largo plazo podría provocar un aumento de la tolerancia y la dependencia.
  • Usar con precaución en combinación con adenosina, agentes que afectan la dopamina, agentes que afectan el sistema de enzimas citocromo P450 del hígado (por ejemplo, amitriptilina, ciprofloxacina, clozapina, productos de coco, danshen (Salvia miltiorrhiza), disulfiram, equinácea (Echinacea spp.), enoxacina, etinil estradiol, flutamida, fluvoxamina, furafilina, genisteína, jugo de pomelo, imipramina, kudzú (Pueraria lobata), melatonina, metoxaleno, metilxantinas, mexiletina, omeprazol, fenotiazina y riluzol), agentes que deprimen el sistema nervioso central (por ejemplo, diazepam, midazolam, triazolam, zolpidem y zopiclona), agentes para la dilatación o la constricción de los vasos sanguíneos, agentes que imitan los efectos del sistema nervioso simpático, antidepresivos (por ejemplo inhibidores de la monoamina oxidasa, MAOI), fenazona, calcio, corticoesteroides, creatina, fluconazol, geranio (Geranium spp.), hierro, litio, magnesio y potasio.
  • Usar con precaución en niños y ancianos.
  • Usar con precaución durante periodos mayores a cuatro semanas en bebés prematuros, dado el riesgo de pérdida de peso y aumento del consumo de oxígeno.
  • La cafeína podría pasar a través de la leche materna. Usar con precaución en cantidades mayores a tres tazas de café por día en las mujeres lactantes.
  • Evitar cantidades mayores a 200 miligramos por día en las mujeres embarazadas.
  • Evitar en personas con rosácea (dilatación de los vasos sanguíneos de la cara).
  • Evitar en personas con síndrome de Marfan (un trastorno del tejido conectivo), dado que los agentes como la cafeína que estimulan el sistema cardiovascular no deberían usarse con este trastorno.
  • Evitar en personas con enfermedad renal poliquística autosómica recesiva (un tipo de enfermedad renal genética), dado que la cafeína podría promover el crecimiento de los quistes renales.
  • Evitar el uso antes de las pruebas de estrés cardíacas o con dipiridamol o adenosina, dada la posible interferencia con los resultados.
  • Evitar el uso en combinación con agentes que estimulan el sistema nervioso central, alcohol o hierbas que contienen cafeína.
  • Evitar en aquellos con alergia o hipersensibilidad conocida a la cafeína. Se informó frecuencia cardíaca elevada, aumento de la presión arterial, urticaria (erupción cutánea) e inflamación pulmonar alérgica después de la exposición a la cafeína y al café.

Embarazo y lactancia

  • Si bien no se ha estudiado bien en los seres humanos, el consumo de una taza de café por día podría estar asociado con una menor probabilidad de quedar embarazada.
  • Los posibles efectos secundarios del uso de la cafeína durante el embarazo incluyen un mayor riesgo de sufrir parto temprano, aborto espontáneo, anomalías congénitas del tubo neural (especialmente malformaciones de la médula espinal como espina bífida) y mortinato. Los posibles efectos secundarios sobre el bebé incluyen deficiencia en el crecimiento del esqueleto, menor longitud y bajo peso al nacer.
  • Usar con precaución durante el embarazo, dado que la cafeína podría pasar a través de la placenta y llegar al bebé. Además, la eliminación de la cafeína del cuerpo podría extenderse durante este periodo. Evitar el uso de más de 200 miligramos por día en las mujeres embarazadas.
  • Usar con precaución en las mujeres lactantes, dado que la cafeína podría pasar a través de la leche materna y llegar al bebé. Esto es particularmente importante para los bebés prematuros, dado que su capacidad para descomponer la cafeína podría no estar completamente desarrollada aún. Evitar el uso de más de tres tazas de café por día en las mujeres lactantes.
  • En los bebés, los posibles efectos secundarios del uso de la cafeína durante la lactancia incluyen irritabilidad, nerviosismo, insomnio, efectos estimulantes, dificultad para dormir, mala alimentación y carencia de hierro leve dada la carencia de hierro en la leche materna.

Interacciones

La mayoría de las hierbas y suplementos no se han probado completamente en cuando a la interacción con otras hierbas, suplementos, drogas o alimentos. Las interacciones que se señalan a continuación se basan en informes y publicaciones científicas, experimentos de laboratorio o uso tradicional. Siempre debe leer las etiquetas del producto. Si usted padece de alguna afección, o si está tomando otras drogas, hierbas o suplementos, deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de iniciar una terapia nueva.

Interacciones con drogas

  • La cafeína podría elevar el riesgo de hemorragia cuando se ingieren medicamentos que elevan el riesgo de hemorragia. Algunos ejemplos incluyen la aspirina, los anticoagulantes (diluyentes de la sangre) como la warfarina (Coumadin®) o la heparina, los antiagregantes plaquetarios como el clopidogrel (Plavix®) y los medicamentos antiinflamatorios no esteroides como el ibuprofeno (Motrin®, Advil®) o el naproxeno (Naprosyn®, Aleve®).
  • La cafeína podría aumentar la glucemia (niveles de azúcar en la sangre). Se sugiere precaución al usar medicamentos que también podrían afectar los niveles de azúcar en sangre (como la metformina). Un profesional calificado de la salud, incluyendo un farmacéutico, debería controlar a los pacientes insulinodependientes o que toman medicamentos por vía oral para la diabetes. Podría ser necesario realizar ajustes en la medicación.
  • La cafeína podría elevar la presión arterial. Se sugiere precaución en pacientes que consumen medicamentos, hierbas o suplementos que podrían afectar la presión arterial.
  • La cafeína podría interferir con la manera en que el cuerpo procesa ciertos medicamentos al usar el sistema de enzimas citocromo P450 del hígado (por ejemplo, la ticlopidina). Como resultado, podrían alterarse los niveles de estos medicamentos en la sangre y podrían cambiar los efectos deseados. Los pacientes que consumen medicamentos deberían verificar el prospecto y consultar con un profesional de la salud calificado, incluyendo un farmacéutico, sobre las posibles interacciones.
  • La cafeína también podría interactuar con adenosina, agentes que afectan la dopamina, agentes que aumentan la producción de orina, agentes que imitan la actividad del sistema nervioso simpático (por ejemplo, fenilpropanolamina (PPA)), agentes que dilatan los vasos sanguíneos (por ejemplo, nifedipina), agentes que regulan la frecuencia cardíaca, agentes que dilatan las vías respiratorias, alcohol, agentes para la enfermedad de Alzheimer, anfetamina, antiandrógenos (por ejemplo, flutamida), medicamentos antiasmáticos (por ejemplo, furafilina), antibióticos, medicamentos anticancerígenos (por ejemplo, cisplastina, ciclofosfamida, doxorrubicina, ifosfamida, mitomicina C, pazopanib y temozolomida), antidepresivos, antimicóticos (por ejemplo, terfenadina), agentes para tratar el glaucoma, agentes para tratar la obesidad (efedrina), antiparkinsonianos (por ejemplo, levodopa), antipsicóticos (por ejemplo, fenotiazinas), antipirina, medicamentos para tratar las convulsiones (por ejemplo, carbamazepina, etosuximida, felbamato, fenobarbital, fenitoína, terfenadina y ácido valproico), antiulcerosos (por ejemplo, cimetidina), barbitúricos (por ejemplo, pentobarbital), benzodiacepinas (por ejemplo, lorazepam), beta-agonistas, betabloqueadores (por ejemplo, propranolol), sales de calcio, celecoxib, depresores del sistema nervioso central (SNC, CNS) (por ejemplo, diazepam, midazolam, triazolam, zolpidem, zopiclona), clozapina, estimulantes del SNC, cocaína, anticonceptivos, corticoesteroides, darifenacina, descongestivos, dipiridamol, disulfiram, medicamentos que podrían disminuir el umbral de las convulsiones, derivados del cornezuelo, estrógenos, flubendiamida, fluconazol, fluvoxamina, hormona de crecimiento, bloqueadores H2, hidrocortisona, agentes que disminuyen la función del sistema inmunitario, inotropos, sales de hierro, medicamentos hipolipidémicos, litio, suplementos de magnesio, metoxaleno, metilendioximetanfetamina (MDMA o "Éxtasis," "Ectsasy"), metilfenidato, metilxantinas, mexiletina, morfina, nicotina, oseltamivir (Tamiflu®), analgésicos (por ejemplo, acetaminofén, aspirina, ibuprofeno, tramadol), perazina, sales de potasio, medicamentos para la pérdida de potasio, inhibidores de la bomba de protones (PPI) (por ejemplo, omeprazol), quinolonas (por ejemplo, ciprofloxacina), riluzol, rosuvastatina, sedantes, terbinafina y teofilina.

Interacciones con hierbas y suplementos dietarios

  • La cafeína podría aumentar el riesgo de hemorragia cuando se ingiere con hierbas y suplementos que se cree que aumentan el riesgo de hemorragia. Se han informado múltiples casos de hemorragias con el uso del Ginkgo biloba y menos casos con el ajo y la palma enana americana. Muchos otros agentes podrían teóricamente aumentar el riesgo de hemorragia, aunque esto no se ha comprobado en la mayoría de los casos.
  • La cafeína podría aumentar la glucemia (los niveles de azúcar en la sangre). Se sugiere precaución cuando se usan hierbas o suplementos que también podrían afectar los niveles del azúcar en la sangre. Podría ser necesario controlar los niveles de glucosa en la sangre y ajustar las dosis.
  • La cafeína podría elevar la presión arterial. Se sugiere precaución en pacientes que consumen medicamentos, hierbas o suplementos que podrían afectar la presión arterial.
  • La cafeína podría interferir con la manera en que el cuerpo procesa ciertas hierbas o suplementos al usar el sistema citocromo P450 de enzimas del hígado. Como resultado, los niveles de otras hierbas o suplementos podrían alterarse en la sangre. También podrían alterarse los efectos que otras hierbas o suplementos posiblemente tengan sobre el sistema P450.
  • Los alimentos con tiramina o triptófano podrían causar hipertensión muy peligrosa cuando se ingieren junto con agentes con propiedades similares a los inhibidores de la monoamina oxidasa (IMAO, MAOIs). Estos incluyen alimentos proteicos en conserva o añejos. Ejemplos específicos de estos alimentos incluyen anchoas; aguacates; bananas; tofú (queso de soja); cerveza (sin alcohol o con poco alcohol); cafeína (grandes cantidades); caviar; champaña; quesos (en particular las variedades añejas, procesadas o fuertes); chocolate; salchicha, salame o mortadela; frijoles; higos; arenque (en escabeche); hígado (en particular de pollo); ablandador de carne; papaya; extracto de proteínas o proteínas en polvo; pasas de uva; pasta de camarones; crema agria; salsa de soja; vino (especialmente chianti); extractos de levadura y yogurt.
  • La cafeína también podría interactuar con agentes para tratar la enfermedad de Alzheimer; antiasmáticos; antibacterianos; hierbas y suplementos anticancerígenos; antidepresivos; agentes para tratar el glaucoma; hierbas y suplementos para tratar la obesidad (por ejemplo, efedra (ma huang)); antioxidantes; hierbas y suplementos antiepilépticos; hierbas y suplementos antiulcerosos; potenciadores del rendimiento atlético; vitaminas B; naranja agria; hierbas, suplementos, alimentos y bebidas con cafeína; calcio; alimentos y bebidas con calcio; pimiento; productos de coco; Cola acuminata; anticonceptivos; cordyceps; creatina; damiana; danshen; equinácea; genisteína; geranio; jugo de pomelo; guaraná; hierbas y suplementos que aumentan la producción de orina; hierbas y suplementos que reducen los niveles de los lípidos; hierbas y suplementos que podrían disminuir el umbral de las convulsiones; hierbas y suplementos que imitan la actividad del sistema nervioso simpático; hierbas y suplementos que dilatan los vasos sanguíneos; hierbas y suplementos que dilatan las vías respiratorias; comidas ricas en carbohidratos; hierbas y suplementos que disminuyen la función del sistema inmunitario; inotropos; alimentos con hierro; sales de hierro; alimentos con isoflavona; kudzú; Liu Wei Di Huang Wan; magnesio; melatonina; analgésicos; fitoestrógenos; potasio; alimentos con potasio; hierbas y suplementos para la pérdida de potasio; pimiento rojo; sedantes; estimulantes; sulfocarrabiosa; té (negro y verde); teanina; alimentos con vitamina B; vitamina C; alimentos con vitamina C; vitamina K; alimentos con vitamina K; yerba mate; cinc; alimentos con cinc.

Información Del Autor/Actualizatión

Referencias

Natural Standard desarrolló la información anterior con base en la evidencia mediante una revisión sistemática de todos los artículos científicos disponibles. Para obtener información completa acerca de terapias alternas y complementarias a nivel profesional, visite www.naturalstandard.com. Las referencias seleccionadas se indican a continuación.

  1. Dellermalm J, Segerdahl M, Grass S. Caffeine does not attenuate experimentally induced ischemic pain in healthy subjects. Acta Anaesthesiol Scand 2009;53(10):1288-1292.
  2. Goldstein ER, Ziegenfuss T, Kalman D, et al. International society of sports nutrition position stand: caffeine and performance. J Int Soc Sports Nutr 2010;7(1):5.
  3. Henderson-Smart DJ, Steer PA. Caffeine versus theophylline for apnea in preterm infants. Cochrane Database Syst Rev 2010;(1):CD000273.
  4. Ker K, Edwards PJ, Felix LM, et al. Caffeine for the prevention of injuries and errors in shift workers. Cochrane Database Syst Rev 2010;(5):CD008508.
  5. MacKenzie T, Comi R, Sluss P, et al. A. Metabolic and hormonal effects of caffeine: randomized, double-blind, placebo-controlled crossover trial. Metabolism 2007;56(12):1694-1698.
  6. Momsen AH, Jensen MB, Norager CB, et al. Randomized double-blind placebo-controlled crossover study of caffeine in patients with intermittent claudication. Br J Surg 2010;97(10):1503-1510.
  7. Noordzij M, Uiterwaal CS, Arends LR, et al. Blood pressure response to chronic intake of coffee and caffeine: a meta-analysis of randomized controlled trials. J Hypertens 2005;23(5):921-928.
  8. Olson CA, Thornton JA, Adam GE, et al. Effects of 2 adenosine antagonists, quercetin and caffeine, on vigilance and mood. J Clin Psychopharmacol 2010;30(5):573-578.
  9. Pfaffenrath V, Diener HC, Pageler L, et al. OTC analgesics in headache treatment: open-label phase vs randomized double-blind phase of a large clinical trial. Headache 2009;49(5):638-645.
  10. Simmonds MJ, Minahan CL, Sabapathy S. Caffeine improves supramaximal cycling but not the rate of anaerobic energy release. Eur J Appl Physiol 2010;109(2):287-295.
  11. Skinner TL, Jenkins DG, Coombes JS, et al. Dose response of caffeine on 2000-m rowing performance. Med Sci Sports Exerc 2010;42(3):571-576.
  12. Smillie LD, Gokcen E. Caffeine enhances working memory for extraverts. Biol Psychol 2010;85(3):496-498.
  13. Turk MW, Yang K, Hravnak M, et al. Randomized clinical trials of weight loss maintenance: a review. J Cardiovasc Nurs 2009;24(1):58-80.
  14. VanHaitsma TA, Mickleborough T, Stage JM, et al. Comparative effects of caffeine and albuterol on the bronchoconstrictor response to exercise in asthmatic athletes. Int J Sports Med 2010;31(4):231-236.
  15. Welsh EJ, Bara A, Barley E, et al. Caffeine for asthma. Cochrane Database Syst Rev 2010;(1):CD001112.

Natural Standard Monograph (www.naturalstandard.com). Copyright © 2013 Natural Standard Inc. Se prohíbe la distribución o reproducción comercial.

La información en esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, y está diseñada para ayudar a los usuarios a aclarar sus inquietudes de salud. La información está basada en la revisión de datos de investigación científica, patrones históricos de práctica y experiencia clínica. Esta información no se debe interpretar como un consejo médico especifico. Los usuarios deben consultar con un proveedor médico calificado para preguntas específicas respecto a terapias, diagnósticos y/o enfermedades, antes de tomar decisiones acerca de una terapia.